Sport
Entrevistas / Artículos
La ex del polémico ‘Rey Chatarrero’, protagonista de ‘A cara de perro’, rompe su silencio tras las denuncias por robos, amenazas y filtración de un vídeo sexual: “Llegué a temer por mi vida’.’

Lara Ruiz: “He salido sola del infierno. Ahora empieza mi vida”

Fecha: 08/09/2017 David Arnanz
  • Valoración
  • Actualmente 3.5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • Tu valoración
  • Actualmente 3.5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
¡Gracias!

“Me robaron el coche. Entraron en mi casa sin forzar la cerradura y se llevaron todo, hasta las bragas. Pero no tocaron nada de mi compañera de piso. Y a los diez días volvieron a entrar y lo destrozaron todo: ventanas, puertas, la escalera… Por eso denuncié. Llegué a temer por mi vida”. | Sigue leyendo. 

l amor por los animales ha marcado su vida. Para bien y para mal. Dejó su carrera de auxiliar de enfermería en el departamento de pediatría del hospital San Juan deDios de Barcelona para hacerse peluquera canina. Y su pasión por los perros hizo que hace tres años conociera y se enamorara de Javier García Roche, conocido como ‘El Rey Chatarrero’ por su local de boxeo Chatarras Palace –estuvo en la cárcel por una pelea– y por ser un convencido animalista. “Me conquistó con su perro ‘Buñuelo’. Hemos estado juntos tres años, pero solo fuimos felices un año y medio. Su infelidad acabó con todo”, confiesa Lara Ruiz, de 23 años, que protagonizó con su pareja el reality en defensa de los animales A cara de perro, más famoso por sus constantes polémicas que por su audiencia. “El día que graba el programa en Tordesillas para defender al Toro de la Vega me entero de que me ha engañado”. Toros con cuernos. “Lo dejamos pero volvimos. Gran error, yo tenía rencor, rabia, despecho… Y él decía que va a cambiar pero la cabra tira al monte. Y llegaron las malas palabras, inestabilidad emocial por ambas partes…”.

En el programa se les veía muy unidos. ¿Vivía una realidad en la tele y otra cuando se apagaban las cámaras? 

Hubo que retrasar un par de semanas la grabación de la parte más personal para que estuviéramos realmente bien. Querían vender la imagen de una pareja feliz, no les interesaban sacar problemas conyugales. Se me nota en la cara que no soy feliz. Estaba demacrada, superdelgada, consumida. Llegué a pesar 47 kilos midiendo 1’69. Sufrí anorexia nerviosa involuntaria. Yo no era consciente, eran los nervios. 

¿Se sintió anulada?

Siempre. No era yo, estaba completamente anulada. He aguantado cosas inaguantables. Me hacía putadas, pensaba en separarme y me daba ansiedad, se me caía el mundo, creía que no podía vivir sin él. Era inseguridad, miedo… Insisto, estaba anulada.

¿A qué se refiere con putadas?

A pesar de esta situación me propuso ser padres y comenzamos en enero un tratamiento de fertilidad. Ahora lo veo y pienso que jamás tendría un hijo con una persona tan inestable. Lo suyo era egoismo puro: quiero ser padre, ésta es una buena mujer y ya está. No miraba más allá ni le preocupaba cómo estaba yo de salud. Solo decía: “Estás muy delgada pero no pasa na. Estás to buena”.

Habla mucho de su salud…

El tratamiento hormonal es muy duro, estaba muy mal, susceptible y no me sentía apoyada. Cuanto más le necesitaba, más salía de fiesta con sus amigos. Me trataba como a una exagerada-desquiciada, pero yo estaba pasando un proceso hormonal brutal. 

No tuvieron hijos, ¿qué pasó? 

En abril decidimos irnos a Canarias para descansar antes de la transferencia de óvulos. Yo viajé dos días antes y estando allí me dejó por teléfono. Sin ninguna explicación. Él huye de los problemas. Al día siguiente vuelvo a Barcelona para hablar con él pero se había ido de fiesta a Ibiza. Y yo en casa, llorando, suplicándole que volviera para seguir con el proceso ¡Qué poca dignidad por mi parte! Ahora que lo veo, me avergüenzo, ¿cómo podía aguantar todo lo que me ha hecho?

¿Y qué explicación le dio?

Ninguna, todavía no sé por qué nos separamos. Pasé dos semanas destrozada pero me fui a Ibiza a trabajar y allí me doy cuenta de que puedo vivir sin él, que no sentía la necesidad de estar constantemente diciéndole qué hacía, dónde y con quién. Dejé de sentirme como una mierda. Pensé que a partir de ese momento me tenían que pasar cosas maravillosas.

