Opinión / Carrusel periodístico
Currículos falsos, aeródromos inútiles, libros que no son, problemas de dopaje, tenistas gratuitos y carreras callejeras

Juan José Fernández: Cosas por las que se nos caería el pelo

Fecha: 20/02/2012 13:25 Texto: Juan José Millás
  • Valoración
  • Actualmente 5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • Tu valoración
  • Actualmente 5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
¡Gracias!

No viene definido como causa de despido en la reforma laboral, pero seguro que se nos caería el pelo si a mí o a cualquiera de ustedes en nuestras empresas se nos ocurriera falsear el currículum o permitir durante años que un historial nos atribuyera estudios que no tenemos.
No concibo mayor bochorno. Si acaso, gastar el dinero de un montón de gente en la construcción de un aeropuerto sin aviones y que, encima, haya que rehacerlo por fallos de diseño.

A mí me pillan en una como esa y me tengo que exiliar. Aunque peor todavía sería que el Rey de España me concediera un título de duque y yo me enfangara hasta el cuello, situación catastrófica si, encima, saliera de naja por las calles de Bethesda cuando me abordase una periodista, en vez de dar un educado no comment por respuesta. Es un ridículo equiparable a ser abogado de prestigio y declarar ante las cámaras que un cliente acusado de corrupción huye de la prensa corriendo porque le gusta hacer ejercicio. Yo es que devolvía mis minutas.
Pero ¿y si presidiera un país y, en una recepción, con Rafa Nadal mirándome fijamente, se me ocurriera decir que los tenistas españoles “nos hacen pasar momentos muy felices y además gratis, porque cuando estamos delante de la televisión no nos cobran”? Me daría de tortas cada vez que lo recordara.

Y no digamos si, para criticar una asignatura, pusiera como ejemplo un extracto de un libro que no es manual de esa disciplina, o si se me ocurriera, siendo ministro de Deportes de un país candidato a organizar los Juegos Olímpicos, proclamar que tenemos un problema con el dopaje. Si yo tuviera un comportamiento tan atolondrado me despedían ipso facto. Pero alto, prudencia: eso son cosas del señor Wert, y es más decente no criticar sus actos hasta que tengamos definitivamente claro si ya actúa como ministro o si sigue siendo tertuliano

  • ¡Compartelo!
  • twitter
  • delicious
  • facebook
  • compartir por mail

Comentarios recientes

No hay comentarios

Añade tus comentarios
  • Los campos marcados con "*" son obligatorios

Publicidad

Lo +

Lo más leído

Lo más valorado

Lo más comentado

Publicidad