Sport
Reportajes / Artículos
43 muertes sin aclarar: las familias llevan cinco años denunciando irregularidades en la investigación

Accidente del metro de Valencia: el conductor estaba enfermo

Fecha: 27/06/2011 10:39 Texto: Juan José Fernández /Fotos: José Jordán ico favoritos Añadir a favoritos

Alguien cometió un error para que un tren del metro de Valencia tomara a 80 kilómetros por hora una curva limitada a 40. A causa de ello 43 personas murieron el 3 de julio de 2006. Se cumplen ahora cinco años. La investigación judicial y la de las Cortes Valencianas señalan como único culpable al conductor, Ximo Pardo, muerto en el accidente. Pero nuevos testimonios apuntan a que el maquinista sufría una enfermedad no detectada por su empresa.

Estos familiares de las víctimas del metro de Valencia han tenido que armarse de valor para hacerse esta foto. Estos familiares de las víctimas del metro de Valencia han tenido que armarse de valor para hacerse esta foto. Posan en un vagón en la estación de Joaquín Sorolla, la antigua estación de Jesús, donde perdieron a sus seres queridos hace cinco años. Reclaman a la Administración una investigación a fondo del caso.

Joaquín Pardo Tejedor, Ximo para sus compañeros, era un hombre reservado, pero no tanto como para ocultar sus problemas de salud. El maquinista del tren que volcó el 3 de julio de 2006 en el metro de Valencia, el hombre al que se culpó de 43 muertes, le confesó a un compañero de trabajo que a veces sufría paralizaciones, repentinas pérdidas de la capacidad de reacción. Fue tomando café en el Centro de Cálculo de Bancaja, donde Ximo trabajaba en 2005 con otros informáticos antes de hacerse maquinista. El técnico al que Ximo contó su problema hace esta revelación a cambio de que se le guarde el anonimato. El informático, que es epiléptico, relata: “Cuando tienes epilepsia, es normal que lo digas en el trabajo, para que no se sorprendan si te ven sufrir un ataque y sepan qué hacer. Se lo comenté a Ximo, y él me contestó: «Hombre, yo tengo algo parecido». Me dijo que se quedaba paralizado, que se congelaba, que había sufrido varios ataques, y que alguna vez se tuvo que dar de baja”.

Los informáticos de Bancaja soportaban mucho estrés en aquella época, y Ximo les contó que estaba opositando al metro “para no sufrir ansiedad, porque no aguantaba el estrés”, relata su compañero, y añade: “Cuando Ximo hablaba de ir al metro, hablaba de estar en ventanilla. Los compañeros nos quedamos sorprendidos cuando nos enteramos de que consiguió un puesto de maquinista”.

Si quieres leer el reportaje completo, descarga el número de la revista en PDF.

  • Tags:
  • Joaquín Pardo Tejedor
  • metro
  • Valencia
  • ¡Compartelo!
  • twitter
  • delicious
  • facebook
  • compartir por mail

Publicidad

Publicidad

Publicidad