Sport
Entrevistas / Artículos
Miss España 2008, Primera Dama de Miss Universo 2013, lesbiana y orgullosa

Patricia Yurena Rodríguez: “Aún sorprende que a una chica guapa y femenina le gusten las mujeres”

Fecha: 24/06/2016 David Arnanz / Fotos: Tobias Haäkonsson

Fue noticia en todo el mundo al convertirse en la primera miss en declararse homosexual. Su salida del armario tuvo luces y sombras. Dos años después se desnuda contra la homofobia y por la visibilidad lésbica.  | Sigue leyendo. 

El cuerpo pintado de negro por el centenar de agresiones homófobas que se han registrado en lo que va de año solo en Madrid y que se producen cada vez con más frecuencia en toda España; por los 49 muertos del atentado terrorista contra la discoteca gay de Orlando y por el hashtag #MatarGaysNoEsDelito que fue trending topic mundial días después; por la desigualdad de derechos que siguen sufriendo las personas LGTBI en el mundo; porque en 2016 aún haya países donde torturan, encarcelan o castigan con la muerte a hombres y mujeres por su condición sexual… Sin embargo, su rostro, de los más bellos del mundo, atravesado por un simbólico arcoíris que da fuerza para gritar que no hay tregua para la lucha y que está orgullosa de ser como es y de amar a quien ama.
 Patricia Yurena Rodríguez es la protagonista perfecta para una portada con todos estos componentes juntos en una sola foto coincidiendo con el Día Internacional del Orgullo Gay y la Manifestación Estatal del Orgullo LGTB en Madrid. “La idea del desnudo reivindicativo me convenció desde el primer momento –dice–. Es el momento de luchar por nuestros derechos. Y era necesario un destape por la visibilidad lésbica, me siento feliz de poder ser un icono homosexual”.
 Ni cuando se coronó miss España en 2008, ni cuando logró el título de primera dama de Miss Universo 2013, ni por su triunfante carrera de modelo internacional… Nunca la canaria recibió tanta atención mediática mundial como aquel día de agosto de 2014 en el que colgó una foto en Instagram con la dj Vanesa Klein. Tumbadas, una encima de la otra, comiéndose con los ojos, deseándose con los labios… Y un título: Romeo y Julieta. “No fue una decisión meditada, fue algo espontáneo, natural. Llevaba un año con mi pareja y ese día dije: «Aquí estoy, con mi chica»”, recuerda. Lo hizo con la normalidad que requiere un acto tan natural como es amar, pero la foto dio la vuelta al mundo. Desde la CNN hasta televisiones chinas, todos querían entrevistar a la primera guapa oficial de la historia que se declaraba abiertamente lesbiana. La presión mediática fue tal que se sintió “muy agobiada”. “Yo no estaba acostumbrada a hablar de mi vida privada, nunca habían especulado con la relación entre Vanesa y yo y para mí fue un «madre mía, vámonos una temporada»”.
 Dos años después, ¿entiende que se montara la que se montó?
 Es verdad que desde que salí miss España no me habían conocido novio, que no era la típica niña mona que termina con un futbolista o un jugador de baloncesto. Pero a la larga creo que no fue una gran sorpresa aunque muchos no se lo esperaran porque la sociedad todavía tiene la idea de que las lesbianas son masculinas, machorros, camioneras… Aún sorprende que una chica guapa y femenina reconozca que le gustan las mujeres.
 ¿Se ha sentido discriminada por su orientación?
 Hubo comentarios homófobos en Instagram, pero en general se me apoyó mucho, y lo agradezco. Y bastantes veces los hombres me dicen eso tan asqueroso de “¡qué desperdicio!”. ¡Y lo peor es que creen que es un piropo!
 ¡Pero si la fantasía heterosexual masculina más recurrente es hacer un trío con dos mujeres!
 Pero para la mayoría tener dos mujeres a la vez es algo inalcanzable.
 En fin… ¿Afectó su salida del armario a su carrera?
 Al contrario, hubo firmas que se fijaron en mí porque era más conocida y mediática. Y cada vez estoy conociendo más modelos abiertamente lesbianas, algo que hace no demasiado tiempo no ocurría.
 Famosa, guapa, femenina, con éxito… Ha hecho más usted por la visibilidad lésbica que cien campañas.
