Sport
Opinión / Por la cara

Un año más

Fecha: 30/12/2017 Ángel Antonio Herrera

Soy de Leño, pero tengo que reconocer que en una esquina de la discoteca de mi juventud canta Ana Torroja.

Con el tiempo, se ha convertido Mecano en un villancico, ese hit de la Puerta del Sol, titulado ‘Un año más’.  “Otra vez el champagne, y las uvas y el alquitrán de alfombra están”, dice Ana Torroja en algún momento de la canción, que ya casi cumple treinta años de canción del verano en la Nochevieja. 

Hay una resurrección, más o menos nostálgica,  de los ochenta, y ahí está Mecano en la copa, que inventó el villancico con minifalda de Torroja. Lo mismo Mecano no fue un vicio de finos melómanos, pero era lo que había que oír, si querías ligar. Que, por supuesto, sí querías. Mecano, o quizá Alaska, cuando era Alaska, y no el escote consorte de Mario Vaquerizo. Hablo de los ochenta, época en la que un servidor empezaba a estudiar latín de instituto y también latín en varios idiomas, que es con lo que uno se entiende o desentiende entre chavalas. Y ahí entraba escuchar a Mecano, que gustaba rápido a las chicas, y que, por tanto, de entrada, era una garantía fácil de abordaje. Con Mecano, hasta bailabas. Es difícil, pues, afinar la semblanza crítica de un grupo al que de algún modo adeudas alguna novia, o varias, ya remotas, pero inolvidables.  Mecano es un grupo de tres solistas, José María, Nacho, y Ana, aunque luego ha sido la canción sin relevo de Nochevieja, ya digo, justo después de las campanadas. Los modernos de la movida les despreciaban por niñatos de estampa, pero no es justa esta acuñación, porque lograron un sonido propio, una huella digital, aunque la estampa es verdad que a menudo tenía mucho delirio de escaparate, y siempre un harapo de más, o uno de menos. A Mecano les costó llegar, porque el primer tema, ‘Hoy no me puedo levantar’, la peña como que no lo veía. Ni la peña ni la crítica. Tardaron. Mecano fue la Movida, pero al contrario. Mecano fueron la Movida, sin serlo. Mucha tela, pero ahorrando en ropa. O sea, que vivían enfrente de aquella juerga pegamoide a la que le gustaba el horror en el hipermercado y el pelo de spray. Yo soy de Leño, pero tengo que reconocer que en una esquina de la discoteca de mi juventud, mientras me iniciaba en las primeras rubias, canta Ana Torroja con su voz de tarta. Como en la Nochevieja, pero de otra manera.

  • Tags:
  • ana torroja
  • interviú
  • opinión
  • herrera
  • firmas
  • mario vaquerizo
  • mecano
  • nochevieja
  • ¡Compartelo!
  • twitter
  • delicious
  • facebook
  • compartir por mail

Publicidad

Publicidad

Publicidad