Sport
Reportajes / Artículos
La testigo clave del juicio por el 9-N

Dolores Agenjo: “Nos sentimos abandonados por el Gobierno”

Fecha: 07/02/2017 JJ Fernández. Fopto: Sergi Reboredo. ico favoritos Añadir a favoritos
  • Valoración
  • Actualmente 5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • Tu valoración
  • Actualmente 5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
¡Gracias!

“Decían que habría que quemarme como a una bruja, que personas como yo no deberían vivir, que ojalá me saliera un cáncer”. La experiencia de Dolores Asenjo, la profesora que se negó a entregar las llaves de su instituto para la consulta del 9N. | Descarga el artículo completo. 

El 9 de noviembre de 2014 se negó a entregar las llaves del instituto de Pedraforca (L’Hospitalet, Barcelona) que dirigía, y se convirtió en la única profesora que se negó a facilitar un colegio para el referéndum ilegal. Su testimonio es clave en el juicio que se celebra esta semana, y son claves los documentos que ha entregado al juez, que acreditan cómo se presionó a directores de escuelas.

Este martes va a declarar. Y la profesora Agenjo, ya prejubilada, vive los días previos con un temor que avala el recuerdo de “los insultos y amenazas que recibí –cuenta– en mi correo del centro”. Después, cuando fue a declarar en la intstrucción, “recibí en mi Messenger una avalancha. Yo ni lo abría, pero un día se me ocurrió mirar y me quedé… Bueno, horrible. Y leía en Facebook y en diarios digitales barbaridades, comentarios espantosos”.

¿Como cuáles?

Pues que habría que quemarme como a una bruja, que si soy retrasada mental, que si soy una inculta, que no debía ser profesora, que ojalá me muriera, que personas como yo no deberían vivir, que ojalá me diera un cáncer… cosas horribles, monstruosidades que yo jamás me atrevería a decir ni de mi peor enemigo. Esas expresiones que leía son esencia del fascismo, y dan miedo, auténtico pavor.

¿No lo denunció?

Tengo muchas cosas que hacer, y no me da la gana de perder el tiempo y envenenarme la sangre pensando en esto. 

¿Teme ahora una nueva oleada de insultos?

Claro que la temo, y espero que a la puerta del juzgado no haya nadie esperando para insultarme. No soy nadie importante, pero las cosas se están caldeando. Aunque yo declararé haya quien haya y me digan lo que me digan.

¿Estos días de tensión en Cataluña cómo se sienten ustedes, los que no están de acuerdo con el procés?

Los disidentes nos sentimos totalmente abandonados. Entre la gente con la que hablo, contraria a la secesión y partidaria de la Constitución, las libertades y la democracia, el sentimiento unánime es que estamos abandonados y a punto de ser vendidos. Sospechamos que el Gobierno está preparando un cambalache, por el que entregarían los derechos y las libertades de los ciudadanos de Cataluña a cambio de que los separatistas dejen de incordiar con la independencia. Por ejemplo, lo harán con la lengua. Mucha gente, no solo yo, piensa que en Cataluña se vulneran los derechos lingüísticos que constitucionalmente nos corresponden. Van a vender nuestros derechos para conseguir algo que no será más que pan para hoy y hambre para mañana.

¿Ningún acuerdo aplaca al independentismo?

Yo no hablo de independentistas, porque Cataluña no es una colonia que aspire a la independencia, sino de secesionistas, porque aspiran a la secesión. Y no creo que ningún acuerdo los calme: todo lo que se les da no es más que abono para que exijan más.

¿Cree que llegarán a ver sus ojos una república catalana independiente?

Pues hace un tiempo creía que no. Pero, tal y como se están sucediendo los acontecimientos y vista la total pasividad, la inacción, la pusilanimidad del Gobierno, yo diría que sí. El Gobierno juega con las armas de la legalidad y la Justicia, y está bien, pero son armas lentas, y esta gente va muy rápida. Para cuando se está juzgando a la señora Forcadell por incumplir sentencias, ya ha infringido doscientas más. Y llevarán diez años de independencia de facto y aún el Gobierno de España estará en que lo lleva al Constitucional. No se dan cuenta de que están en rebeldía. 

¿No es muy pesimista esta proyección?

Nos sentimos desprotegidos, desamparados. Quienes no viven en Cataluña ni se lo imaginan. Vivimos en una inseguridad total, en un temor insoportable. Un Gobierno español que no hace nada para parar esto deja a sus ciudadanos a merced de la tiranía. Tenemos un Gobierno local en nuestra Cataluña que debería proteger a los ciudadanos y velar por el cumplimiento de la ley y lo que hace es amenazarnos con que expoliará nuestros impuestos, con que nos obligará a incumplir la ley y a dejar de pagar impuestos al gobierno legítimo; con que va a hacer listas negras de jueces; con que va a eliminar el español como lengua oficial de Cataluña. Cuando oyes todo esto, personas como yo –y no somos pocos: le recuerdo que los separatistas no ganaron las elecciones el 27-S– nos sentimos desprotegidas.

