Sport
Reportajes / Artículos
Policía patriótica: éxitos, secretos y excesos de los cinco años del grupo creado para frenar la independencia de Cataluña.

El botín de los Pujol y la hija secreta de Artur Mas

Fecha: 03/04/2017 Luis Rendueles / Vanesa Lozano ico favoritos Añadir a favoritos
  • Valoración
  • Actualmente 3 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • Tu valoración
  • Actualmente 3 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
¡Gracias!

En 2012, cuando Artur Mas decidió romper con España, el Ministerio del Interior puso en marcha un grupo bautizado luego como policía patriótica. Investigaron a fondo la corrupción y lograron que Jordi Pujol confesara parte de su fortuna oculta. Quisieron captar como confidente a un hijo de Pujol, pero también indagaron en costumbres sexuales de otros políticos nacionalistas y hasta se intentó averiguar si Artur Mas había tenido una hija secreta con una mujer nacida en Extremadura. Enfrentados sus miembros entre ellos, el grupo siguió actuando fuera de Cataluña y acabó vinculado con la princesa Corinna y dando credibilidad a informes falsos para desacreditar a los líderes de Podemos.  | Sigue leyendo.

Artur Mas salió dando un portazo de su reunión con Mariano Rajoy el 20 de septiembre de 2012. No había acuerdo y Convergència se pasaba al lado oscuro. Por primera vez en su historia, iba a defender la independencia de Cataluña abiertamente en las siguientes elecciones, convocadas para el 25 de noviembre. Por esas fechas, varios comisarios de policía –entre ellos, José Villarejo y Marcelino Martín Blas– fueron convocados a una reunión en la que participaron también, según han confirmado tres de los asistentes, el director general de la Policía, Ignacio Cosidó, y el director adjunto operativo (DAO), Eugenio Pino, además de un representante del Centro Nacional de Inteligencia (CNI). “Fue una especie de tormenta de ideas donde se dijeron muchas cosas. Allí se habló incluso de tanques en la Diagonal y de tomar TV3”, recuerda uno de los participantes.

Todos estuvieron de acuerdo en que ningún país serio consentiría que una parte del territorio se separara. Y triunfó una tesis propuesta por varios comisarios. “Había que investigar a fondo la corrupción, que la tenían, y mucha, el famoso 3 por ciento que denunció Maragall. Y entrar allí no con tanques, sino con órdenes judiciales y furgones de la policía para llevarse detenidos”, rememora uno de los asistentes a la reunión.

1. Pujol en la bodega

La policía acusaba de pasividad al CNI en esta batalla. Y tomó la iniciativa. Apenas un mes después, los superiores policiales y políticos ya reciben una nota informativa: “Asunto. Plan Independentista. Fiabilidad: Alta”. En ella se habla de que el plan hacia la ruptura con España se había decidido en una reunión celebrada en noviembre de 2011 “con todos los poderes fácticos de Convergència” y a la que no fue invitado Josep Antoni Duran i Lleida. Según la nota, Jordi Pujol tomó la iniciativa en la reunión, celebrada en una bodega de la familia Sumarroca. En el informe se refiere que varios empresarios han recibido ya la petición de comisiones o dinero para “ir preparando la supuesta estructura del nuevo estado europeo que sería Catalunya”.

Los agentes, que viajaban a Cataluña con documentación falsa, se hicieron pasar por periodistas y empresarios. Las primeras informaciones difundidas (unas supuestas cuentas en Suiza de Artur Mas que no existían) contribuyeron a que CiU obtuviera 50 escaños en las elecciones de noviembre de 2012 (las encuestas le daban 72).

Con trabajo de campo e inteligencia, los agentes lograron, por ejemplo, convencer a una examante del hijo mayor de Pujol, Júnior, para que acudiera a declarar a la policía (a finales de 2012) y a la Audiencia Nacional. Recuperaron también a Javier de la Rosa, un empresario que había amagado con denunciar en varias ocasiones la trama corrupta de la familia Pujol.

 2. Un muerto en una fiesta

La presión sobre la familia Pujol arreciaba. El patriarca llegó a decir aquello de “¿qué coño es eso de la UDEF?”, en referencia a la unidad policial encargada de investigar la corrupción. En ese ambiente, uno de los comisarios patrióticos recibió la oferta de reunirse con uno de los hijos de Pujol en el despacho de un abogado madrileño.

Dos de las personas que estuvieron presentes han confirmado a interviú el contenido de la reunión. “En 2012, el hombre había estado en una fiesta, digamos ‘intensa’, en la que había muerto de un infarto otra persona. Había habido un atestado y quería que su nombre se borrara de allí para que su esposa no se enterara”, explica uno de ellos.

Con ese pretexto se convocó otra reunión, en un hotel de Madrid. Allí, el comisario Villarejo recibió una oferta por medio de un intermediario. “Le dijeron que diez empresarios catalanes ponían un millón de euros cada uno si quien fuera dejaba en paz a la familia. El comisario lo rechazó y le dijo: «No busques más, el que está jodiendo a tu familia soy yo. No me pagues con dinero, págame con información. Cuéntame cosas de los otros»”, en alusión a posibles casos de corrupción de ERC, la otra rama independentista y no afectada por ningún escándalo político. Esa oferta para captar a un Pujol fracasó, según las fuentes consultadas por interviu.

Otra operación de inteligencia la protagonizó un comisario que viajó a Andorra y logró que le dejaran hacer un pantallazo en el Banco Privado de Andorra, donde estaban las 12 cuentas de los Pujol. El diario El Mundo publicó la noticia y el patriarca confesó en verano de 2014, aunque atribuyó el dinero a una herencia del abuelo Florenci. Hoy, Pujol, su esposa y sus siete hijos figuran como investigados por la Audiencia Nacional.   | Sigue leyendo.

  • ¡Compartelo!
  • twitter
  • delicious
  • facebook
  • compartir por mail

Comentarios recientes

No hay comentarios

Añade tus comentarios
  • Los campos marcados con "*" son obligatorios

Publicidad

Publicidad