Sport
Reportajes / Artículos

La Veneno pasa factura

Fecha: 24/04/2006 0:00 Daniel MONTERO ico favoritos Añadir a favoritos

José Antonio Ortiz Rodríguez, más conocido como ‘La Veneno’, ha salido de la cárcel. Programa tras programa, narra en sus comparecencias en televisión una historia de agresión y violaciones dentro de prisión.

EL 7 DE OCTUBRE DE 1998, la casa de La Veneno se incendió. Los bomberos acudieron al lugar y rescataron al transexual más famoso de la televisión mientras su casa ardía en llamas. Pero no todo fueron penas, ya que la vivienda estaba asegurada por partida doble. La aseguradora de La Caixa abonó 2.340.000 pesetas por los daños del siniestro. Pero Seguros La Estrella se negó a pagar. En cambio, abrió una investigación. A los dos años, José Antonio Ortiz Rodríguez, nombre legal de CristinaLa Veneno, entró en prisión con- denado por estafa, simulación de delito y falsedad en documento mercantil.

LA TRAMA FUE DELATADA por la ex pareja de La Veneno. El Italiano Andrea Petruzzelli realizó una llamada anónima a la centra de Seguros La Estrella denunciando el fraude. Pero no acudió al juzgado ni reveló su nombre, según consta en el informe interno elaborado por la aseguradora. Tras el aviso telefónico, realizado “por un hombre de acento italiano”, la empresa puso a la firma Método 3 sobre la pista. Los detectives encargados del caso trazaron un camino de denuncias e irregularidades hasta dar con varias falsificaciones mercantiles, simulación de delitos como robos o incendios y un extenso historial de partes e indemnizaciones cobrado en varias aseguradoras.

TRAS SU SALIDA DEL ESTRELLATO, Cristina cayó en un pozo sin fondo. Como ejemplo, el transexual fue desahuciado de una vivienda en Capitán Haya tras tres años y medio de impagos. Las peleas con su pareja eran continuas. Sus vecinos recuerdan incluso cuando su pareja lanzó a un perro de Cristina por la ventana del sexto piso que ambos habitaban. Para evitar ser reconocida en el momento del alquiler, La Veneno formalizó el contrato con su nombre masculino y fue firmado por un apoderado.

ENTRE 1998 Y 1999, Cristina y su pareja contrataron seguros con cuatro empresas distintas: Mapfre, Segur Caixa, Royal & Sun Alliance y La Estrella. En total, La Veneno reclamó 17 indemnizaciones en dos años. Muchas fueron rechazadas, pero otras fueron cursadas con suculentos beneficios. El 19 de marzo de 1998, la compañía Segur Caixa cubrió un supuesto robo en el domicilio del transexual. La indemnización por el contenido de la vivienda fue a parar a manos del padre de Cristina –José María Ortiz López– que figuraba como tomador de la póliza. En octubre del mismo año, Segur Caixa abonó 2.340.000 pesetas por el incendio de una vivienda en el número 12 de la calle Tablada. En el juicio, los peritos confirmaron que el incendio fue un fraude.

MAPFRE CUENTA ENTRE sus archivos con un auténtico reguero de indemnizaciones solicitadas por La Veneno. La más cuantiosa asciende a 960.000 pesetas por un robo. Cristina Ortiz Rodríguez reclamó esa cantidad por la sustracción de varios vestidos, un equipo de música, figuritas chinas, un tostador eléctrico, una plancha, un microondas, una batidora, tres juegos de sábanas, dos cuadros y siete perfumes valorados en 49.000 pesetas. La misma empresa rechazó en una fecha sin determinar una factura por 1.334.892 pesetas de una carpintería metálica de aluminio y otro parte por el robo de 200.000 pesetas en metálico que La Veneno achacó mediante una denuncia en la Comisaría de Tetuán a su pareja en aquél momento: Andrea Petruzzelli.

LA PÓLIZA CONTRATADA por Cristina con la compañía Royal & Sun Alliance fue otra de las más utilizadas por el transexual para cobrar indemnizaciones. En dos años, la firma acumuló siete reclamaciones por parte de La Veneno. La más importante fue otro robo denunciado del 12 de enero de 1999. En el informe interno elaborado por la empresa, el perito de Royal constata que la ventana por la que supuestamente entraron los ladrones “no presenta ningún tipo de violencia, apreciando que el cierre no actúa, abriéndose al ser empujada desde el exterior”. El mismo documento aclara que “resulta sorprendente que se reclame un vídeo, cuando se encuentra dentro del mueble del salón, pudiendo ver la iluminación del aparato al estar encendido, al reponer un programa en el que días antes (‘La Veneno’) actuaba en Telemadrid”. El transexual más famoso de la televisión presentó varias facturas de una empresa de reparación para cobrar su indemnización. Pero cometió varios errores. Una de ellas estaba fechada el 1 de enero de 1999, día festivo. Otro de los comprobantes presentados es del 5 de abril, que aquél año cayó en Viernes Santo. La lista de los artículos sustraídos de casa de Cristina ascendió a más de 6.000 euros según la denuncia de la asegurada. Pero los peritos no pasaron por el aro. En un fax remitido por el Centro Integral de Peritación a Royal & Sun Alliance, el perito Carlos Soria Espino, tras comprobar la declaración de La Veneno ante la policía, concluye que “mi primera impresión es que es incierto la apropiación de todo lo que se relaciona”.

PARA JUSTIFICAR EL ROBO de electrodomésticos y otras propiedades de valor, Cristina presentó a las empresas aseguradoras más de setenta facturas. Los comprobantes, muchos de ellos falsificados, fueron aportados por la acusación particular en el juicio que se desarrolló contra el transexual. Su pareja declaró incuso que muchos de ellos fueron falsificados en el ordenador de una tienda de fotografía cercana a su domicilio. Tras el proceso, La Veneno fue declarada culpable como “cooperador necesario” en un delito de falsedad documental y como autor directo de un delito continuado de simulación de delito “en concurso medial con un delito continuado de estafa”. Su aventura delictiva le costó una condena de tres años: la antesala del infierno que ahora pregona.

  • ¡Compartelo!
  • twitter
  • delicious
  • facebook
  • compartir por mail

Publicidad

Publicidad

Publicidad