¿Se sienten ustedes abandonados también por el resto de los españoles?

Creo que fuera de Cataluña no se entiende bien la importancia, la trascendencia, de lo que está pasando aquí. Algunas personas dicen, con frivolidad y ligereza alarmantes, que el tema catalán les cansa, y que ‘si quieren independizarse, que se vayan’. No piensan que hay muchos catalanes que no somos independentistas, no piensan en qué sería de nosotros. Otros me dicen: “¿Qué quieres, si ganan las elecciones?”, y no se dan cuenta de que el sistema electoral catalán está viciado y un voto de la Cataluña interior vale tres veces más que uno de Barcelona. Y luego hay una postura muy nociva, intransigente, anclada en el franquismo, que insulta a Cataluña y a los catalanes o que denigra a la lengua catalana. Decir barbaridades de los catalanes, además de injusto y de mala educación, hace mucho daño y justifica a los separatistas.

En una intervención pública, hace dos años, Dolores Agenjo se quejó con amargura de los insultos que recibe gente como ella: “Usan el insulto que saben que más nos duele: fascistas. A nosotros, que fuimos antiguos luchadores antifranquistas, que gritábamos aquel eslogan de ‘Llibertat, Amnistía, Estatut d’autonomía’, que arriesgamos nuestro físico en manifestaciones contra la dictadura mientras muchos ‘botigers’ (tenderos), hoy mutados en burgueses secesionistas, cerraban las persianas de sus negocios con cara de disgusto por el alboroto. A nosotros, que con todo idealismo y toda convicción democrática reclamábamos el derecho a la educación en la lengua materna catalana, ahora nos niegan el derecho a la educación en la lengua materna española”.

Esta maestra, con solo 19 años de edad, se implicó en la izquierda antifranquista, y durante una etapa fue simpatizante del FRAP. Ahora dice que, salvando las distancias, el ambiente le recuerda el agobio y la sensación de asfixia de la pelea contra la dictadura. “El nacionalismo catalán de hoy comparte características con el franquismo, porque supedita al individuo y los derechos individuales a la idea de nación. Y todo pensamiento que se aparte de su ideología es proscrito, etiquetado, metido en la lista negra. El temor cohíbe a mucha gente en Cataluña. La represión es menor que en el franquismo, lógicamente, pero es mayor el control ideológico de las personas, y la ideología está tomada por la clase dominante catalana, que es separatista”.

Algunas voces del nacionalismo catalán aventuran un in crescendo en este clima de tensión durante los próximos meses.

Me lo creo. Oyes a las personas que defienden el separatismo y llegas a la convicción de que los disidentes lo vamos a tener muy mal en Cataluña; pero muy, muy mal. Y esas cosas no las dicen los dirigentes de los partidos, sino sus militantes, en internet, en Twitter, Whatsapp. Y nadie les dice que se callen. Ni un solo dirigente de la CUP, de ERC o del PdCat ha dicho nada contra los estudiantes independentistas que agreden a otros estudiantes, los de Societat Civil Catalana, en la Universidad Autonóma. Ni he oído reprobar las expresiones xenófobas, que incitan al odio, contra otros españoles. Silbar el himno nacional en un partido de fútbol es una manifestación xenófoba, un gesto de animadversión a todos los españoles. Si Cataluña llega a ser un día independiente, todas estas posturas ¿cómo van a cristalizar?   | Descarga el artículo completo. 

  • ¡Compartelo!
  • twitter
  • delicious
  • facebook
  • compartir por mail

Comentarios recientes

  • indignado 10/02/2017 17:30

    ¿Y qué pasa si es de C's? ¿No tiene derecho? ¿Eso desacredita lo que dice? No entiendo qué queréis decir con esos comentarios

    Comentario fuera de tono

  • sebasuh 10/02/2017 1:53

    Ésta -"señora "es una infiltrada de C's..no digo nada mas.

    Comentario fuera de tono

  • MIQUEL FUENTES 09/02/2017 18:50

    Lo que nadie dice es que Dolores es de C's y se presento a eleciones a L'Hospitalet de Llobregat por esa formación, con testigos así ¿quien quiere enemigos?

    Comentario fuera de tono

  • astur 07/02/2017 17:09

    James, habría que verte a ti. ¿Por qué siempre se comenta el aspecto de una mujer y no el de los hombres? De reportaje, algo que decir? o es que no lo has pillado?

    Comentario fuera de tono

Añade tus comentarios
  • Los campos marcados con "*" son obligatorios

Publicidad

Publicidad

Lo +

Lo más leído

Lo más valorado

Lo más comentado