Pero no fue así…

Por mucho que lo niegue y se le llene la boca diciendo que él me dejó, no es verdad. Cuando vio que me perdía, intentó que volviéramos, venía todas las noches a mi casa, me traía regalos, me llenó el trabajo de rosas. Pero mi decisión era irrevocable. Y un día se entera de que estoy conociendo a un chico y ahí empieza lo peor. 

¿Qué paso?

El único vínculo que nos quedaba era el coche, pero estaba a mi nombre, era mío. Me dice que se lo devuelva y que mi nuevo novio me compre otro. Y casulamnete me lo roban. En mayo, me voy unos días con un chico que estoy conociendo a Valencia y le mandan a él el famoso vídeo sexual de Javier y mío. Se me vino el mndo encima. ¡Cómo se puede ser tan ruín! No acuso a nadie pero tengo mensajes de audio previos amenazándome con hacerlo público. 

¿Era consciente de que le estaban grabando teniendo relaciones sexuales?

No. Nosotros nos hemos grabado vídeos, no me avergüenzo, era mi pareja. Pero no sabía que ese vídeo existía. Y no es reciente, es de hace dos años.

¿Y como se siente?

Hundida. Por mí y por mi familia. Sufrí un acoso brutal en las redes. Llamaban a mi trabajo preguntándome cuánto costaba lavar a un perro y que si el precio incluía que se la chupara como en el vídeo… Tuve que dejar el trabajo para que no afectara a la empresa.

Más bestias que los animales…

Hay más. Entran a robar en mi casa y se llevan todo lo mío pero no tocan nada de mi compañera de piso. Se llevaron hasta el cubo de la ropa sucia, me dejaron sin bragas. Solo dejaron unos guantes de boxeo en el vestidor…

Eso parece una firma, ¿no le denunció?

No, porque pienso que después del vídeo y el robo ya ha ganado la guerra y ya no le queda más que hacerme. Y ni denuncio, ni le llamo, ni le pido explicaciones. Creía que ahí acababa todo. Pero a los diez días vuelven a entrar en casa sin forzar la cerradura y lo destozan todo: agujerean los marcos de las ventanas, las puertas rotas a hachazos, destrozan la escalera de mármol, acuchillan el sofá de piel… Me dio un ataque de pánico y denuncié. Llegué a temer por mi vida.  

Eso ocurrió la misma semana que se estrenaba el programa. Muchos la tacharon de oportunista…

Estoy cansada de que se hable sin saber. Yo denuncio a la mañana siguiente de que me destrocen la casa. Pasé diez horas y media en la comisaría. Expuse lo que me venía pasando los últimos meses, las amenazas, los robos, el vídeo sexual… y la policia determinó que era violencia doméstica y activó el protocolo, que es la detención inmediata. De mi boca jamás ha salido que hubiera malos tratos. Pero la violencia de género no es sólo que te peguen, es mucho más amplia. Estamos a la espera de juicio.

¿Ha tenido contacto con él

Me llamó desde otro número y me dijo: “Lara, ¿cómo estás?”. Y le colgué. Esa misma noche le tuve que llamar porque publicó en las redes que había regalado uno de mis perros. Le pedí que parara, que me estaba haciendo daño.

Es la primera vez que habla publicamente del caso, ¿por qué ahora?

He estado callada porque creo que quien da explicaciones sin que se las pidan, es por algo. Yo sé la verdad, no me ha hecho falta exponerme a los leones para convencer a nadie. Él sí que habla y siempre despectivamente. Yo no le deseo nada malo, sólo quiero que los culpables paguen. Y no solo hay un nombre, son más. Mi objetivo era salir adelante. Me he quedado sin trabajo, sin casa, sin amigos, he tenido que cambiar de provincia y empezar de cero. Estoy muy orgullosa de haber salido del infierno sola. Estoy feliz, he engordado siete kilos, me veo guapa y quiero que se me conozca de verdad. Por mis fotos en las redes me han puesto una etiqueta y me la tengo que quitar. Me gustaría entrar en Gran Hermano Vip para que se vea que que soy una chica de barrio divertida. Vuelvo a ser la Lara de siempre. Ahora empieza mi vida. | Sigue leyendo. 

  • ¡Compartelo!
  • twitter
  • delicious
  • facebook
  • compartir por mail

Comentarios recientes

No hay comentarios

Añade tus comentarios
  • Los campos marcados con "*" son obligatorios

Publicidad

Publicidad