Reportajes / Artículos
Si hubieran muerto en una misión, sus familias habrían cobrado 140.000 euros

“Defensa nos ha traicionado”

Fecha: 28/12/2015 Ana María pascual. Fotos: Alberto Paredes/ Emilio Naranjo/ Sergio Barrenechea / Mayka Navarro. ico favoritos Añadir a favoritos
  • Valoración
  • Actualmente 1 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • Tu valoración
  • Actualmente 1 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
¡Gracias!

Una de las últimas cosas que ha hecho Pedro Morenés como ministro de Defensa, dos días antes de las elecciones generales, ha sido estampar su firma para denegar la indemnización que solicitan los dos militares heridos y las familias de los cinco fallecidos en la explosión ocurrida en 2011 en Hoyo de Manzanares (Madrid), cuando realizaban un entrenamiento antes de partir a Líbano en misión internacional. La justicia no ha aclarado los motivos de la detonación, pero la Guardia Civil concluyó que las minas con las que trabajaban estaban caducadas. Defensa se niega a indemnizar a las víctimas porque considera que con la pensión y el cobro de un seguro de vida ya están resarcidos. Ahora la batalla se libra en la Audiencia Nacional. | Descarga el reportaje completo. 

Es más probable que le toque a uno la lotería que sobrevivir cuando explosiona a tu lado una carga de casi 60 kilos de TNT. Esto lo piensa a diario José Manuel Candón Ballesteros (Medina-Sidonia, Cádiz, 1976), teniente de Infantería de Marina retirado. Habla de un milagro. Y razón no le falta. El 24 de febrero de 2011 murieron cinco militares y otros dos sufrieron heridas muy graves por la detonación inesperada de varios explosivos mientras realizaban una maniobra en el campo de tiro El Palancar, de la Academia de Ingenieros Militares, en Hoyo de Manzanares (Madrid). 

El teniente Candón, especialista en explosivos, fue el herido más grave. “Sentí como si una enorme bola de fuego me atravesara; una quemazón brutal y agonizante recorría mis pulmones; no veía más que destellos de luz, como explosiones de fuegos artificiales; me dolía mucho la cara –recuerda el militar–. Enseguida me di cuenta de que la vista y los oídos estaban fuera de combate; podía mover las manos y los dedos de los pies, pero estos flotaban en un líquido gelatinoso caliente. Me estaba desangrando poco a poco. Las heridas y perforaciones de los muslos y de la parte interna de las piernas me estaban arrancando la vida”

Lee el reportaje completo en la edición en PDF.

  • ¡Compartelo!
  • twitter
  • delicious
  • facebook
  • compartir por mail

Comentarios recientes

  • Lola 01/01/2016 12:18

    Es el peor Ministerio con diferencia, tengo familia trabajando ahí

    Comentario fuera de tono

  • José Lupiáñez Julios 30/12/2015 9:22

    ¿Y que esperabais de esa cuadrilla de traidores?.

    Comentario fuera de tono

Añade tus comentarios
  • Los campos marcados con "*" son obligatorios

Publicidad

Publicidad

Lecturas recomendadas