Sport
Reportajes / Artículos
La policía evita que una chica vasca de 16 años se vaya a Perú siguiendo los pasos de la joven de Elche y el líder de un grupo sectario

El ‘gurú’ de Patricia busca más españolas

Fecha: 08/01/2018 • Vanesa Lozano ico favoritos Añadir a favoritos
  • Valoración
  • Actualmente 2.5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • Tu valoración
  • Actualmente 2.5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
¡Gracias!

Ella también iba a convertirse en otra de las esposas del Príncipe Gurdjieff y repoblar el mundo con él tras el apocalipsis. La Ertzaintza ha averiguado que Félix Steven Manrique, líder de un grupo gnóstico, intentó “reclutar”por internet a otra chica española, de 16 años, que vive en Guipúzcoa. Lo hizo, según la investigación, usando como gancho a la joven alicantina Patricia Aguilar, que se fue con él hace un año. En octubre, varios agentes se entrevistaron con la chica y sus padres. Luego, informaron de sus pesquisas a la Fiscalía de Menores. | Sigue leyendo. 

Todo estaba listo. La cría, de 16 años, había ido siguiendo todos los pasos que el maestro G le había ordenado durante meses a través de internet. Ya estaba preparada para formar parte de “las elegidas”, un grupo de “esposas sumisas” con las que el gurú peruano Félix Steven Manrique, de 34 años, proclama que repoblará el mundo cuando éste llegue a su fin. La Ertzaintza descubrió sus planes en otoño y abrió una investigación.

Sus pesquisas apuntan a que la menor, que vive con sus padres en un pueblo de Guipúzcoa, iba a seguir los pasos de Patricia Aguilar, la joven que se marchó de su casa en Elche (Alicante) el 7 de enero de 2017 al cumplir 18 años y a quien su familia y varios testigos sitúan viviendo junto a Manrique y su “grupo sectario gnóstico” en Lima (ver número 2.145 de Interviú). 

“Manrique habría seguido el mismo modus operandi que para captar a Patricia. Contacta con ellas cuando aún son menores de edad, les ofrece ayuda y servicios espirituales y las prepara para que, cuando cumplan 18 años, dejen su vida y se entreguen a él”, asegura una fuente policial. Los agentes creen que el gurú, que está siendo investigado por un juzgado de Elche y ha sido denunciado en su país por malos tratos y abusos sexuales a una niña de nueve años, utilizó a Patricia como “cebo o gancho” para “reclutar” a la menor vasca y aumentar con ella “su harén”.

“Visiones”

Además de las conversaciones que la menor y Manrique mantuvieron aquellos meses, los investigadores han averiguado que la chica también intercambió varios mensajes con la joven alicantina en una red social el verano pasado. Según ha podido saber interviú, Patricia trató de ganarse la confianza de la nueva seguidora del grupo preguntándole por sus estudios, sus aficiones y su relación con su familia e incluso le aconsejaba meditar y escribir sobre sus “visiones” para ganar puntos con el líder, “G”, en su proceso espiritual. 

El pasado mes de octubre, la Ertzaintza identificó a la menor. Un grupo de agentes se desplazaron a su casa y se entrevistaron con ella y con sus padres. La chica admitió que, tiempo atrás, un tipo que se hacía llamar “Príncipe Gurdjieff” había contactado con ella por Internet, le había pedido fotos suyas y se había interesado por su vida. Según el relato de la adolescente, su “amigo” se refería a ella como “esposa” y le aseguraba que “había sido elegida para ayudarle en su misión de crear un nuevo mundo”.

La joven, que también reconoció haber hablado con Patricia en varias ocasiones, contó a los policías que “G” la había animado a ahorrar dinero en “una hucha” hasta que cumpliera la mayoría de edad. Tras la entrevista, los policías decidieron redactar un informe para informar de lo ocurrido a la Fiscalía de Menores. Los padres de la chica podrían presentar una denuncia contra Manrique si quisieran, como ya ha hecho la familia de Patricia ante la Policía Nacional de Elche y también hizo hace unos meses una asociación de criminólogos en una comisaría de Madrid. 

“Conocimos el caso y decidimos denunciarlo para evitar que otra niña cayera en lo mismo que Patricia, pero no podemos dar ni un solo dato más porque se trata de una menor de edad”, afirma Noelia Bru, prima de Patricia y portavoz de la familia. Reconoce, eso sí, que “sería de gran ayuda” que los padres de la chica vasca denunciaran a Manrique: “Gracias a nuestro caso, la familia de esa niña sabe quién ha intentado captar a la suya. Ella está bien, pero si no denuncian puede que más niñas corran la suerte de Patricia. Además, su denuncia daría un empujón al tema de mi prima. El juzgado lo tiene parado a la espera de un informe de Interpol, que lleva investigando desde mayo, y que nunca llega”. 

La familia de Patricia y la abogada de SOS Desaparecidos, Maite Rojas, consiguieron que un juzgado de Elche abriera diligencias contra el gurú tras presentar pruebas de que pudo “captar” a la joven cuando tenía 16 años y por tanto, era aún menor de edad. Es el único resquicio legal que tienen para tratar de recuperarla, porque el Código Penal español no reconoce como delito el abuso de debilidad ejercido por grupos coercitivos cuando la víctima es mayor de edad, como sí ocurre en Francia o Luxemburgo. Patricia, que acaba de cumplir 19 años, asegura que está en Perú “voluntariamente” y no pertenece a ninguna secta. Así lo comunicó el pasado febrero al consulado español en Lima, donde se presentó acompañada de Manrique. Un funcionario les tomó declaración a ambos. 

“Una tapadera”

El hombre aseguró dirigir una ONG llamada Acoracom que, según la familia de Patricia, “es una tapadera. El edificio de Lima donde se supone que tiene la sede está abandonado y en venta”.

En junio, Patricia y Manrique concedieron entrevistas a varios medios de comunicación españoles y peruanos. Desde entonces, ni la familia de la chica ni las autoridades de Perú conocen su paradero. Varios testigos la situaron durante un tiempo viviendo en un piso de Lima, junto a Manrique y otras mujeres “sumisas” a él. “Sabemos que no ha renovado su visado, por lo que está allí en situación irregular”, señala su padre, Alberto Aguilar. En la casa de la joven, están inquietos: “acabamos de cumplir un año sin ella y no vemos el final de esta pesadilla”, se queja el hombre. Pero sobre todo, están preocupados.  | Sigue leyendo.

  • ¡Compartelo!
  • twitter
  • delicious
  • facebook
  • compartir por mail

Comentarios recientes

No hay comentarios

Añade tus comentarios
  • Los campos marcados con "*" son obligatorios

Publicidad

Publicidad

Publicidad