 Pienso mucho en las familias tradicionales que no entienden que su hija sea lesbiana. Yo soy un ejemplo de que la orientación sexual no tiene por qué condicionar la vida personal o profesional. Yo sigo siendo la misma, sigo trabajando, sigo teniendo personas bonitas en mi vida… Esta semana recibo un premio por la visibilidad, recibo mensajes de chicas que me piden consejos o que me dan las gracias…
 Patricia transmite felicidad. Da la sensación de que le gusta su vida, tiene proyectos vitales que le ilusionan, irse a vivir con su novia a Chueca, el barrio gay de la capital; o esta portada; o un blog que prepara con cariño; o triunfar como actriz, su gran sueño. Quizá por eso ha pedido que la entrevista sea en un bohemio café llamado El Ángel Azul, en homenaje a la película protagonizada por Marlene Dietrich, una de las grandes divas e icono gay. El cine está en el ambiente. “Cuando empecé en este mundo, lo consideré como un trampolín para hacer lo que realmente me gusta, que es la interpretación. Paré un año de trabajar para formarme. Estuve en una pequeña compañía teatral y me sirvió para perder el miedo escénico. Ahora me gustaría que me dieran una oportunidad como actriz. Tengo que quitarme el acento canario, aunque no me apetece nada. Pero me gustan los retos”, asegura con ese tono cantarín y seductor que para ella tiene los días contados, pero que ahora le ayuda a exprimir recuerdos de su pasado en Granadilla de Abona, su pueblo, al sur de Tenerife. “Nuncá pensé en ser ‘miss’ o princesita. No creo que fuera la guapa del pueblo y, dentro de que era coqueta, me gustaba el fútbol y el vóley. Y no era de las que se quedan en la grada, yo bajaba a la cancha a jugar con los chicos”, rememora entre risas, y recuerda cómo un día un concurso de belleza cambió su vida para siempre: “Tenía 14 años y me llamaron para que me presentara a ‘miss’ de mi pueblo. Y yo: «No, no, no». Yo solo quería playa y chanclas, pero me maquillaron y ¡hala! Y gané uno y otro, y otro…”.
 ¿Por qué  cree que vivimos esta ola de brutal homofobia, de transfobia?
 Es pegar por placer, violencia por morbo, por sembrar el miedo, pero ni los insultos, ni los golpes ni las pistolas cambian sentimientos ni condiciones sexuales. Y parte de culpa la tienen las creencias religiosas. Hay determinados representantes de la Iglesia que son tóxicos y alimentan el odio de personas trastornadas, radicales, intolerantes… Yo soy católica y no tengo cabida en la Iglesia, me tratan como la rara, pero no me importa. Mi boda no será en una iglesia y seguro que es más bonita.
 La sociedad ha recibido y los medios han tratado de distinta manera el atentado de la discoteca  Bataclan de París y el de la discoteca gay Pulse de Orlando.
 Se ha dado mucha menos importancia, como si uno fuera menos importante que otro. Y personas muertas ha habido en los dos. Me pone enferma pensar que la diferencia de trato ha sido porque las víctimas eran homosexuales.
 ¿Han influido en su voto las medidas de los partidos por los derechos LGTBI?
 Ahora ya no sabes a qué político creer, pero nunca voy a votar a nadie que no trabaje de verdad por la igualdad.
 Un año más, el Orgullo llega con polémica. Muchos critican que cada vez es más carnaval y menos reivindicativo…
 Yo este año lo voy a vivir intensamente toda la semana. Y el sábado estaré en la manifestación, que es una fiesta, pero, sobre todo, es un acto reivindicativo. Y la prueba de que el Orgullo sigue siendo muy necesario está en lo que estamos denunciando: insultos, agresiones, odio… Y a los homófobos les digo que amar no es delito y que el mayor placer sexual lo tienes cuando lo haces con la persona que te apasiona. Y la mía se llama Vanesa.          

Encuentra muchos más contenidos de interviú, aquí. 

  • Tags:
  • lgbti
  • marlene dietrich
  • chica
  • portada
  • miss
  • modelo
  • gay
  • homofobia
  • transfobia
  • discriminación
  • sexy
  • ¡Compartelo!
  • twitter
  • delicious
  • facebook
  • compartir por mail

Publicidad

Publicidad

Publicidad