Sport
Reportajes / Artículos

A Sito Miñanco le sucede su mujer

Fecha: 26/06/2006 0:00 Tomás A. Cabal ico favoritos Añadir a favoritos

La fiscalía panameña está convencida de que Sito Miñanco gobierna su cartel desde la cárcel. Lo sospecha desde que detuvo en mayo a Odalys Rivera, esposa del capo gallego, que preparaba un envío de coca a España. La policía panameña cree que Odalys maneja para Sito una red que roba droga a otras bandas.

Epasa

26/06/06

Había pasado la medianoche del día 26 de marzo cuando el guardia de seguridad de la empresa Panexport (en ciudad de Panamá) notó ruidos extraños en la parte trasera de una nave de la empresa alquilada por la compañía Cubiertos y Mecanizados Panamá (Cumepa). Al acercarse a investigar, el guarda sintió en el cuello la caricia del frío acero de un arma de grueso calibre que empuñaba un enmascarado. Tres malhechores habían abierto un boquete en la pared del depósito. Estaban robando 23 hojas de zinc, no por el valor del metal, sino porque estaban preñadas de cocaína colombiana, droga que iba a viajar hasta España. Los asaltantes amarraron y amordazaron al guardia mientras cargaban un camión con el zinc. En un descuido de sus captores, el guardia escapó y dio la voz de alarma a una patrulla policial. Minutos más tarde los tres asaltantes estaban detenidos.

Al descubrir el alijo de droga, los agentes regresaron al depósito para buscar más. Allí encontraron 2.080 kilos de coca colombiana de extrema pureza. Al principio, las autoridades panameñas pensaron que el alijo era propiedad del cartel mexicano de Sinaloa, que, en alianza con carteles colombianos, utilizan Panamá como trampolín para los envíos que hacen a Estados Unidos y Europa.

Las pesquisas del fiscal de drogas panameño, Patricio Candanedo, han permitido averiguar que la droga no pertenecía a las personas arrestadas, sino que se trataba de un tumbe. El término, en el argot de la delincuencia panameña, significa robo de drogas entre delincuentes; es lo mismo que en España se llama volcado. Los tres asaltantes detenidos pronto dieron pistas que condujeron al cerebro de la banda, Odalys Rivera, esposa del capo gallego José Ramón Prado Bugallo, conocido como Sito Miñanco, encarcelado desde 2001.

A la mujer de Sito Miñanco la pillaron el 14 de mayo agentes de la Dirección de Información e Investigación Policial, la DIIP panameña. Contaban con las declaraciones de los detenidos en el butrón del almacén, pero también habían filma- do antes a Odalys tratando con tumbadores de droga. Cuando fue detenida, Odalys tenía ya preparado un cargamento de drogas con destino a España.

Junto a Odalys Rivera fueron capturados sus dos lugartenientes en Panamá, Fabián Fajardo y Ángel Denver Samudio. Al día siguiente la policía panameña localizó y arrestó a otros seis miembros de la banda. Permanecen prófugos Rey González Castro, Luis Fernando Ballesteros y Harmodio Véliz. Este último es considerado el número dos de la organización.

Por medio de abogados

Los vínculos de Odalys Rivera con el narcotráfico son bien conocidos por las autoridades panameñas. Detenida en 1999 en Panamá por tráfico de drogas, fue condenada a 80 meses de cárcel. Salió de prisión en el 2004, después de cumplir dos terceras partes de su condena. De acuerdo con el fiscal panameño Patricio Candanedo, la fiscalía de aquel país tiene indicios “de que Odalys Rivera, esposa de Sito Miñanco, ejecutaba las órdenes que le hacía llegar el capo gallego por medio de sus abogados y testaferros. Aprovechando su extenso conocimiento del mundo de la droga, Miñanco había transformado su organización en una banda de ‘tumbadores’ para hacerse con los alijos que los narcos colombianos y mexicanos guardan en Panamá”.

En España la opinión es distinta. Fuentes policiales califican de “prácticamente imposible” que Sito Miñanco haya reconvertido sus actividades: “Sito jamás estaría detrás de una organización dedicada a los ‘volcados’ de droga”. Pero el fiscal Candanedo sostiene que “todos los hilos de la trama conducen a Sito Miñanco”, y anuncia: “Pronto estaremos en contacto con las autoridades españolas para aclarar el tema y desmantelar de una vez por todas su organización en Panamá”.

En España, expertos policiales de la lucha contra el narcotráfico suponen que Sito Miñanco debe de tener en Panamá un importante patrimonio, al que la policía nunca llegó. “Jamás le pillaron un solo duro, y es más que probable que Odalys maneje parte de ese patrimonio”. Antes de ser detenida, Odalys Rivera había ob tenido de la Corte Suprema de Justicia de Panamá el desbloqueo de una pequeña parte de esos bienes, un lote por valor de 375.000 balboas panameños (312.500 euros).

Base en América

Durante la década de los años ochenta, Sito Miñanco montó una red de narcotraficantes que operaba desde Panamá. Utilizando lanchas rápidas y barcos de pesca, Miñanco enviaba alijos de cocaína desde América a España. Sito había hecho buenas migas con allegados al entonces hombre fuerte de Panamá, el general Manuel Antonio Noriega. En Panamá conoció y se casó con Odalys Rivera, una joven bien relacionada con familias poderosas del país, que en poco tiempo se convirtió en su principal socia en el negocio de las drogas. Cuando cayó preso en España a mediados de los noventa –su primera caída tuvo lugar en Pozuelo de Alarcón (Madrid), en 1994–, Odalys quedó al frente de la organización, que siguió enviando drogas a Europa. Empresas como la lujosa Boutique Rivera, en el corazón del centro financiero de Ciudad de Panamá, sirvieron de tapadera para ocultar el origen ilícito de sus ganancias millonarias.

Antes de su última detención, en 2001, acusado de transportar cinco toneladas de cocaína desde la Guayana Francesa, Sito había reclutado a capos colombianos, chilenos y griegos para supervisar el tráfico de estupefacientes desde Latinoamérica. El volumen de sus actividades atrajo la mirada de la agencia federal antidrogas norteamericana, DEA, que logró infiltrar en la tripulación del barco que transportaba la droga a un colaborador, lo que condujo al arresto de Sito.

Las autoridades panameñas sospechan que Rivera, al salir de la cárcel en el 2004, reorganizó la banda en Panamá con nuevos miembros expertos en el volcado de drogas. Restableció el contacto con su esposo en España por medio de abogados y testaferros y comenzó a traficar con drogas robadas a sus rivales. Panamá sirve de depósito para grandes cargamentos de cocaína y heroína que envían desde Colombia carteles colombianos y mexicanos.

Con la captura de Odalys Rivera, los fiscales panameños están decididos a desmantelar de una vez por todas la organización de Sito Miñanco en Panamá. Y para ello precisan aclarar quién o quiénes sirven de enlaces para que el capo gallego opere desde la cárcel.

Fuentes policiales españolas sostienen, por su parte, que Sito Miñanco sigue controlando actividades desde la cárcel. De hecho, ya ha sido sorprendido en otras ocasiones haciéndolo, e incluso hace un año se le intervino un teléfono móvil en prisión. Pero eso no tiene que significar necesariamente –en opinión de estas fuentes– que Sito Miñanco esté dirigiendo los pasos de Odalys. De hecho, Sito y Odalys no tienen buena relación desde 1994, poco antes de que al capo gallego, por primera vez, se le acabara la suerte.

  • ¡Compartelo!
  • twitter
  • delicious
  • facebook
  • compartir por mail

Publicidad

Publicidad

Publicidad