Sport
Reportajes / Artículos
Tras la huella de Eros

Especial Culos

Fecha: 09/08/2013 11:43 Texto: Alberto Gayo ico favoritos Añadir a favoritos
  • Valoración
  • Actualmente 3.5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • Tu valoración
  • Actualmente 3.5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
¡Gracias!

Querido lector:
Las páginas de este suplemento deben pasarse muy despacio, con suavidad. Hay poco que leer y mucho que admirar. Está usted ante el primer Especial Culos que publica interviú. Así que no se obsesione, gócelo. El trasero femenino es fascinante. Nos lo llevan repitiendo a lo largo de la historia pintores, escultores, fotógrafos, escritores y cineastas… De Velázquez a Klimt, de Tiziano a Botero, de Man Ray a Tinto Brass, de Tamara de Lempicka a Isabel Muñoz. Todos los grandes genios iban tras la huella de Eros, por eso ensalzaron la belleza del culo, para nuestro deleite, por nuestro bien. Pero puede que no hiciese falta: ¡lo sabíamos de sobra! Las nalgas de una mujer se tornan delirio, movimiento perfecto, volumen sinuoso. Nos perdemos, nos despistamos, soñamos. Quién no se ha mareado fijando la mirada, quién no ha dibujado giros impecables de la cabeza para no perderse esa manzana desconocida. Ya lo dijo el novelista francés Guy de Maupassant: “La esencia de la vida es la sonrisa de un trasero femenino redondo, bajo la sombra del aburrimiento cósmico”. No se asuste, en este suplemento no hay tedio, distracción posible ni filosofía. El cosmos son los 37 años que lleva interviú en los quioscos. Hemos seleccionado cincuenta fotografías, cincuenta mujeres, cincuenta culos, pero podían haber sido doscientos o más (ya habrá tiempo).
Perdonen que tiremos de Sabina (incluso que manipulemos una de sus letras) pero sobre el papel, igual que sobre la tierra, siempre habrá culos venenosos y culos imán, culos que nunca recibirán postales de amor y que dicen que sí cuando dicen que no, culos de fuego y de helado metal, culos que matan y otros que curan, culos capaces de hacernos perder la razón.
Dice mi compañera Ana de Blas que el culo más hermoso, el perfil exacto de la curva perfecta, es el de La Venus del espejo (Diego Velázquez). Quizá esté en lo cierto. O a lo mejor usted encuentra la curvatura ideal en la imagen de portada, en Verónica Hidalgo y su hiperrealismo puro; en la geometría de Elisabetta (página 61), en el claroscuro cinematográfico de la Molinari (páginas 12-13), en la dulce y bucólica Celine Tyll (10-11), en el barroco arqueo de la espalda de Franceska Jaimes (24-25) o el escorzo de Fabyola François (42-43)… “Entonces descubres –dice Ana– que da igual, qué más da si todas somos ella, Venus otra vez. Si cada mujer hace por conseguir su espejo, y algún que otro día se coloca de espaldas a él, gira su cabeza y mira con orgullo divino su trasero. Si tú, nosotras y el viejo bribón del pintor sabemos que no hay pintura, ni foto ni diosa que valga, pues solo en la carne mortal podemos apenas asomarnos un momento a la belleza verdadera”.
Recuerden: suavidad y sosiego. Estamos en agosto y hace calor, mucho calor.

Seguro que estás deseando que suba la temperatura, un poco más... Descárgate ya el especial completo con los 50 mejores culos de la historia de @interviu_

  • ¡Compartelo!
  • twitter
  • delicious
  • facebook
  • compartir por mail

Comentarios recientes

No hay comentarios

Añade tus comentarios
  • Los campos marcados con "*" son obligatorios

Publicidad

Publicidad