Sport
Entrevistas / Artículos
“Las fronteras son un invento de los políticos”

Fernando Trueba, Javier Mariscal, Tono Errando

Fecha: 10/02/2011 11:20 Paco Gisbert / Foto: Xavier Gómez

Firman a seis manos la película de animación ‘Chico & Rita’, una original cinta que pretende, por encima de todo, divertir y contar una historia de amor entre músicos que tiene como marco la convulsa historia reciente de Cuba.

Fernando Trueba, Javier Mariscal, Tono Errando Fernando Trueba, Javier Mariscal, Tono Errando

¿Recuerdan cómo se conocieron?
Fernando Trueba: Sí, fue cuando estaba montando ‘Calle 54’ y llamé a Xavi para que me hiciera el cartel. Vino a Madrid, vio la película y salió bailando.
Javier Mariscal: Para mí fue un día feliz. Primero, porque pensé: “Joder, me ha llamado Fernando Trueba, que es un tío importante”, y luego porque me quedé alucinado con lo que había hecho. Ahí empezó una relación que más tarde derivaría en ‘Chico & Rita’; él me enviaba discos recopilatorios de jazz o música latina, y yo a él, dibujos. Habíamos hablado de hacer una película, pero esta no surgió como concepto hasta que me dijiste que yo dibujaba La Habana muy bien y hablamos de hacer algo musical.
F. T.: Y entonces pensamos: “Tenemos a Bebo [Valdés]”, pues que él haga de pianista.
J. M.: Fueron derivándose cosas. Nos planteamos hacer una película sobre la letra de un bolero y así fue surgiendo el guión: coges el primer párrafo y ya tienes veinte minutos de película; luego el estribillo, un poco más; y, al final, una película.

¿Cómo fue el proceso de trabajo entre un dibujante y un director de cine?
J. M.: Fernando me iba dando libros y películas para que yo me fuera enterando de lo que era La Habana en aquellos tiempos.
F. T.: Al final teníamos una acumulación de cosas, anécdotas e ideas que nos llevó a hacer un trabajo de depuración, porque una película de dibujos tiene que ser muy clara. La película tiene una cantidad de decorados muy superior a cualquier película convencional.
Tono Errando: Parece una ‘road movie’, creo que solo hay dos espacios repetidos en la película.

La película tiene pocas referencias políticas, pese a que habla de la historia de Cuba…
F. T.: Es que no es una historia política. Pero tiene sus toques, cosas como lo que era el racismo, la caída de Batista o los problemas actuales de Cuba, con los apagones o la censura musical. No era una película pensada en clave política, sino la historia de amor entre dos músicos. No es una película tesis, en plan plasta, sino de disfrutar.
J. M.: Me recuerda esos cuentos que me contaba mi padre con la luz apagada. Es un espectáculo para soñar, para gozar, y eso parte del deseo de crear algo muy bello.

¿‘Chico & Rita’ refleja la situación de esos músicos cubanos que tuvieron que salir de Cuba por motivos políticos?
F. T.: Los músicos cubanos han salido de la isla toda la vida. Nueva York ha estado llena de orquestas latinas, antes y después de Fidel.
T. E.: Nueva York era el altavoz perfecto para cualquier músico. A partir de la Revolución todo tiene una lectura política, pero el flujo existe desde siempre…
F. T.: Eso es porque el arte ha demostrado que las fronteras son mentira, que son un invento de los políticos y los ejércitos. La música americana del siglo XX está hecha por judíos de Centroeuropa, excepto Gershwin. Y la música cubana tiene una enorme ascendencia española y africana.

Una de las maravillas de la película es que la música y los bailes son reales, es decir, que cuando en la pantalla se ve que tocan una tecla del piano, es la que suena en realidad, que no es ficticio.
F. T.: Sí, rodamos a los músicos y contratamos bailarines que supieran bailar la música de aquella época.
T. E.: El siguiente paso fue, a partir de los movimientos clave de cada baile o de cada música, crear animación, porque no queríamos dibujar sobre imagen real.

  • Tags:
  • Fernando Trueba
  • Calle 54
  • Javier Mariscal
  • Chico & Rita
  • Tono Errando
  • La Habana
  • ¡Compartelo!
  • twitter
  • delicious
  • facebook
  • compartir por mail

Publicidad

Publicidad

Publicidad