Sport
Entrevistas / Artículos
Es feminista y la actriz porno más conocida de España. Tras la polémica por el vídeo de un salón erótico, no se esconde y responde a todo

Amarna Miller: "Lo que represento todavía levanta ampollas"

Fecha: 17/10/2016 Alberto Gayo / Fotos: Xenia Lau

Su nombre está en todas partes. Graba videoclips guarros y románticos para bandas de rock, promociona citas eróticas con vídeos que escandalizan, rueda anuncios para marcas de moda, prologa libros, dirige piezas y participa en política dando charlas sobre feminismo y cine porno. En esta entrevista se muestra transparente y natural. Así es de verdad Amarna Miller, la actriz porno más famosa de nuestro país |Sigue leyendo

Había un anuncio de colonia en los ochenta sobre la fuerza de los mares, un agua brava transparente y natural. Por entonces, la protagonista de esta entrevista ni había nacido. Qué más da. Traigo lo de la colonia porque Amarna Miller –Marina cuando se apagan las cámaras– ha decidido ser brava, natural y transparente. Más de lo habitual. La cita es en una zona noble de Madrid después de rodar, en una azotea, el spot de una nueva fragancia de hombres para una conocida marca italiana.

En los últimos días, la madrileña Amarna Miller, que vive en Los Ángeles desde 2015 y que ya fue portada de interviú en 2014, se ha convertido en la enemiga pública número uno. La actriz española más famosa y reivindicativa que ha dado el cine porno participó en un vídeo promocional del Salón Erótico de Barcelona titulado Patria. Allí se denunciaba la hipocresía de este país con imágenes de toreros con manos ensangrentadas, curas salidos, inmigrantes expulsados o políticos corruptos. Se visionó cientos de miles de veces y se enfadaron no solo los aludidos, también feministas, con la tuitera Barbijaputa a la cabeza, una de las activistas contra el sexismo más seguidas en las redes sociales. La mujer con cabeza de barbie y cuernos de diablesa dudó del feminismo de la actriz X, a quien acusó de contribuir a normalizar “los roles de poder, los abusos, la humillación y la denigración en el sexo”. Amarna Miller se sintió como cabeza de turco. 

Al encuentro Amarna viene con un vestido blanco y rosa de croché –tres euros en un mercadillo–, botas militares y el pelo anaranjado. Hablando es una metralleta. Puede parecer una supervillana, la Harley Quinn del Escuadrón suicida. Pero, ojo, se ha visto cara a cara con cocodrilos (en Australia) y tiburones (en Sudáfrica) y salió victoriosa.

¿Qué tiene Amarna que suscita comentarios tan apasionados?

Lo que represento todavía levanta ampollas. Soy una mujer joven que se dedica al trabajo sexual por gusto, y eso no cabe en la cabeza de muchas personas. Entiendo que hay un sector abolicionista de la pornografía que no está de acuerdo con mi discurso, pero no entiendo el ataque personal. Igual que yo no soy abolicionista, pero entiendo de dónde provienen sus ideas, creo que las mías deberían ser respetadas.

¿Se arrepiente de haber protagonizado el vídeo del Salón Erótico?

No, para nada. Que nadie lo olvide, soy actriz. Puede que hubiera puesto cosas de otra manera, pero yo no estoy ahí para cambiarlas, estoy actuando. Nadie le pregunta a Angelina Jolie si hubiese cambiado esta u otra escena, no entiendo por qué a mí sí. Yo no escribí el guion, aunque estoy de acuerdo con lo que el vídeo propone. 

Se la acusó de colaborar con Apricots, el principal patrocinador del Salón, empresa dedicada a las citas, y de defender la industria del porno.

Siempre he denunciado los abusos en el sector. No defiendo el porno que se hace, pero sí pienso que se puede hackear desde dentro y no hace falta abolirlo para que cambie. Tengo una posición privilegiada dentro del porno y lo sé, además de rodar porno ético, también ruedo porno mainstream –la tendencia dominantey hay muy pocos en la industria que hagan ambos lados del negocio. Sé cómo funciona y cómo puede evolucionar. Voces en el porno feminista hay muchas, pero en el porno mainstream no hay tantas.

