Sport
Opinión / Por la cara

Cantares de soltera

Fecha: 08/01/2018 Ángel Antonio Herrera
  • Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
¡Gracias!

La Bruni fomentó para sí misma un aire de Audrey Hepburn cruzada de Jane Birkin, o al contrario.

La Bruni, señora de Sarkozy, transparenta a veces a Carla, la cantautora, que ahora viene a Madrid y a Barcelona, a presentar un disco a bordo de dos conciertos. El disco se titula “French touch”, y en él Carla reúne un cancionero mítico, pero de otros, desde los Stones Lou Reed, o Depeche Mode. Y ella les da su toque, que es color nostalgia parisina. Llevaba cuatro años sin grabar nada. De modo que Carla Bruni vuelve a la guitarra, que es volver de algún modo a la soltería. Carla, como cantante, viene de muy atrás, de cuando sus oficios de modelo, donde pilló caché, pero no dicha. La señora de Sarkozy data de 2008, y ha logrado una gloria planetaria, a lo Beyoncé, sólo que metiéndose a la faena de la fachada de la política, de consorte poco o nada sospechada. Es el chic, previa boda. 

El gran estirón popular lo logró en cuanto decidió perder estatura, al costado de Sarkozy, gracias a olvidarse  los tacones del pasado, que trotaron lo suyo. La Carla de tacones desfilaba de maniquí con más tarifa que convencimiento, y ya tenía medio en marcha la vocación de cantante lánguida y malignamente angelical. Era cuando estaba entre Clapton y Jagger, porque Carla era dada a cambiar pronto de hombre, como en algún momento diagnosticara el propio Eric Clapton. Yo no sé si va a quedar entre las cantautoras de los noventa, pero sí va a quedar seguro como una especie de Jackie Kennedy a la francesa y con guitarra. Cuando se presentó en la corte francesa, asomó a bordo de un Dior, y luego ha repetido mucho el repertorio de esa misma firma. Me creo que es capaz de citar versos de los poetas simbolistas. Me creo que la Bruni aún transparente a Carla, ésta de hoy, la que viene a Madrid, una mujer bella, esbelta,  leída, lírica y tirando a melancólica, que es como la definen los que la conocen a fondo, que no son muchos, a pesar del  nutrido currículo internacional en hombres que  le atribuye la hemeroteca implacable. Bruni fomentó para sí misma un aire de Audrey Hepburn cruzada de Jane Birkin, o al contrario. Pero sospecho que va a quedar como una Jackie Kennedy con más desnudos de subasta que gafas de aeropuerto.

  • ¡Compartelo!
  • twitter
  • delicious
  • facebook
  • compartir por mail

Comentarios recientes

No hay comentarios

Añade tus comentarios
  • Los campos marcados con "*" son obligatorios

Publicidad

Publicidad

Publicidad