Sport
Reportajes / Artículos
Las pistas que dejó un republicano forzado a enterrar a sus compañeros fusilados permiten localizarlos en una fosa común

La lista de Leoncio

Fecha: 23/11/2012 14:40 Juan José Fernández ico favoritos Añadir a favoritos
  • Valoración
  • Actualmente 5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • Tu valoración
  • Actualmente 5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
¡Gracias!

En la negra postguerra, Leoncio Badía inhumó en fosas comunes del cementerio de Paterna (Valencia) a más de 2.000 republicanos condenados a muerte. Como ellos, el sepulturero era un vencido de la guerra civil. Hoy se descubre que a un número no determinado de asesinados por el franquismo les anotó el nombre y guardó su identificación en botellas que colocó junto a los cadáveres. Ya han aparecido doce. Cinco familias de Valencia esperan que los análisis de ADN confirmen sus identidades.

Vestido con blusón y espardeñas, posa un jovencísimo Leoncio Badía. Vestido con blusón y espardeñas, posa un jovencísimo Leoncio Badía.

Ya no hay forma de saberlo, pero quizá, cuando abría a pico y pala una fosa para enterrar a su hijo, Leoncio Badía Navarro pensara que aquel agujero del cementerio de Paterna sería con el tiempo también su propia tumba. Hoy Leoncio yace allí con su primogénito, un bebé al que dio su mismo nombre. En noviembre de 1943, una pulmonía se llevó a Leoncio Badía Granell, de 19 meses de edad. Al propio Leoncio padre le tocó cavar la fosa y meter al bebé dentro. Al fin y al cabo era el enterrador municipal.

Durante los años en que ejerció ese oficio, Leoncio Badía hizo muchísimos enterramientos en el cementerio de Paterna, pero ninguno como aquel. “De vez en cuando me contaba lo duro que le resultó hacer aquella tumba”, recuerda Maruja, su hija. La noche anterior, con el hijo de cuerpo presente, el sepulturero le escribió un poema a modo de despedida, enrolló el papel y lo metió en una botella que tapó con un corcho y depositó junto al niño muerto. Hoy sabemos que no era la primera vez. Se ha descubierto ahora que, en los negros años 40, Leoncio arrojó numerosas botellas con mensaje al océano de cadáveres en que se convirtió el camposanto de Paterna. El recinto alberga algunas de las fosas comunes más grandes de España, pues a 500 metros de allí está el paredón en el que fusilaron a 2.238 republicanos. 

Reportaje completo en la revista interviú y en la Edición Digital: http://pdf.interviu.es

  • ¡Compartelo!
  • twitter
  • delicious
  • facebook
  • compartir por mail

Comentarios recientes

No hay comentarios

Añade tus comentarios
  • Los campos marcados con "*" son obligatorios

Publicidad

Lo +

Lo más leído

Lo más valorado

Lo más comentado

Publicidad