Sport
Opinión / Punto de vista

Silencios cómplices

Fecha: 08/01/2018 Gonzalo López Alba

Que el asesino de  Diana Quer sea del clan de Os Fanchos nos deja marcados de por vida”. Aunque esta reveladora sentencia la pronunció una vecina del autor confeso de la muerte de la joven, es seguro que la han pensado muchas veces Os Fanchos porque, según expertos en psicología, estos grupos familiares se comportan como enjambres de abejas, aunque en este caso cuadraría mejor decir enjambre de avispas. Lo que hace uno de sus miembros repercute en la actividad de toda la colmena familiar y, por eso, su primera regla de comportamiento es que los trapos sucios han de lavarse en casa y, si es menester, enterrados bajo una montaña de silencio.

Solo desde esta perspectiva es posible comprender que el clan al que pertenece El Chicle, con un largo historial de antecedentes por todo tipo de delitos, hubiera cerrado filas contra la cuñada de este depredador sexual tras la denuncia que por violación presentó contra él cuando ya estaba casado con una hermana gemela y que esta, en lugar de apoyar a su igual, prefiriera someterse a su marido proporcionándole una falsa coartada. En la filosofía de vida de estas tribus, la unión de la familia está antes que nada y quien se atreve a romperla se convierte en una oveja negra, a la que se priva del más elemental sustento. Es el lado oscuro de esas asociaciones medievales en el que ha vivido El Chicle a resguardo de sus abyectos crímenes.

  • Tags:
  • ovejas negras
  • tribus
  • interviú
  • firmas
  • opinión
  • diana quer
  • familia
  • ¡Compartelo!
  • twitter
  • delicious
  • facebook
  • compartir por mail

Publicidad

Publicidad

Publicidad