Sport
Reportajes / Artículos
Un compuesto quirúrgico en mal estado ha dejado ciegos total o parcialmente a 57 españoles. Los afectados acusan a la sanidad pública de inacción y oscurantismo

Ciegos y sin explicaciones

Fecha: 28/01/2016 Inma Muro / Fotos: Manuel Díaz de Rada, Andrés Gutiérrez y Miguel Ángel Santos ico favoritos Añadir a favoritos
  • Valoración
  • Actualmente 5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • Tu valoración
  • Actualmente 5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
¡Gracias!

Se operaron por desprendimiento de retina y han perdido la visión. La causa, un producto quirúrgico tóxico, el perfluoroctano (comercializado como Ala Octa). Cincuenta y siete son, de momento, los reconocidos oficialmente, pero la cifra de afectados en España podría alcanzar el centenar. Los que ya saben qué les ocurrió reprochan  a los servicios públicos de salud que no les informen y que tardaran  meses en dar la alerta. Mientras en Aragón se desechó, el producto en mal estado se siguió usando durante meses en quirófanos del resto de España, causando daños irreversibles y evitables. | Sigue leyendo.

Mikel González Etxepare es el paciente cero, el que dio la alarma sobre los terribles efectos de un producto quirúrgico en mal estado, el perfluoroctano, comercializado como Ala Octa por el laboratorio alemán Alamedics. Él puso cara al problema. Durante meses, pacientes de toda España como él se habían ido quedando ciegos tras operarse por desprendimiento de retina. El perfluoroctano, habitual en esas intervenciones y que también comercializan otros laboratorios, ha protagonizado otras dos alertas de la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios (Aemps). La última, el 23 de diciembre pasado, ordenó la retirada del Arcotane, compuesto francés tan nefasto como el Ala Octa. Una semana antes, en Australia ya se había advertido de sus graves efectos.A Mikel González, guipuzcoano de 44 años, le operaron tres veces la retina, en diciembre de 2014 y en mayo y junio de 2015. En la última perdió la visión del ojo izquierdo. Usaron el producto en mal estado y los daños son ya irreversibles. El 10 de julio de 2015, una semana después de la última intervención, su oftalmólogo le avisó por escrito de que podía haberle dañado el perfluoroctano defectuoso. Catorce días antes, la Aemps había lanzado una alerta sobre este producto. 

LEY DEL SILENCIO

Pero el comportamiento del cirujano de Mikel no es habitual. La mayoría de los afectados aún esperan una aclaración de los doctores y los servicios de salud. “A mí la sanidad vasca (Osakidetza) nunca ha llegado a comunicarme qué pasó en mi operación. Solo gracias a la profesionalidad de mi médico pude enterarme y emprender acciones legales”, cuenta González. 

Conoce el motivo que dejó ciegos a estos ciudadanos, aquí, en la edición PDF.

  • ¡Compartelo!
  • twitter
  • delicious
  • facebook
  • compartir por mail

Comentarios recientes

  • Juan Antonio Barea Luque 10/04/2016 11:20

    Soy uno de los afectados, es vergonzoso que en pleno siglo XXI ocurran estas barbaridades, me han arruinado la vida, solamente pido responsables y seguramente no habrá nadie que se haga cargo, ¡que vergüenza!

    Comentario fuera de tono

  • Anónimo 04/02/2016 10:20

    Por desgracia ya solo les queda reclamar dinero judicialmente.La vista nadie se la devolvera.La industria farmaceutica,otra intocable.

    Comentario fuera de tono

Añade tus comentarios
  • Los campos marcados con "*" son obligatorios

Publicidad

Publicidad

Lo +

Lo más leído

Lo más valorado

Lo más comentado