Sport
Reportajes / Artículos
Más de trescientos inmigrantes irregulares han convertido una nave abandonada en su casa y en un recinto de recogida y selección de desechos

Barrio de Poblenou (Barcelona): Ca l’Àfrica, los okupas de la chatarra

Fecha: 17/01/2013 15:46 Núria Gabarrón / Fotos: Ángel García ico favoritos Añadir a favoritos
  • Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
¡Gracias!
Uno de los inmigrantes subsaharianos que viven en la nave abandonada del Poblenou sale con un carro a recoger chatarra.

Una antigua nave industrial en el barrio barcelonés de Poblenou se ha convertido en uno de los mayores asentamientos de inmigrantes irregulares de España. Allí conviven pacíficamente desde hace más de un año unas trescientas personas. Hay muchos ciudadanos de países subsaharianos, pero también rumanos, caribeños y sudamericanos. Además, más de ochocientas personas acuden a diario para labores de recogida de chatarra, venta de antigüedades y variopintas actividades culturales. 

Hay que situarse en agosto de 2001, cuando en Barcelona se desalojó la plaza de Catalunya. En ella dormían cada día centenares de inmigrantes africanos. De golpe tuvieron que irse sin ninguna solución legal y sin ningún derecho como refugiados. “No hubo más remedio que ir ocupando espacios y en ellos dar a conocer nuestra situación a los ciudadanos, con el objetivo de tejer puentes culturales y económicos, saber de dónde venimos y donde estamos”, dice Mamadou Kheraba, uno de los fundadores de Ca l’Àfrica, que es como se conoce a este asentamiento.

Desde hace más de quince meses, en Ca l’Àfrica se da una situación de excepción. Es el mayor espacio ocupado en toda España. Ya no se trata solamente de un espacio. Cada día, como hormiguitas, entran y salen centenares de personas de la antigua nave con un carro entre sus manos. Van a buscar chatarra. Todo el día, con jornadas de más de diez horas, caminan por la ciudad buscando en cualquier rincón alguna cosa que llevar a la nave. En esta hay más de diez espacios que se autogestionan como motor económico de Ca l’Àfrica. Cuando llegan a la nave con el carro lleno, se hace la selección y separación por materiales y productos. Al día, pueden llegar a sacar de 8 a 10 euros. Todo el material que entra va quedando almacenado en la nave de forma selectiva y ordenada. Posteriormente, toda esta chatarra es comprada por las empresas de chatarra más asentadas en Barcelona.

Los chatarreros regularizados utilizan a estas personas como empleados y así no tienen que salir a la calle a trabajar. Saben que son inmigrantes sin papeles que van a trabajar a cualquier precio.Al colectivo de Ca l’Àfrica le gustaría normalizar legalmente todo el trabajo realizado con la chatarra, crear una cooperativa y regularizar su situación como inmigrantes. Están cumpliendo una función social: trabajan para alguien y limpian la ciudad.

El Ayuntamiento de Barcelona conoce esta situación y dice que está estudiando el caso. En julio de 2012 hubo un intento de desalojo que finalmente no se llevó a cabo… Mientras, los carros van y vienen.

  • ¡Compartelo!
  • twitter
  • delicious
  • facebook
  • compartir por mail

Comentarios recientes

No hay comentarios

Añade tus comentarios
  • Los campos marcados con "*" son obligatorios

Publicidad

Lo +

Lo más leído

Lo más valorado

Lo más comentado

Publicidad

Lecturas recomendadas