Sport
Reportajes / Artículos
43 muertes sin aclarar: las familias llevan cinco años denunciando irregularidades en la investigación

Accidente del metro de Valencia: el conductor estaba enfermo

Fecha: 27/06/2011 10:39 Texto: Juan José Fernández /Fotos: José Jordán ico favoritos Añadir a favoritos
  • Valoración
  • Actualmente 3.5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • Tu valoración
  • Actualmente 3.5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
¡Gracias!

Alguien cometió un error para que un tren del metro de Valencia tomara a 80 kilómetros por hora una curva limitada a 40. A causa de ello 43 personas murieron el 3 de julio de 2006. Se cumplen ahora cinco años. La investigación judicial y la de las Cortes Valencianas señalan como único culpable al conductor, Ximo Pardo, muerto en el accidente. Pero nuevos testimonios apuntan a que el maquinista sufría una enfermedad no detectada por su empresa.

Estos familiares de las víctimas del metro de Valencia han tenido que armarse de valor para hacerse esta foto. Estos familiares de las víctimas del metro de Valencia han tenido que armarse de valor para hacerse esta foto. Posan en un vagón en la estación de Joaquín Sorolla, la antigua estación de Jesús, donde perdieron a sus seres queridos hace cinco años. Reclaman a la Administración una investigación a fondo del caso.

Joaquín Pardo Tejedor, Ximo para sus compañeros, era un hombre reservado, pero no tanto como para ocultar sus problemas de salud. El maquinista del tren que volcó el 3 de julio de 2006 en el metro de Valencia, el hombre al que se culpó de 43 muertes, le confesó a un compañero de trabajo que a veces sufría paralizaciones, repentinas pérdidas de la capacidad de reacción. Fue tomando café en el Centro de Cálculo de Bancaja, donde Ximo trabajaba en 2005 con otros informáticos antes de hacerse maquinista. El técnico al que Ximo contó su problema hace esta revelación a cambio de que se le guarde el anonimato. El informático, que es epiléptico, relata: “Cuando tienes epilepsia, es normal que lo digas en el trabajo, para que no se sorprendan si te ven sufrir un ataque y sepan qué hacer. Se lo comenté a Ximo, y él me contestó: «Hombre, yo tengo algo parecido». Me dijo que se quedaba paralizado, que se congelaba, que había sufrido varios ataques, y que alguna vez se tuvo que dar de baja”.

Los informáticos de Bancaja soportaban mucho estrés en aquella época, y Ximo les contó que estaba opositando al metro “para no sufrir ansiedad, porque no aguantaba el estrés”, relata su compañero, y añade: “Cuando Ximo hablaba de ir al metro, hablaba de estar en ventanilla. Los compañeros nos quedamos sorprendidos cuando nos enteramos de que consiguió un puesto de maquinista”.

Si quieres leer el reportaje completo, descarga el número de la revista en PDF.

  • ¡Compartelo!
  • twitter
  • delicious
  • facebook
  • compartir por mail

Comentarios recientes

  • Vicent Ortega 04/05/2013 11:29

    Está muy claro el mensaje que quereis transmitir, aunque estaría bien que citarais al que paga (con dinero o con favores) para que se publique esto. Cuando Ximo trabajaba en en centro de cálculo de Bancaja éramos tres informáticos de la empresa Getronics en el mismo proyecto. Tuve el placer de trabajar con el durante unas cuantas semanas ya que abandoné aquella tostadora humana (Getronics) tan pronto como pude. Tomábamos café dos veces al día y en una de tantas charlas Ximo me contó que estaba estudiando para revisor del metro ya que no le compensaba para nada su dedicación al trabajo y para lo que cobrábamos, mejor trabajar de revisores, sin dolores de cabeza ni jefes insufribles. De hecho era tema de conversación bastante habitual, y siempre bromeábamos al respecto. Me alegré mucho cuando meses después me lo encontré en el metro de revisor. Pero supongo que una persona con la capacidad intelectual y la seriedad de Ximo no se conformó con ser revisor, e imagino que no le costaría demasiado aprobar los exámenes de conducción de metro, porque como digo, no he conocido persona más constante y responsable en mi vida. Nunca vi ni tengo noticia de ningún desmayo o nada similar de Ximo durante el tiempo que trabajé codo con codo con él. Era el primero en llegar y el último en marcharse y sacrificaba completamente su vida personal por una empresa que a mi entender no lo merecía. Por eso me parece lamentable e indignante que se afirme que el accidente fué únicamente por su culpa. Si las balizas de control están correctamente configuradas limitan la velocidad del tren en algunos tramos de su recorrido, como es el caso de la curva donde ocurrió el accidente. Si fallaron los mecanismos de control, falló la gente que estaba a cargo de los mismos, tanto técnicos como jefes y responsables de seguridad, y eso en una empresa pública da muy mala imagen. Pero es mucho más fácil culpar a un muerto y echar tierra sobre el asunto. Me avergüenzo profundamente de la gentuza que nos gobierna, de las patrañas que nos cuentan y de la poca humanidad y sentido de la responsabilidad que tienen (sean del partido que sean). No pretendais tomarnos más el pelo con mensajes de este tipo, y en vez de investigar a Ximo o a sus compañeros hacedlo con el señor Francisco Camps y la chusma que le rodeaba. Seguro que sale un artículo muchísimo más interesante.

    Comentario fuera de tono

Añade tus comentarios
  • Los campos marcados con "*" son obligatorios

Publicidad

Publicidad

Lo +

Lo más leído

Lo más valorado

Lo más comentado

Publicidad

Lecturas recomendadas