¿A qué se llama porno feminista? 

Me gusta más el concepto de porno ético. Se realiza tras las cámaras cambiando las condiciones laborales en las que se trabaja. Juzgar unas prácticas que una persona está realizando sin estar dentro de su cuerpo es muy complicado. Lo que para ti resulta humillante a lo mejor para mí no lo es. Hablar de que una eyaculación facial está denigrando el género femenino me parece simplista y atrevido. Siempre que sean consensuadas y dentro de la legalidad, no podemos juzgar las prácticas sexuales que aparecen en pantalla.

Barbijaputa y Amarna, ¿dos visiones del feminismo?

Me lanzó un ataque personal. Puso mi persona como cabeza de turco para atacar una industria al completo. Se puede criticar un festival, una industria… pero cogerme a mí para arremeter contra ellos me parece un error, sabiendo que soy una persona que pongo mucho sobre la palestra para que las cosas mejoren en el porno. Es injusto. Yo tampoco soy perfecta, tengo mis incoherencias, como ella. Lo que yo pensaba hace cinco años no es lo que pienso ahora, y ojalá no piense lo mismo dentro de otros cinco. Estamos en constante evolución. 

¿Se sintió mal?

A veces la gente se olvida de que detrás de Amarna está Marina, una persona, no solo un personaje que aparece en portadas, haciendo entrevistas o con el culo al aire en internet. Pero también tengo mucho callo, llevo años recibiendo críticas de todos los lados.

¿Ha intentado hablar con Barbijaputa?

No, no me gustan los dramas. No aporta mucho al colectivo feminista entrar en una línea de ataques personales. Si tiene problemas con mi discurso, me parece genial, y estoy abierta a las críticas constructivas. No me importa corregir mi discurso para evolucionar. Alguna declaración mía pudo considerarse como putofóbica, y compañeras mías de profesión, trabajadoras sexuales como yo, me dijeron: “En eso te has equivocado”. Antes usaba trata de blancas sin darme cuenta de que era peyorativo y racista, que tenía que usar tráfico de personas con fines de explotación sexual. 

¿Duelen más los ataques cuando provienen de otra feminista?

Cierto sector se siente con el derecho a adjudicar o retirar el carné de feminista. El feminismo no es homogéneo, hay diferentes ramas. No es positivo intentar imponer a otras compañeras nuestro discurso como el único valido. Todas caminamos hacia un lugar común: el fin del patriarcado. He demostrado que yo también lucho contra eso.

¿Y ve avances?

Creo que sí. El feminismo se ha convertido en algo trendy que está en la prensa. Se habla a favor del feminismo. Es algo bueno, con los pros y contras de todo lo que se pone de moda, pero hace que más personas investiguen sobre ello, que tengan empatía y solidaridad.

¿Cuáles son los siete pecados capitales de la industria del porno?

Hacen falta más visiones que no se centren solo en el placer masculino. El modelo de belleza está muy estereotipado: las tatuadas tienen problemas para trabajar en el porno. Los modelos de cuerpo son muy típicos, echo de menos chicas y chicos sin depilar, más gorditos. Las etiquetas en el porno no molan, las odio. Cómo llamas a las cosas afecta a cómo las comprendes. Existe mucho racismo. Hay chicas que cobran más por rodar escenas con un negro. Y hay mucha transfobia. Los actores que ruedan porno hetero no pueden rodar porno gay o trans. Se necesita un marco legal.

¿Parece que tampoco han sentado muy bien sus preferencias por Podemos?

Nunca me interesó la política porque me parecía que España no tenía solución. Desde que nací solo he visto un bipartidismo regodeándose en su propia corrupción. Y de repente aparece un partido con opciones reales de romper el bipartidismo. Es una revolución. |Sigue leyendo

  • Tags:
  • barbijaputa
  • sexo
  • porno
  • amarna miller
  • portada
  • interviú
  • actriz
  • feminismo
  • erotismo
  • vídeo
  • ¡Compartelo!
  • twitter
  • delicious
  • facebook
  • compartir por mail

Publicidad

Publicidad

Publicidad