Sport
Reportajes / Artículos

Alto secreto: plutonio en España

Fecha: 05/09/2005 0:00 Luis Rendueles/Manuel Marlasca ico favoritos Añadir a favoritos
  • Valoración
  • Actualmente 5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • Tu valoración
  • Actualmente 5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
¡Gracias!

Tres meses después del 11S, la policía detuvo en Madrid a un drogadicto, Ángel Moreno, cuando introducía en España un cilindro de material supuestamente radiactivo. Lo traía, según confesó, para “un árabe de la Costa del Sol”, el traficante libanés de armas Samir Yatim, antiguamente relacionado con grupos terroristas.

Un pintor con un cilindro azul

Ese día, Ángel Moreno Pérez, nacido en Huelva el 9 de junio de 1967, de profesión pintor de brocha gorda y con una tortuosa relación con las drogas, fue arrestado nada más pisar tierra. Llegaba a España en un vuelo procedente de Atenas (Grecia). Los agentes de la Brigada Central de Estupefacientes –encargados de la operación– le trasladaron inmediatamente a la sala de rayos X del aeropuerto y comprobaron que en su intestino grueso llevaba un cilindro de unos 20 centímetros de largo y 1,5 de diámetro que se había introducido por el ano: “La radióloga del aeropuerto vio que no eran drogas, sino algo extraño, y pidió trasladarlo a un hospital”, recuerdan policías que estuvieron presentes en el reconocimiento.

Máxima alerta

Con las máximas precauciones y custodiado por los hombres del equipo NBQ, el yonquipintor de Huelva fue conducido hasta el Hospital Gregorio Marañón. Una vez en el centro hospitalario, se le administraron laxantes para que expulsase el cilindro, lo que consiguió el día 9, casi 48 horas después de su arresto. Ante el temor de que el contenido del tubo contaminase con su radiación a médicos y policías, el equipo NBQ trasladó el cilindro en un contenedor hermético a la sede que el Ciemat (Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas) tiene en la Ciudad Universitaria de Madrid. Allí, el tubo fue sometido a todo tipo de pruebas. Nadie se atrevió a abrirlo para comprobar su contenido, pero fuentes de la investigación confirman que un dictamen de “un catedrático de Energía Atómica de una universidad de Barcelona aseguró que se trataba de un isótopo de plutonio”, habitualmente empleado en la fabricación de armamento nuclear.

Cuatro años después de la llegada del misterioso cilindro, éste aún no ha sido abierto, debido al temor a provocar una contaminación radiactiva. El Juzgado de Instrucción 21 de Madrid –encargado del caso– archivó las diligencias al no poder formularse acusación alguna contra Moreno. El caso, mantenido en secreto por el Gobierno –de hecho en los archivos consta la detención de Ángel Moreno por un delito “contra la salud pública”–, contó con los componentes de una gran trama de tráfico de armas. Tras los atentados de Al Qaeda del 11 de septiembre de 2001 la policía incrementó las alarmas para detectar movimientos que hiciesen pensar que cualquier grupo terrorista se disponía a comprar armas químicas o nucleares.

El soplo

Esa era la situación cuando, pocas semanas después, la Unidad Central de Estupefacientes recibió un chivatazo de uno de sus soplones más activos en la calle. El colaborador aseguraba que Samir Yatim, un conocido traficante de armas que residía en la Costa del Sol, tenía interés en adquirir material nuclear a un grupo de chechenos radicales, próximos a los independentistas musulmanes, que le podían suministrar plutonio de un arsenal nuclear de la extinta URSS.

Yatim, un libanés simpatizante de la causa palestina, casado con una inglesa, fi gura en los archivos de los servicios de inteligencia occidentales. Conocido por el MI5 (el espionaje británico), estuvo encarcelado en el Reino Unido, donde había mantenido estrechas relaciones con el IRA (Ejército Republicano Irlandés), grupo terrorista al que presumiblemente habría vendido armas. Yatim también estuvo en una cárcel turca, donde habría contactado con un grupo de chechenos que estaban en disposición de vender material nuclear.

En busca de fuentes de financiación

Sin embargo, en ese momento no disponía de dinero para pagar el anticipo que pedían los traficantes nucleares. “Yatim necesitaba 25.000 o 30.000 dólares para que le enviaran una muestra del material”, recuerdan fuentes del caso. Por eso se reunió en Torremolinos con otro árabe, al que “enseñó una caricatura de Bin Laden dando por el culo a Bush”, relatan las mismas fuentes, y le propuso financiar el viaje y la primera parte de la operación. Los agentes creyeron a su informador –que antes había proporcionado buenos servicios–, máxime cuando comprobaron los antecedentes de Yatim.

La operación –que estuvo en todo momento considerada por la policía y el juez como una entrega controlada– se puso en marcha. El topo proporcionó al libanés la financiación que buscaba para traer una muestra de material radioactivo. La entrega iba a hacerse en Estambul Turquía) y el precio de la transacción ascendía a 30.000 dólares. El confidente contactó con un traficante gitano de droga de Dos Hermanas (Sevilla), llamado Rafael, que aceptó costear la operación, con el compromiso de que el viaje se aprovecharía también para traer heroína. Vendiendo la droga en Sevilla, Rafael recuperaría con creces su inversión.

