Sport
Reportajes / Artículos
Dicen que sus negocios ya no son un chollo aunque, de media, facturan 500.000 euros al año.

Los boticarios también lloran

Fecha: 12/09/2011 9:49 Nieves Salinas ico favoritos Añadir a favoritos

En España hay más de 21.300 farmacias. Sus dueños rechazan la imagen de ricos y se quejan de que la bajada del precio de los medicamentos y el impago de las administraciones les está asfixiando. También se lamentan los 45.000 licenciados sin farmacia que claman porque se liberalice el sector.

El Madroño (Sevilla) farmacia rural El Madroño (Sevilla) farmacia rural

“No hace falta ser un lince para ver que las administraciones nos han puesto en el centro de todos los males económicos de la sanidad en España”. Josep María Magrinyà es titular de una farmacia en el Poble Nou, un popular barrio barcelonés. Su negocio emplea a cuatro personas, él mismo incluído, y factura algo más de 500.000 euros.

La farmacia Magrinyà responde al perfil de la botica tipo en España. Sin embargo, los boticarios se quejan de la imagen que trasladan de señores –señoras si se tiene en cuenta que casi el 70 por ciento de las titulares de farmacias en España son mujeres- adinerados que siempre han vivido a cuerpo de rey.

Los farmacéuticos –en España hay más de 21.300 boticas- se quejan de su situación. Dicen que su facturación, en lo que va de año, ha caído un 20 por ciento. Las farmacias rurales, como la de Francisco Javier Guerrero, en El Madroño (Sevilla), son las que se llevan la peor parte. En 2010, apenas sobrepasó los cien mil euros de facturación. No se puede permitir tener empleados.

Los boticarios dicen que, tras sus problemas, está la constante bajada del precio de los medicamentos. También que la administración cada vez paga peor, como viene ocurriendo en Castilla-La Mancha. “Nos acostamos pensando en lo que hemos vendido. La situación es muy difícil”, explica Celia Martínez, mujer del titular de una de las tres boticas de Moral de Calatrava (Ciudad Real).

También se lamentan los 45.000 licenciados sin botica que llevan años clamando porque se liberalice el sector. “Exijo mi derecho a poner una farmacia, dónde, cómo y cuando quiera”, señala Gabriel Escamilla, farmacéutico reciclado en óptico y profesor de Formación Profesional.

Más información en revista Interviú.

  • Tags:
  • farmacia Magrinyà
  • boticarios
  • farmacia El Madroño
  • ¡Compartelo!
  • twitter
  • delicious
  • facebook
  • compartir por mail

Publicidad

Publicidad

Publicidad