Sport
Reportajes / Artículos
Las prendas desechadas pueden generar trabajo y ayudar a los necesitados, pero también hay mafias, sectas e intereses ocultos.

Las trastiendas del reciclaje

Fecha: 30/12/2016 Texto y fotos: Fernando Sánchez Alonso. ico favoritos Añadir a favoritos

Organizaciones de consumidores han elaborado una lista de empresas autorizadas para reciclar ropa, porque el negocio genera mucho dinero… y fraude. Hemos visitado varias ONG que reutilizan prendas con fines solidarios y crean puestos de inserción laboral.  | Sigue leyendo.

El itinerario de la ropa que aspira a una segunda vida útil está plagado de luces y sombras. Entre estas últimas, el caso más polémico es el de la conocida ONG Humana Fundación Pueblo para Pueblo, presuntamente vinculada a la secta danesa Tvind, algo que desmienten desde la propia organización. No opina lo mismo, entre otros, Luis Santamaría, miembro de la Red Iberoamericana de Estudio de las Sectas (RIES), para quien “Humana funciona como aparato financiador de Tvind, una secta destructiva”.

Y, sin embargo, Humana, a la que en el Reino Unido se le prohibió usar el marbete de ONG, ha sido y es la única organización autorizada en muchos municipios españoles para recoger ropa usada. El resto de los contenedores que aparecen salpicados por las calles son ilegales… pero muy lucrativos. Según un estudio de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), “un solo contenedor pirata genera unos 3.500 euros al año”. De modo que cada una de las empresas que los colocan puede embolsarse en una sola ciudad hasta 70.000 euros anuales. De ahí que la OCU haya publicado en su página web un listado de las organizaciones autorizadas para “evitar el fraude a las expectativas de los ciudadanos”.

Lo cierto es que, cuando las sospechas acorralaron a Humana, el Ayuntamiento de León le retiró la licencia. No sucedió lo mismo en Madrid, donde Humana fue la única acreditada para la recogida de ropa y calzado usados desde 2011 hasta mayo de 2015. Desde entonces ese rango lo ostenta Ecotextile Solidarity, una empresa con ánimo de lucro que se impuso a sus competidores con la propuesta “más ventajosa”, según el criterio del consistorio que presidía Ana Botella. La compañía se comprometió a aportar a las arcas locales 560.000 euros al año, seis veces más de lo que había proporcionado la gestión de Humana. 

No son prácticas ilegales, pero a más de uno estas adjudicaciones a empresas sin fines solidarios le suscitan dudas éticas. “Para empezar –arguye Toñi Martín, vicepresidenta de la asociación En la Brecha–, porque la materia prima les sale gratis”. Trece trabajadores con sendos contratos de inserción laboral integran la plantilla de esta ONG, con sede en el barrio madrileño de Vallecas. “En la junta directiva de En la Brecha nadie cobra –informa la portavoz–. El dinero de la venta de ropa se va en los sueldos de los trabajadores y en pagar el alquiler del almacén y de las dos tiendas que gestionamos. Nuestro único capital es la furgoneta con la que salimos a recoger la ropa”. 

Porque en el mundo de la ropa usada hay enriquecimiento personal. Y piratas. Y mafias. En marzo de 2015, la Policía Nacional desarticuló en la Comunidad Valenciana una banda que robaba ropa de los contenedores. “Si no pueden sacar la ropa, echan dentro grasa para inutilizarla –asegura Cristina Salvador, gerente de Recumadrid, una cooperativa integrada en Aeress (Asociación Española de Recuperadores de Economía Social y Solidaria)–. Es indignante que empresas que se están lucrando con la venta de ropa digan que son ONG”.

Recumadrid se dedica a la restauración y venta de muebles de segunda mano, pero recientemente ha incluido entre sus proyectos la gestión de ropa usada. “Con cada cien toneladas de ropa se crea un puesto de trabajo. Nuestra cooperativa cuenta con cuatro empleados, uno de ellos con contrato de inserción laboral. Su sueldo es el único asegurado cada mes”, explica Cristina Salvador.  | Sigue leyendo.

  • Tags:
  • contenedor
  • ong. exclusiva
  • reciclaje
  • ropa
  • negocio
  • fraude
  • donación
  • secta
  • interviú
  • portada
  • denuncia
  • ¡Compartelo!
  • twitter
  • delicious
  • facebook
  • compartir por mail

Publicidad

Publicidad

Publicidad