Sport
Reportajes / Artículos
Puerto de Santa María (Cádiz): El dueño de tres clubes de alterne, asesinado y quemado por un antiguo socio

El rey del sexo acabó en un saco de pienso

Fecha: 11/05/2015 Vanesa Lozano ico favoritos Añadir a favoritos

Sus padres regentaban una pollería en León, donde nació, pero él decidió montar su propio negocio en El Puerto de Santa María (Cádiz). Allí se convirtió en el rey del sexo. Ángel Federico Rodríguez, de 55 años, era el dueño del Oh! Palace, un local de alterne situado en la carretera de Sanlúcar de Barrameda, escenario de actuaciones de alguna famosa televisiva y también de reyertas entre capos y bandas organizadas. Además, se había hecho con la gestión de otros dos prostíbulos en Andalucía. Descarga el reportaje completo.

Fachada del Oh! Palace, uno de los clubs de alterne de Ángel Federico Rodríguez.

Ángel Federico Rodríguez tenía novia y amante, ambas veinte años más jóvenes que él. Compartía su casa en Chipiona y una lujosa mansión en Sotogrande donde pasaba los veranos con la primera, Emily Suárez, una modelo gallega de 35 años que fue Dama de Pontevedra en 2005 y protagonista de la campaña publicitaria de una prestigiosa firma de relojes en 2012. Con la segunda, una rusa de 34 años afincada en El Puerto de Santa María, se veía a escondidas.
El 26 de febrero las dos mujeres lo echaron de menos. Los bomberos encontraron su coche en la urbanización Las Palmeras, a las afueras de El Puerto de Santa María. El cadáver estaba dentro del maletero, calcinado y con un disparo en la cabeza. El fuego había borrado todas las pruebas del crimen, excepto una: los asesinos habían envuelto el cuerpo en un saco de pienso para caballos con el anagrama de una marca sevillana, Piensur. Este detalle permitió a los agentes de la Udev (Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta) de la comisaría de El Puerto llegar hasta el principal sospechoso, Alberto Padilla, de 39 años, un antiguo socio del empresario, aficionado a la hípica y cuya novia usaba ese alimento para los caballos de un picadero familiar.
Padilla compartió con Rodríguez la gestión del Oh! Palace hasta marzo de 2013, cuando la policía cerró el local y lo único que les quedó en común fue una ristra de deudas que ninguno de ellos quería pagar. Hoy está en prisión, acusado de ser el autor material del asesinato junto a su pareja y dos antiguos empleados, que le habrían ayudado a acabar con la vida del empresario.
La pareja de Ángel Federico Rodríguez, Emily Suárez, había denunciado su desaparición el 25 de febrero, un día después de que el hombre saliera de casa precipitadamente tras mantener una discusión telefónica con Padilla. La policía investigó la llamada y averiguó que aquella mañana Rodríguez se citó con su exsocio para solucionar viejas rencillas.

Descarga el reportaje completo.

  • Tags:
  • Puerto de Santa María
  • prostíbulos
  • Cádiz
  • club
  • asesinato
  • disparo
  • socio
  • investigación
  • alterne
  • suceso
  • criminal
  • mafia
  • ¡Compartelo!
  • twitter
  • delicious
  • facebook
  • compartir por mail

Publicidad

Publicidad

Publicidad