Sport
Reportajes / Artículos
Juzgan por pederastia al líder de un centro religioso. Una testigo relata los hechos

Los abusos sexuales de Paco y sus amigas

Fecha: 25/04/2016 Carlos Barrio / Fotos: Jorge Ogalla ico favoritos Añadir a favoritos

Francisco Martínez Martín, líder de Dharma Tradición, un centro de meditación malagueño de influencia budista, se enfrenta a una petición de nueve años de cárcel por abusos sexuales contra una menor. En el juicio, que se celebra en la Audiencia de Málaga, están acusadas también una tía y una prima de la víctima y una mujer más que vivían en la casa donde ocurrieron los hechos, entre 2003 y 2007. “Nos convertía a sus seguidoras en esclavas sexuales. Silbaba y acudíamos a su dormitorio”, cuenta a interviú una testigo que denunció al gurú. | Sigue leyendo.

"El Centro Dharma Tradición ha sido fundado en 2003 por Paco y sus amigos”. Esto es lo que se lee en la web de esta organización dedicada a la enseñanza espiritual, sucesora del Centro Buda de la Medicina de Málaga y cuyo líder es Francisco Miguel Martínez Martín, nacido en Brasil en 1957 y residente desde su infancia en la ciudad andaluza. “Paco” está siendo juzgado estos días en la Audiencia Provincial de Málaga por un delito continuado de abusos sexuales contra una menor a la que empezó a someter a tocamientos cuando esta tenía 13 años, en la misma época en que fundó el centro. También están encausadas una tía y una prima de la víctima, así como una mujer más. Todas ellas, según el escrito de acusación de la fiscalía al que ha tenido acceso interviú, vivían en el domicilio de la abuela de la menor, donde ocurrieron los hechos, y que “venía siendo utilizado para que el procesado les diera a estas y otras asistentes charlas y enseñanzas sobre temas, supuestamente religiosos, y aprovechando que la menor acudía a casa de su abuela con gran frecuencia”. El fiscal pide para Martínez nueve años de cárcel y otros cuatro para cada una de sus amigas. 

En su escrito, el ministerio público detalla cómo “a la edad de 13 años, la menor, a fin de ser iniciada en las prácticas sexuales del grupo formado por los procesados, empezó a ser vestida con trajes cortos, ajustados, transparencias y tacones a fin de satisfacer al procesado, al tiempo que le manifestaban que este era el único hombre para ella”. 

En 2003, y siempre según el fiscal, “el procesado empezó, con ánimo libidinoso, a efectuar tocamientos y caricias por todo el cuerpo de la menor”, interviniendo en tales prácticas sexuales “la prima de la víctima (…) para prepararla y darle confianza”. A los pocos días participaron también la tía y la otra procesada, “llegando a mantener relaciones sexuales todos los procesados entre sí, delante de la menor, a la que hacían observar las masturbaciones y actos sexuales plenos, con indudable perjuicio para el desarrollo evolutivo de la reseñada”. 

En el escrito de la acusación particular, al que también ha tenido acceso esta revista, se detalla que la menor llegó a observar cómo Francisco introdujo “cuatro pinzas de madera de la ropa en la vagina” de una de las hoy acusadas, “llegando a pinzarle los pezones con dichas pinzas”. 

Descubre todo lo que hizo Paco aquí, en nuestra edición PDF.

  • Tags:
  • dharma tradición
  • paco
  • tocamientos
  • interviú
  • portada
  • investigación
  • abusos
  • secta
  • abusos sexuales
  • menor
  • menores
  • ¡Compartelo!
  • twitter
  • delicious
  • facebook
  • compartir por mail

Publicidad

Publicidad

Publicidad