Sport
Reportajes / Artículos
Said Alla, uno de los terroristas del 17-A, dejó una carta a su familia. También copió a mano y guardó un pasaje de El Corán que pudo inspirarle para cometer los atentados

El testamento de un yihadista

Fecha: 11/09/2017 Vanesa Lozano / Luis Rendueles ico favoritos Añadir a favoritos
  • Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
¡Gracias!

Antes de salir a matar en nombre de Alá el 17 de agosto en Cataluña, Said Aalla, un joven de 18 años, dejó en su casa una pequeña carta manuscrita en español a modo de testamento. En ella, el que había sido camarero en un bar de Ripoll (Girona) pide a su familia, especialmente a su madre, disculpas por las "molestias". Los Mossos d'Esquadra encontraron esta nota junto a un fragmento de la Sura 78 de el Corán, el único que el joven yihadista había copiado a mano y en árabe, y que reza así: "El día del juicio final ya está determinado". | Sigue leyendo. 

Os pido perdón por las molestias que os he causado, sobre todo a los padres i en especial a mi madre". La carta no tiene fecha ni firma, pero fue escrita de puño y letra por Said Aalla, uno de los integrantes de la célula terrorista que cometió los atentados de Cataluña el pasado 17 de agosto. Así figura en el atestado elaborado por los Mossos d'Esquadra al que ha tenido acceso interviú.

El documento, escrito en castellano y con algunas faltas de ortografía, es casi un testamento, el único encontrado tras los atentados. "Es el último trámite del muyahidín (soldado) para ponerse a bien con sus seres queridos y con Alá antes de morir", explican expertos en la lucha contra el terrorismo islámico.

El manuscrito fue recuperado por los investigadores durante el registro del piso de Ripoll (Girona) donde el joven Said vivía con sus padres y sus hermanos. De esa casa salieron dos de los yihadistas que sembraron la muerte y el pánico en Cataluña el 17 de agosto. Said, el autor de la carta, conducía el coche Audi A3 con el que trató de cometer otra matanza en el paseo marítimo de Cambrils (Tarragona). Su hermano mediano, Youssef, murió en la explosión de la casa de Alcanar donde estaban fabricando bombas la noche anterior.

Deudas

En su escrito, Said Aalla, que trabajó hasta hace unos meses como camarero de un bar de Ripoll y poco antes de los atentados estaba estudiando un curso de electromecánica, da instrucciones sobre cómo saldar las deudas que había contraído: "Us dejo encargados de vender todas mis cosas (...) para cubrir las deudas que os devo: -1.000 € (mi madre), -1.000 € (Mohamed)".

Los investigadores creen que lo hizo siguiendo uno de los requisitos de la Sunna (segunda fuente de legislación islámica) que obliga al buen musulmán a saldar sus cuentas pendientes antes de reunirse con Alá: "Todo será perdonado al mártir, excepto la deuda". En cuanto al Mohamed al que se refiere en su carta, todo indica que se trata de su hermano mayor, que fue detenido tras los atentados y luego puesto en libertad.

El joven terrorista también dejó constancia en su nota de lo que su familia debía hacer con el resto de sus posesiones: "I lo que sobre lo dais de(...) a los pobres", escribió en alusión, según los expertos antiterroristas, al zakat, uno de los cinco pilares del islam, recogido en el Corán, que consiste en hacer ofrendas a los necesitados.

Analistas de inteligencia que han tenido acceso a la carta explican que el encabezamiento: "Si me sobreviene la muerte os dejo una nota...", indica que los terroristas no "tenían claro que fuera necesario que se suicidaran tras cometer los atentados". Añaden que "tuvieron que improvisar, darse prisa y cambiar el plan original (volar con un camión cargado de explosivos la Sagrada Familia, según la tesis de los investigadores) después de la explosión de la casa de Alcanar; de forma que no hubo tiempo de muchas despedidas". Los mismos expertos confirman que la última carta de Said Aalla fue "escrita apresuradamente, es breve y carece de detalles". Eso la distingue de otras despedidas de terroristas islamistas, que graban vídeos (luego editados y disponibles en internet bajo el título, por ejemplo, de Convoy de los Mártires 1 y 2) o llaman por teléfono a sus madres.

Esto último hicieron dos de los terroristas autores del 11 de marzo de 2004 en Madrid. Mohamed Oulad Akcha, cercado en el piso de Leganés, llamó a Marruecos antes de suicidarse: "Madre, voy a morir. Los infieles no nos veían mientras colocábamos las bombas en los trenes. Y ahora queremos hacer más sangre". El que fuera su jefe en el grupo terrorista, Jamal Ahmidan, El Chino, hizo lo mismo con su madre y sus hermanos en Marruecos. Uno de ellos trató de consolar a la madre diciéndole que mueren más personas en los accidentes de carretera.

Otro de los terroristas del 11M, Abdenabi Kounjaa, que vivía en Parla (Madrid), dejó una detalladísima carta de despedida a su familia antes de inmolarse en Leganés el 3 de abril de 2004, con mensajes específicos para sus hijas, su esposa y sus "hermanos en el camino de Allah".

Said Aalla dejó otro escrito en su casa antes de salir a cometer los atentados. De su puño y letra, pero esta vez en árabe, guardaba la Sura número 78 del Corán, titulada "La Noticia", y que trata sobre el castigo que Alá tiene preparado para "los infieles". El Corán consta de 114 Suras o capítulos. La yihad original (esfuerzo hacia Dios) aparece 35 veces en el texto y es pacífica e individual. Los salafistas hacen la interpretación, sin embargo, de que la yihad justifica atentados y matanzas.

Said Aalla copió íntegro el capítulo 78, que a partir de la aleya (versículo) 17 anuncia que "El Día del Juicio Final ya está determinado. Ese día se soplará la trompeta y os presentaréis en grupos. Se abrirá el cielo y será todo puertas. Las montañas serán arrancadas y creeréis que es un espejismo".

Los investigadores creen que Aalla fue adoctrinado utilizando ese pasaje de el Corán para prepararse a cometer la matanza en Barcelona. "Según su interpretación, el día del juicio final sería el día de los atentados, el día que se abrirían los cielos", traduce un experto en la lucha contra el terrorismo yihadista. | Sigue leyendo. 

  • ¡Compartelo!
  • twitter
  • delicious
  • facebook
  • compartir por mail

Comentarios recientes

No hay comentarios

Añade tus comentarios
  • Los campos marcados con "*" son obligatorios

Publicidad

Lo +

Lo más leído

Lo más valorado

Lo más comentado

Publicidad