Sport
Reportajes / Artículos

Derramas en Canal

Fecha: 23/01/2006 0:00 Joaquín Vidal ico favoritos Añadir a favoritos
  • Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
¡Gracias!

En el tramo 3 del Canal de Navarra (obra auxiliar del embalse de Itoiz) hubo un extraño sube y baja de millones. Al final, costó al erario público cinco millones de más. Las obra estaba adjudicada a ACS y a familiares del presidente de Navarra.

En la UTE participan influyentes personajes: para esta obra la empresa de Florentino Pérez se unió a un grupo de sociedades donde tienen cargos de responsabilidad un hermano y un primo del presidente de Navarra, Miguel Sanz Sesma (UPN).

La UTE ganadora que lideraba ACS no presentó la oferta más barata ni la más rápida para ejecutar la obra. Sin embargo, “razones técnicas” hicieron que la empresa pública Canal de Navarra se decantara por ellos por 35.364.240 euros en septiembre de 2001. Ni ACS –como líder de la UTE– ni la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) –que controla un 60 por ciento de la sociedad de capital público Canal de Navarra, SA– han respondido a las cuestiones planteadas por interviú para aclarar estos extremos.

Para edificar esta conducción se debía construir un gran terraplén que acogería en su interior la caja del canal (por donde discurrirá el agua) que tendría una profundidad de 4,90 metros. Sin embargo, con el visto bueno de la dirección técnica de la obra, se redujo la anchura del camino de servicio previsto y la altura del canal. El enorme talud se haría menos profundo, y en su lugar, para coronarlo, se pondrían piezas prefabricadas de hormigón (llamadas New Jersey) similares a las que se colocan en las separaciones provisionales de las autopistas. Esto suponía un ahorro de casi el 30 por ciento en todas las fases de ejecución, aunque suponía sacrificar el pliego de condiciones técnicas al que se ajustaron todas las constructoras que licitaron para quedarse con la obra.

La dirección técnica de la obra accedió a este cambio sustancial en 2003. Las obras se habían iniciado en octubre de 2001. Teniendo en cuenta que el plazo de ejecución era de tres años, en 2003, cuando la dirección técnica de la obra admitió la modificación, la obra ya estaba prácticamente hecha de acuerdo con el proyecto cambiado y más barato. La dirección técnica –que está a cargo de la firma de ingeniería Incisa– accedió a esta modificación, entre otras razones, en aras del ahorro. Calculaban que se ahorrarían más de un millón y medio de euros respecto al precio de contratación. Sin embargo, una vez acabada –y cobrada– la obra, ha costado algo más de cinco millones de euros de más: el precio de adjucación incial era de 39 millones de euros; el modificado con el ahorro se quedaba en 38,3 millones; finalmente ACS y sus aliadas han cobrado 43,49 millones de euros. En el mismo informe donde se aprobaban las modificaciones se dejaba abierta la puerta para que el precio de la obra se disparara.

Florentino y sus aliados

En 2001 se produjeron llamativos detalles a la hora de adjudicar la obra. La propuesta de la UTE que encabeza Florentino Pérez no era la más barata de las que se presentaron al concurso para el Tramo 3 del Canal de Navarra. Su oferta, además, era tres millones de euros más cara que la presentada por otra UTE que encabezaba Dragados Obras y Proyectos. El plazo de construcción de ACS y sus aliadas era cinco meses superior (tres años en total) que el de Dragados. Además, había otros tres ofrecimientos más baratos que los de ACS, Harinsa y Navasfalt. Sin embargo, éstos acabaron haciendo la obra.

Harinsa (Hormigones Asfálticos de la Ribera), hoy denominada Harinsa Ambiental, realmente procede de una gran matriz, Canteras de Echauri y Tiebas, que domina otras sociedades como Áridos Gamen. Andrés Sanz Sesma –hermano del presidente de Navarra, Miguel Sanz– era entonces empleado de Harinsa. Después pasó a ser apoderado de otra de las empresas del mismo grupo, Áridos Gamen, según datos del Registro Mercantil. Un primo del presidente navarro, Antonio Sesma Gil, tiene parte de la propiedad de Harinsa y a su vez pertenece al consejo de administración de Navasfalt.

