Sport
Reportajes / Artículos
Un informe del geólogo y profesor universitario Antonio Casas alerta del peligro de construir un embalse tan grande en zona sísmica.

Enciso (La Rioja): Mirando de reojo a la presa

Fecha: 28/08/2017 Elena García Quevedo / Fotos: Alberto Paredes ico favoritos Añadir a favoritos

En mayo, la tierra se movió dos veces en Enciso (La Rioja), “una de las zonas con más incidencia de terremotos del norte de la Península”, según el geólogo Antonio Casas. Este profesor universitario asegura que la enorme presa que se está construyendo es un peligro para sus 151 habitantes. La Confederación Hidrográfica del Ebro sostiene, sin embargo, que la falla no es una amenaza. Vecinos, ecologistas y guardas forestales miran de reojo a la impresionante pared de hormigón. | Sigue leyendo

La futura presa de Enciso (La Rioja), donde las palas están derrumbando casa a casa el pueblo entero de Ruedas de Enciso, transcurre junto a un viaducto inolvidable. Cuando uno se sitúa en el primer pilar que sostiene la carretera sobre el barranco de Nocedillo, el vértigo del vacío se siente bajo los pies. El pilar está desajustado y el suelo de la carretera se abre unos milímetros al vacío. Centenares de camiones y turismos la atraviesan. La vía trae a visitantes en busca de las huellas de dinosaurios, aguas termales, paz y una impresionante riqueza natural. Y también une comercialmente los pueblos de la ribera del río Cidacos con Soria. Para algunos, esta es la evidencia del movimiento de la falla bajo la presa. Para otros, es un error de construcción. 

Muy cerca, los taludes se han precipitado desde la montaña sobre la carretera a medio hacer. La construcción de la carretera se ha llegado a interrumpir por los derrumbes. El geólogo Antonio Casas suele traer aquí a sus alumnos de la Universidad de Zaragoza para que descubran lo que él considera “el talón de Aquiles del futuro embalse. La combinación de tener una falla en movimiento en su seno con estar sobre una tierra que se desliza como un pastel de milhojas es nefasta. Puede provocar movimiento de tierra y catástrofes gigantes”

Casas es uno de los mayores expertos en la geología de la zona. Profesor de Ciencias de la Tierra desde hace treinta años, es responsable, junto a Pep Gisbert, del informe que advierte sobre las posibles consecuencias catastróficas si la presa sigue adelante tal cual está planificada. “Históricamente esta zona ha tenido importantes terremotos.Uno de ellos alcanzó la fuerza del de Lorca, pero no tuvo consecuencias mortales. Esta es una de las zonas con mayor incidencia de terremotos del norte de la península Ibérica”, dice el científico. De hecho, los terremotos, registrados en los documentos de algunos ayuntamientos y por el Instituto Geográfico Nacional, forman parte de la memoria ancestral del valle. Las grietas son persistentes en fachadas de iglesias y conventos, hay crónicas completas y las historias han pasado de padres a hijos como heridas sin curar.

 “No hay riesgo”

Según la Confederación Hidrográfica del Ebro, “no es necesario, tal y como establece la normativa de presas en vigor, un informe específico sobre sismicidad en Enciso. El motivo científico es que la aceleración sísmica básica no alcanza 0.04 g, el límite determinado por la normativa sísmica vigente para hacer preceptivo un informe específico”. Esta presa es la mayor inversión del gobierno central en La Rioja, con un presupuesto de 91.750.581 euros.  

En la respuesta de la Confederación se asegura que “afirmar que hay una falla en Enciso no implica ningún tipo de riesgo añadido a la obra, ni tampoco complicaciones para su construcción. (...) El caso de Enciso no es de una falla activa”.

Nadie en la zona es capaz de avalar esta afirmación, menos aún desde el pasado mes de mayo, cuando la tierra se movió dos veces y los habitantes de la comarca despertaron de madrugada con la sensación de que todo podría caer sobre ellos. “Nadie puede afirmar categóricamente que no hay una falla activa en este lugar. Si ha habido movimientos sísmicos es que hay fallas activas”, sostiene José Luis Simón, profesor de la Universidad de Zaragoza y experto en fallas activas. “La norma en vigor no recoge los últimos datos de peligrosidad sísmica ni el mapa donde se ve un nuevo valor de aceleración, según el cual sí hay movimientos en esta tierra”, añade Simón.

Luis Cabañas, experto en sismicidad del Instituto Geográfico Nacional, asegura que “aunque haya nuevos datos que demuestran los terremotos en la zona, los técnicos de la presa no los tienen en cuenta y se acogen a la norma en vigor, actúan dentro del margen de la ley”.

Desde Arnedillo, el paradisiaco enclave junto al río Cidacos y bajo la presa, la existencia de una falla activa en la zona es tan incuestionable como las altísimas temperaturas de sus aguas termales, que atraen turistas desde hace decenas de años. Según el estudio de Antonio Casas, en caso de catástrofe el agua inundaría la mayor parte del pueblo. Aún así, el alcalde de Arnedillo, Pedro Montalvo, del PSOE, es un ferviente defensor de la presa. “El terremoto de mayo fue importante. Se movió el suelo. Pero al día siguiente, la gente estaba cien por cien tranquila. No me meto en los movimientos sísmicos ni la presa, no soy geólogo. Eso sí, pediría al gobierno de La Rioja que abra una oficina informativa sobre peligrosidad sísmica para velar por los intereses de los vecinos y la construcción de vivienda familiar”, razona el edil. “Apoyo cien por cien la presa. Lo único, si se hiciera ahora de nuevo, no debería ser tan grande, es desproporcionada”.| Sigue leyendo

  • Tags:
  • geólogo
  • embalse
  • enciso
  • presa
  • terremoto
  • informe
  • obras
  • la rioja
  • ¡Compartelo!
  • twitter
  • delicious
  • facebook
  • compartir por mail

Publicidad

Publicidad

Publicidad