Sevilla Turquía en un Renault 21

Así que a finales de noviembre de 2001 ya estaba lista la expedición. “Salieron de Sevilla en un Renault 21 con una ca leta (zona oculta para esconder heroína)”, recuerda uno de los conocedores de la historia. Obviamente, ninguno de los jefes iba a arriesgarse, así que reclutaron a gente de su confianza para el viaje. En el coche iba Ángel Moreno Pérez, un toxicómano con antecedentes por robo y que respondía ante el narco gitano. Junto a él, Maurice Chamieh, delegado en el viaje de Samir Yatim pero que también informaba al confidente de la policía. Con ellos estaba también una mujer española llamada Eugenia, divorciada y que había estado implicada en una trama de falsificación de dólares.

Un piso en Estambul

Una de las personas que controlaban la operación recuerda: “El coche se estropeó en Grecia, se paró. Ellos tenían la cita en Estambul y necesitaban más dinero para seguir. Hubo que mandarles 4.000 dólares más”. Viendo que la his toria se complicaba, Eugenia regresó a España desde Atenas, mientras que Maurice y Ángel pasaron dos semanas en un hotel griego y, con el coche reparado, se dirigieron a la frontera turca, aunque sólo el último entró en Turquía, donde le recogieron hombres de los traficantes chechenos.

Ángel Moreno declaró luego a la policía española tras su detención en Barajas, que unos individuos le llevaron “a varios bares de Estambul. Me emborracharon y me metieron en un piso. A punta de pistola me obligaron a meterme un cilindro por el culo”. Los traficantes le ordenaron llevar el cilindro a “un árabe de la costa del Sol”. Tras esto, Ángel sólo recordaba haberse despertado “en una playa de Grecia” desde donde se dirigió al aeropuerto de Atenas. El 7 de diciembre cogió un avión hasta Madrid. Según su testimonio, él no sabía lo que había en el tubo y pensaba que lo que iba a transportar desde Turquía era heroína. A su compañero de viaje, Ángel le explicó que había visto “mucha heroína” en la habitación de un piso turco y que “le metieron un huevo por el culo”.

El plutonio llega a Madrid

El 7 de diciembre de 2001 Maurice y Ángel llegaron a Barajas procedentes de Atenas. La policía, alertada por su confi dente, dejó pasar a Maurice y arrestó al toxicómano español. Ángel Moreno salió en libertad el 13 de diciembre, pero poco después –el 5 de enero de 2002– fue arrestado en Ayamonte (Huelva) cuando viajaba en un coche en el que la Guardia Civil encontró 850 gramos de heroína. Fue condenado a tres años y cinco meses de prisión por un delito contra la salud pública. Meses después, Maurice, el hombre que le acompañó en su viaje hasta Turquía, falleció a consecuencia de una insuficiencia respiratoria en un hostal en el centro de Madrid.

Según informó el confidente a la policía, lo que Ángel trajo en su intestino era una cápsula de material radioactivo para elaborar bombas sucias. Según el informador, la intención de Yatim al comprar la muestra era ofrecerla al mejor postor. En 2003, año y medio después de esta operación, algunos medios británicos publicaron que Yatim intentó introducir en el Reino Unido iridio192 desde Estambul escondido en baterías de coches. El iridio192 es un material nuclear altamente peligroso que, mezclado con un explosivo tradicional, como el semtex, puede provocar cientos de muertes y un largo periodo de contaminación. Según los mismos medios, Yatim –deportado a Siria por las autoridades británicas– vendía armas al IRA desde los años sesenta y había ofrecido material nuclear de la extinta URSS a los terroristas irlandeses.

Llama el FBI

La que iba a ser la operación más importante desarrollada jamás en España contra el tráfico de armas no pudo materializarse ante la falta de medios para abrir el misterioso cilindro que Ángel Moreno transportó en su intestino. Fuentes policiales han asegurado a interviú que el FBI norteamericano, a través de sus agentes de enlace destinados en la embajada de Madrid, se mostró interesado en la operación e incluso propuso hacerse cargo del cilindro, sin resultado. Cuatro años después, el caso se mantiene secreto y nadie ha sido capaz de saber qué le metieron exactamente por el culo al pintor de brocha gorda, algo “que sería gracioso, si no hablásemos de algo tan serio”, explica una fuente cercana a la investigación.

Último chivatazo: el 11M

Uno de los viajeros del plutonio acabó en prisión, otro murió. De la mujer nada se ha sabido después. El traficante gitano que financió la operación sigue gobernando un poblado en Dos Hermanas. Y el confidente de la operación ganó credibilidad ante los policías. Hoy sigue a sueldo del Estado y cobra de los fondos reservados por sus chivatazos, valiosos aunque no siempre correctos políticamente. De hecho, él fue uno de los que avisó antes de los atentados del 11M en Madrid de que algo terrible se estaba preparando. Por eso el juez Del Olmo le ha convertido en testigo protegido y le ha puesto escolta, en sus intentos de aclarar hasta el último detalle la mayor matanza terrorista perpetrada en España.

  • ¡Compartelo!
  • twitter
  • delicious
  • facebook
  • compartir por mail

Comentarios recientes

  • Angel Tarazona 01/08/2010 12:34

    ME PREGUNTO... QUIÉN ES REALMENTE ESE TAL SAMIR YATIM?

    Comentario fuera de tono

Añade tus comentarios
  • Los campos marcados con "*" son obligatorios

Publicidad

Publicidad

Lo +

Lo más leído

Lo más valorado

Lo más comentado