Sport
Panorama / Artículos
José Ignacio Wert incendia la escuela con una reforma educativa que tampoco gusta a todo el PP

El ministro popular más impopular

Fecha: 17/12/2012 10:07 Juan José Fernández ico favoritos Añadir a favoritos
  • Valoración
  • Actualmente 5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • Tu valoración
  • Actualmente 5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
¡Gracias!

El titular de la cartera de Educación, Cultura y Deporte se está quemando en el ara de la reforma educativa más conservadora de cuantas se han desplegado en la democracia, concitando críticas en los rincones más laicos del propio partido del Gobierno. La LOMCE podría convertirse en la ley de Educación más contestada desde 1980. 

Si atendiéramos al runrún de incomodidad que últimamente genera el ministro José Ignacio Wert en el seno del partido del Gobierno, habría que colegir que nos encontramos ante un ministro prácticamente en funciones. No hay pruebas, claro, de que esté previsto su cese, pero sí hay un eco persistente que resuena en significativos rincones  del PP contra el peor valorado de los miembros del gabinete Rajoy. Y no es el único rincón crítico el PP catalán, cuya líder, Alicia Sánchez-Camacho, tuvo que desmarcarse de la reforma educativa de su compañero diciendo públicamente que a ellos no les había consultado aspectos tan polémicos como la relegación de la lengua catalana en la escuela. Ya antes, durante la precampaña electoral del 25-N, dirigentes populares catalanes se llevaron las manos a la cabeza previendo catastróficos daños colaterales por aquella salida de Wert en el Congreso confesando su inclinación a “españolizar a los niños catalanes”.

El ministro Wert se crece en el sufrimiento, como es sabido, a pesar de que no se prevé que su martirio le reporte grandes réditos. A los partidos les es más fácil deshacerse, una vez quemadas, de las figuras que no son pata negra, y Wert no procede del aznarismo, va por libre en el marianismo, no tiene apoyos regionales ni, en fin, disfruta de más sólida atadura que la defensa que internamente hace de él su colega sociólogo Pedro Arriola, su principal valedor.

Fuentes no oficiales del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte subrayan un detalle significativo: la lejanía entre el ministro que pacta con la Iglesia y relega al catalán, y su secretario de Estado más político, el liberal José María Lassalle, pareja de la diputada socialista catalana Meritxell Batet y, como profesor universitario, hombre sensible a los ruidosos lamentos que –la pasada semana por ejemplo– lanza al cielo la Conferencia de Rectores de Universidad.“Cultura está funcionando como si fuera un reino independiente”, aseveran esas fuentes antes de relatar que Lassalle no acude a las reuniones de coordinación ministerial –como sí suelen hacer la secretaria de Estado de Educación, Montserrat Gomendio; el subsecretario Fernando Benzo y el presidente del Consejo Superior de Deportes, Miguel Cardenal. Lassalle envía en su lugar al subordinado que corresponda. 

Artículo completo en la revista interviú y en la Edición Digital: http://pdf.interviu.es

  • ¡Compartelo!
  • twitter
  • delicious
  • facebook
  • compartir por mail

Comentarios recientes

No hay comentarios

Añade tus comentarios
  • Los campos marcados con "*" son obligatorios

Publicidad

VÍDEOS NACIONAL, INTERNACIONAL Y ECONOMÍA - SECCIONES

Publicidad