El grupo de empresas de referencia de los aliados en este negocio de Florentino Pérez son los propietarios de la mayor parte de las canteras del área cercana a donde se ha construido este tercer tramo del Canal de Navarra. De ahí que para quienes han estudiado la operación de esta licitación y sus liquidaciones finales sea tan llamativa la derrama en los materiales del terraplén.

El círculo de relaciones de esta UTE no acaba en la familia del presidente foral de Navarra. Buena parte de la tramitación la hizo Carlos Escartín, entonces director General de Obras Hidráulicas en el Ministerio de Medio Ambiente. Escartín abandonó en 2000 la Administración del PP para trabajar en ACS. Este ex alto cargo está imputado en varios delitos relacionados precisamente con su paso a la constructora de Florentino Pérez tras gestionar grandes obras que luego se llevó ACS, como el recrecimiento del embalse de Yesa (Huesca).

Canal de Navarra es una sociedad de capital público que se creó con el PP, con control tanto del Ministerio de Medio Ambiente –por medio de la Confederació Hidrográfica del Ebro (CHE)– como del Gobierno Foral. De hecho, en el consejo de administración se sienta, entre otros altos cargos políticos del Gobierno foral, Ildefonso Sebastián Labayen, asesor jurídico del presidente navarro. El objetivo de esta sociedad es sacar adelante el canal con el que se quiere aprovechar el agua que se guardará en el polémico embalse de Itoiz. Esta presa suma cientos de terremotos en sus alrededores desde que comenzaron las pruebas de funcionamiento y su llenado. Varios científicos alertan sobre la inestabilidad geológica del terreno en el que se asienta.

Una vez finalizado Itoiz, el objetivo es acometer los 117 kilómetros de conducción para suministrar a regadíos y localidades. Esta faraónica obra tendrá seis túneles, doce sifones, dos acueductos y cuatro embases en su recorrido (Villaveta, Monreal, Arjona y Pitiullas). El presupuesto es de 623 millones de euros.

El Gobierno del PP declaró la obra de “interés general” en 1997. De hecho, aunque el embalse de Itoiz y sus obras auxiliares, es decir, el Canal de Navarra, son un proyecto del equipo de Josep Borrell cuando fue superministro de Fomento, el impulso del PP ha sido decisivo para sacarlo adelante pese a las sentencias judiciales en contra. El diputado popular navarro Jaime Ignacio del Burgo ha sido uno de sus más fervientes defensores. Ahora, la llegada de la ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, no ha supuesto un freno, sino la continuidad a pesar de los graves problemas sismológicos que el pantano está provocando en la zona.

Canteras

Las modificaciones que proponía la UTE que lideraba Florentino Pérez –respaldadas por la dirección de la obra– estaban encaminadas a abaratar los costes. A mitad de obra el terraplén –la parte fundamental y más cara del canal– ya debía estar ejecutándose de acuerdo a esas modificaciones. Dado lo que se ahorraba de movimiento de tierras y también lo que se reducía en cuanto a material para el terraplén, considerando el coste del nuevo hormigón, se producía un ahorro de 2,39 millones de euros.

Ahora bien, ya se hacía constar un problema: había que cambiar los lugares de donde extraer el material del que se haría terraplén. Los quince capítulos de la liquidación de la obra son idénticos a los del presupuesto, con la única excepción del subcapítulo Movimiento de tierras, en concreto el material utilizado, cuyo coste pasa de cuatro millones de euros a 11,5. Eso, a pesar de que las modificaciones técnicas suponen casi medio millón menos de volumen del costoso terraplén. En un informe de la ingeniería Incisa, que vigila el cumplimiento de la obra, el último párrafo, en el apartado de presupuestos, dice que los precios de los nuevos materiales han sido “consensuados con el contratista excepto uno de ellos”. Se trata del precio de grandes cantidades de grava procedente de voladuras. Pues es éste único precio sin fijar el que ha supuesto que la obra del Canal de Navarra en este tramo valga cinco millones de euros más.

  • ¡Compartelo!
  • twitter
  • delicious
  • facebook
  • compartir por mail

Comentarios recientes

No hay comentarios

Añade tus comentarios
  • Los campos marcados con "*" son obligatorios

Publicidad

Publicidad

Lo +

Lo más leído

Lo más valorado

Lo más comentado