Sport
Opinión / Panorama de Comunicación

Las mentiras necesarias

Fecha: 30/01/2017 José María Noguerol.
  • Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
¡Gracias!

ALEXANDER RAMUNDSEN SMITH, físico y filósofo en sus ratos libres, sostiene que la revolución de internet es de impacto similar para el ser humano a la fabricación en serie del automóvil. No busquen a Ramundsen en Google, quizás aparece en la Encyclopaedia Britannica, pero solo en alguna edición de papel. El fordismo todavía no se ha acabado, pese a robots y pese a los japoneses. Es más, es muy probable que el presidente de los USA, Donald Trump, lo reinvente y revitalice. Las majors estadounidenses de los coches están encantadas con él: por fin alguien quiere volver a las esencias de la explotación capitalista. Ramundsen también supone que internet contamina más que los tubos de escape de los automóviles pues su efecto letal “afecta a la estructura cognitiva del cerebro humano convirtiendo el pensamiento en un camino único, sin atajos y, por extensión, sin libertad creativa”. Categórico desde luego. Lo peor es que esto fue escrito por el físico cuántico hace más de veinte años, poco antes de su misteriosa desaparición, con lo cual me pregunto cuánta merma creativa llevamos encima sin darnos cuenta. Hay un test que parece útil: si eres capaz de observar sin pestañear una foto de Samuel Beckett maduro durante veinte segundos y contando las arrugas de su cara, es que internet no ha afectado tu creatividad. Hice la prueba el día del patrón de los periodistas. No voy a escribir cuántos segundos aguanté y cuantas arrugas conté, pero es una prueba bonita.

Más artículos de opinión en la edición en PDF.

  • ¡Compartelo!
  • twitter
  • delicious
  • facebook
  • compartir por mail

Comentarios recientes

No hay comentarios

Añade tus comentarios
  • Los campos marcados con "*" son obligatorios

Publicidad

Publicidad

Lecturas recomendadas