Sport
Opinión / Carta del director

Y le tocó a Bruselas

Fecha: 28/03/2016 Alberto Pozas
  • Valoración
  • Actualmente 4.5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • Tu valoración
  • Actualmente 4.5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
¡Gracias!

Hubo un tiempo en que los muertos por terrorismo solo se tenían por propios si la bomba o el tiro en la nuca estaba   dentro de tus fronteras. Así España penó en solitario hasta que el vídeo del atentado contra Irene Villa revolvió las tripas francesas y la colaboración de nuestros vecinos empezó a ser sincera y efectiva. No conseguimos lo mismo de, por ejemplo, Bélgica, que prefería no tocar las narices a ningún presunto terrorista antes que atender las peticiones de extradición que llegaban desde Madrid. Aquellos tiempos son historia, y a base de contar cadáveres hemos aprendido que todos ellos son nuestros, al margen del territorio en el que haya actuado el asesino. Se podría hablar de altos valores democráticos, como la solidaridad, pero nos sirve incluso que sea un natural sentimiento de supervivencia el que nos lleve a estar unidos frente al terrorismo, cada vez más activo y sanguinario. Europa tiene problemas de identidad, de instituciones, de reglamentación… cada vez que surge un problema serio, como el de los refugiados sirios, nos tambaleamos como un paquidermo a la pata coja. Convendría que en este asunto consiguiéramos ir por delante de los asesinos y que nuestras policías y servicios de inteligencia, de un buenísimo nivel, fueran capaces de moverse al segundo en inglés, francés, alemán, español y lo que haga falta. Estamos coordinados, pero siempre que hablas con un policía se duele de lo mucho que nos queda por recorrer. Pues a paso ligero.La situación lo merece. Es muy antigua la valoración de que los ladrones no roban donde viven o la loba no caza cerca del escondite de sus lobeznos. Eso creían algunos centroeuropeos, hasta que les ha tocado a ellos. Bélgica es el país que, proporcionalmente, más terroristas exporta. Y ha sido incapaz de evitar que se monten guetos en sus ciudades en los que se puedan cimentar muertos en París o en cualquier otro lugar. Ahora le ha tocado a Bruselas y, sin perder mucho en el reproche, hay que aprovechar para analizar las demasiadas cosas mal hechas para que el próximo asesino lo tenga bastante más difícil de lo que se lo han puesto hasta ahora.

  • ¡Compartelo!
  • twitter
  • delicious
  • facebook
  • compartir por mail

Comentarios recientes

  • Holgazán 02/04/2016 12:06

    Sí, señor, un editorial muy bueno. Bruselas somos tos, sí, y hay que esforzarse a tope para que eso no vuelva a ocurrir (que volverá a ocurrir, pero que no sea por incautos). Sin embargo, no está en absoluto de más recordar que de aquellos polvos, estos lodos.

    Comentario fuera de tono

Añade tus comentarios
  • Los campos marcados con "*" son obligatorios

Publicidad

Lo +

Lo más leído

Lo más valorado

Lo más comentado

Publicidad

Lecturas recomendadas