Sport
Opinión / Por la cara

Un flamenco feminista

Fecha: 07/03/2016 A. A. Herrera
  • Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
¡Gracias!

AL RATO de casarse, soltó algo inolvidable Alejandro Sanz: “Es lo más punkie que he hecho en toda mi vida”. Cuesta ver a Alejandro de marido, porque tiene aún cara de crío listo, pero no cuesta tanto ver que Raquel Perera, su mujer, vino a poner fiesta de madurez en su biografía. En la biografía en curso de los dos. Sé de Raquel, antes y después de Alejandro, y resulta una perfecta compañía de artista, que está siempre, sin estar incluso, cuando la ocasión obliga. Traigo este recordatorio nupcial, y sus aledaños, porque Alejandro está de gira, y detuvo un concierto porque un tipo de las primeras filas maltrataba a una chavala. Hacen falta más gestos como el de Alejandro. Le salió de golpe el flamenco feminista que es. A mí Alejandro me mola, desde siempre. Hoy al artista le veo contento. O por decirlo de otra manera: ha llegado joven a los cuarenta y pico recumplidos. Si hacemos hemeroteca de Alejandro, lo que se deduce es que triunfó, hace ya mucho tiempo, pero se obstina en reinaugurar el triunfo. Eso, y que su carrera ha sido carrerón. Estamos ante uno de los contados grandes, aquí y fuera de aquí. Ha padecido rachas de “nube negra”, que diría Sabina, por experiencia propia, y hasta suspendió una gira, por ansiedad y otras tormentas interiores, que son las de peor cura. Pero ahí está, contento como un apache, dispuesto como un rockero, salvado ya de varios infiernos, o purgatorios, que no incluyeron solo una época en que algunos lanzados quisieron hacer caja urgente a propósito de su vida íntima, o secreta, en Miami. 

En la calmada memoria está Jaydy Michel, con la que casó por lo balinés, y hasta aquella chica exótica, Valeria Rivera, que se vino un rato a España a hacer gira de platós. Todo ese pasado tiene ya muy poco futuro, salvo los hijos prósperos. Poco futuro, o más bien ninguno. Supo Alejandro torear todos los temporales, y ahora estamos ante un nuevo Alejandro que es el de siempre: un artista logrado. Se casó, encima, tan bien, que no se le acaba de quitar la cara alegre de soltero. Y a los cabrones los saca del concierto.

1982 | Victoria Principal

LA ACTRIZ Victoria Principal fue una chavala popularísima, allá en los ochenta, cuando también se llamaba Pamela Edwing, según el reparto de la serie mítica Dallas. Aquello fue, concretamente, entre 1978 y 1987, una época en la que Dallas se sostenía de primera teleserie planetaria, como un clamor, y Victoria como una monada de esa historia de traiciones laborales y cuernos profesionales, todo alrededor de una vida de rancho. Por aquello le dieron un premio Globo de Oro, en lo alto del año 1983, y de tanto éxito casi no se repuso. Porque se casó con un cirujano plástico, complicó la existencia a Andy Gibb, el pequeño de los Bee Gees, y se retiró en Malibú. 

  • ¡Compartelo!
  • twitter
  • delicious
  • facebook
  • compartir por mail

Comentarios recientes

No hay comentarios

Añade tus comentarios
  • Los campos marcados con "*" son obligatorios

Publicidad

Publicidad

Lo +

Lo más leído

Lo más valorado

Lo más comentado