Sport
Reportajes / Artículos
Fotos exclusivas: Acuchilló a su tía Janaina, a su tío Marcos y a sus primos Carolina y David. Luego metió los cuerpos troceados de los adultos en bolsas de basura.

Asesinatos de Pioz: Las bolsas de los cadáveres

Fecha: 20/02/2017 Luis Rendueles / Vanesa Lozano ico favoritos Añadir a favoritos
  • Valoración
  • Actualmente 5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • Tu valoración
  • Actualmente 5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
¡Gracias!

Acuchilló a su tía Janaína y a sus primos Carolina, de cuatro años, y David, de uno. Esperó tres horas a que llegara su tío Marcos, y también lo mató. Troceó los cuerpos de los adultos y metió todo en bolsas de basura (a la izquierda). Ahora está en la cárcel, dolido porque no le dejan jugar al fútbol. Sin remordimientos ni pesadillas, no ha necesitado ningún tipo de medicación, ni siquiera para dormir en los cuatro meses que lleva encerrado. | Sigue leyendo.

Pasa los días aislado, en una celda de cristal. Cada dos o tres horas, le ponen al lado a otro preso. A diario sale tres horas al patio de la cárcel de Estremera, donde espera el juicio por los cuatro asesinatos que cometió el 17 de agosto en el chalé familiar de Pioz (Guadalajara). Aquella tarde, Patrick Nogueira acuchilló y mató a sus dos primos –David, de un año, y Carolina, de cuatro– y a la madre de los críos, Janaína Santos. Mientras esperaba al cabeza de familia, su tío Marcos Campos, escribió mensajes de Whatsapp a su amigo Marvin, que estaba en Brasil: “Ahora ha llegado el mejor momento, descuartizamiento”. Tras el último asesinato, en efecto, troceó los cuerpos de los adultos y metió todos en bolsas de basura que dejó en la casa antes de huir a su país.

El olor de los cuerpos alertó a los vecinos un mes después. En octubre, tras discretas gestiones de la UCO de la Guardia Civil, Patrick Nogueira salió de su refugio brasileño, cogió un avión y se entregó en el aeropuerto de Barajas. Desde entonces está en prisión. Pasó un mes en la de Meco y luego fue trasladado a Estremera (Madrid).

En estos cuatro meses de cárcel, mientras espera el juicio por sus crímenes, Nogueira no ha necesitado medicación ni ayuda psicológica. Según relatan fuentes penitenciaras a interviú, no ha tenido pesadillas, tampoco oye ya las “voces” que, como declaró tras ser detenido, supuestamente escuchaba desde hacía años debido a sus problemas con el alcohol. “No tengo estrés, no estoy deprimido, no tengo pesadillas, no oigo voces, no necesito medicación, no tengo problemas para dormir”, ha asegurado a varias personas que lo han visitado en la cárcel de Estremera, incluyendo a su madre y su hermana.

De hecho, cuando tiene que explicar por qué vino a España para entregarse (en su país estaba en libertad y su familia es de clase acomodada), el cuádruple asesino de Pioz lo tiene claro. “La ley de la cárcel de Brasil es que si has matado niños, te matan. Vine a España por miedo”, es lo que ha dicho a esos visitantes. Sí se queja Nogueira por el régimen de aislamiento en que vive en la prisión. Por eso, tiene previsto luchar para conseguir que le trasladen a otra cárcel. 

Argumenta Nogueira que en la prisión de Meco no tuvo ningún incidente con nadie y que allí lo “dejaban jugar al fútbol” en el patio, con otros presos. El fútbol es la pasión del joven brasileño, que soñaba con ser futbolista profesional. Con esa idea llegó a España, donde fue acogido por la familia de su tío, y probó fortuna, sin éxito, en varios clubes de Madrid.

En la prisión también lo han visitado y examinado los psicólogos del Instituto de Medicina Legal de Albacete, Cuenca y Guadalajara. Su informe, incluido en el sumario, dictamina que “no cumple los criterios diagnósticos necesarios para poder ser incluido en patología psiquiátrica”. Es decir, no es un enfermo mental. Los profesionales escriben en su informe que Patrick mostró con ellos “una actitud arrogante y prepotente, egocéntrica, con total ausencia de empatía” y detectaron en él “actitudes manipuladoras, frialdad emocional y afecto superficial”. El informe recoge que presenta un perfil de personalidad “psicopático” y que es una persona inteligente (116 de cociente intelectual, la media de la población se sitúa en 100). Incluso considera que puede serlo aún más porque es posible que hiciera el test cansado o con hambre. | Sigue leyendo.

  • ¡Compartelo!
  • twitter
  • delicious
  • facebook
  • compartir por mail

Comentarios recientes

  • Sentenzia 21/02/2017 0:38

    Tenían que haber dejado que se hiciera cargo la justicia brasileña. Desde España deberíamos haber aportado las pruebas del caso y dejado que fueran los tribunales brasileños los que lo enjuiciará y condenarán, para que de esa manera cumplir su condena en Brasil y tuviese lo que merece. Siendo todos implicados, víctimas y verdugos, brasileños, ellos era posible. Pero aquí, siempre con nuestro buenísmo y preocupación por los derechos humanos de los criminales, llegamos a un acuerdo con la hermana comprometiéndonos a que no permitiríamos a impedir que eso pasara. En EEUU se preocupan menos por los derechos humanos de los criminales y más por la justicia debida a las víctimas.

    Comentario fuera de tono

  • Marcelo Sampaio 20/02/2017 18:12

    Por favor deixe que venha para o Brasil, este demonio será queimado vivo aqui.

    Comentario fuera de tono

Añade tus comentarios
  • Los campos marcados con "*" son obligatorios

Publicidad

Publicidad

Lo +

Lo más leído

Lo más valorado

Lo más comentado

Publicidad

Lecturas recomendadas