Sport
Reportajes / Artículos
Condenada por injurias contra la monja que fue testigo de su adopción y que además es su prima

Cárcel para una niña robada

Fecha: 29/07/2016 Ana María Pascual / Fotos: Asociación Nuevo Rumbo ico favoritos Añadir a favoritos

No tiene los 40.000 euros para pagar la indemnización a sor Dolores, que es su prima y la persona que promovió su adopción en 1964. Por eso, en cualquier momento puede llegar la orden para que Ascensión López, presidenta de una asociación de niños robados de Almería, ingrese en prisión para cumplir cinco meses de condena por un delito de injurias contra la monja. Numerosas asociaciones de afectados por las adopciones irregulares han pedido el indulto para ella. | Sigue leyendo. 

Cristóbal López Castillo tenía 67 años cuando se convirtió en padre. Era un importante constructor almeriense y un destacado miembro de Falange. Hoy sería imposible en España que alguien de su edad pudiera adoptar a una criatura recién nacida, pero el 7 de mayo de 1964 Cristóbal López y su esposa, María Rodríguez, de 60 años, recogieron de la Casa Cuna de Sevilla a una niña, supuestamente abandonada, y le pusieron el nombre de María Ascensión. 

Fue una sobrina del constructor, la religiosa Dolores Baena López, hija de la caridad que trabajaba entonces en el Hospital de las Cinco Llagas de Sevilla –hoy sede del Parlamento andaluz–, quien promovió la solicitud de adopción de aquel bebé, que a partir de ese momento se convirtió en su prima, ante la Diputación de Sevilla.

Esta es la única versión que admite la Justicia referente al nacimiento y posterior adopción de Ascensión López. Ella, que hoy tiene 52 años y es la presidenta de la asociación SOS Bebés Robados Almería, denunció en 2012 a su prima, sor Dolores Baena, por mediar en su adopción, por la que sus padres pagaron 250.000 pesetas, según asegura que le relató su madre, aunque explica que no sabe quién se quedó con ese dinero. 

La denuncia llegó después de muchos años de intentos baldíos por parte de Ascensión para que su prima le respondiera a las dos preguntas que han marcado su vida: “¿De dónde salí yo?” y “¿soy una niña robada o mi madre renunció a mí?”. Sin embargo, su denuncia se archivó sin el más mínimo esfuerzo por parte de la Justicia, según denuncia Ascensión, por aclarar las circunstancias que rodearon su llegada a la Casa Cuna de Sevilla.  

 

Condena ejemplar 

La que sí prosperó fue la querella de la monja contra ella, que la acusó de injurias tras manifestar Ascensión en los medios de comunicación que la religiosa había organizado su adopción. La Justicia dio la razón a sor Dolores y, en septiembre de 2015, condenó a su prima al pago de una multa de 3.000 euros y a indemnizar a la religiosa con otros 40.000. 

Considera la jueza que estas palabras de Ascensión López: “La monja Dolores Baena organizó mi adopción por 250.000 pesetas” tuvieron el propósito de lesionar el honor de la hija de la caridad. “La sentencia es ejemplarizante y excesiva –opina Ascensión López–. Además, me sentí indefensa. Como no tengo dinero para hacer frente a esa indemnización, estoy en paro y enferma, con dos hijos a mi cargo, no me queda más remedio que ir a prisión”.

 

Lee aquí el resto de este reportaje y mucho más. 

  • Tags:
  • niños robados
  • monja
  • cárcel
  • juicio
  • tutela
  • bebé
  • indemnización
  • víctima
  • almería
  • interviú
  • ¡Compartelo!
  • twitter
  • delicious
  • facebook
  • compartir por mail

Publicidad

Publicidad

Publicidad