Sport
Reportajes / Artículos
Distintas evidencias contradicen la tesis oficial sobre el supuesto atentado a la Guardia Civil del nieto del dictador

Los ‘daños incompatibles’ de Francis Franco

Fecha: 09/10/2017 Carlos Barrio. ico favoritos Añadir a favoritos
  • Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
¡Gracias!

El 22 de enero de 2018 se celebrará en Teruel el juicio contra Francis Franco y un trabajador rumano, acusados de atentado a la autoridad y contra la seguridad vial, entre otros cargos, para los que el fiscal pide hasta seis años de prisión. Los hechos ocurrieron el 30 de abril de 2012, cuando una furgoneta pick up conducida supuestamente por el nieto del dictador embistió a un coche patrulla de la Guardia Civil tras una persecución por los montes turolenses. Un informe pericial detalla cómo los daños ocasionados al vehículo de los agentes “no son compatibles” con la hipótesis de colisión que mantiene la versión oficial. | Sigue leyendo.

Había llovido toda la noche en la comarca turolense del Jiloca y los caminos forestales estaban embarrados. En uno de ellos, a primera hora de la mañana del 30 de abril de 2012, un coche patrulla de la Guardia Civil fue embestido en su parte delantera, y “arrastrado 9,80 metros, retrocediendo”, por una furgoneta pick up Toyota Hilux que, tras detenerse después de varios minutos de persecución, “hizo una maniobra súbita de marcha atrás” hasta impactar y empujar al vehículo ocupado por los agentes. Acto seguido, la furgoneta reemprendió la huida y apareció horas más tarde abandonada en un descampado en el término municipal de Bea. 

Así consta en el atestado y en la diligencia de inspección ocular realizados tras los hechos, por los que están siendo investigados Francisco Franco Martínez Bordiú y el rumano Nicolae Silviu Rosca. Según publicó interviú en marzo de 2014 (ver número 1.979), los dos podrían estar tratando de ocultar una cacería furtiva. Ambos negaron durante la instrucción del caso ser los ocupantes del vehículo, y aportaron el testimonio de varios testigos y pruebas tales como facturas de compra realizadas en Madrid ese mismo día por el nieto mayor del dictador. Unas evidencias que no sirvieron para evitar que el juez de instrucción de Calamocha  (Teruel), dictara auto de apertura de juicio oral contra ellos el 21 de marzo de 2016. La vista tendrá lugar el próximo 22 de enero en el Juzgado de lo Penal de Teruel. El fiscal pide para Nicolae Silviu Rosca dos años de prisión y seis para Francis Franco por un delito de atentado cualificado, otro contra la seguridad vial y daños, así como una indemnización a un agente de la Guardia Civil que sufrió lesiones en el cuello como consecuencia del incidente. 

“CON LAS LUCES APAGADAS”

En el escrito de la Fiscalía se lee como “entre las 7:00 y las 7:30 del 30 de abril de 2012, ambos acusados se encontraban en el interior del vehículo Toyota (…) que pertenece a la empresa Entrago 99 SL, cuyo administrador es el Sr. Franco y a la sazón conductor en ese momento del mismo”. En el texto se añade que los agentes vieron cómo dicho vehículo estaba circulando “con las luces apagadas”, por lo que hicieron las señales pertinentes para que detuviera la marcha, identificar al conductor y comunicarle la infracción cometida. “Sin embargo, el vehículo hizo caso omiso y en vez de detenerse, comenzó a acelerar, emprendiendo la huida”.  Tras una persecución por distintas carreteras, el Toyota terminó deteniéndose en el camino del Cerro de los Almendros, y tras él, también, el vehículo de la Guardia Civil.

Según la Fiscalía, el copiloto –Silviu Nicolae– llegó a enseñar “un arma de fuego larga, teniéndole uno de los agentes que conminar para que depusiese su actitud”. Fue en ese momento cuando el piloto de la furgoneta inició una maniobra de marcha atrás “embistiendo al vehículo oficial hasta sacarlo o apartarlo del camino”, para darse nuevamente a la fuga. Los daños sufridos por el vehículo de la Guardia Civil ascendieron a un total de 2.720 euros, según el presupuesto de reparación del taller al que fue llevado. 

Esta revista ha tenido acceso a un informe pericial de parte en el que, tras realizar distintas simulaciones por ordenador sobre cómo se produjo la colisión, se concluye que “los daños en ambos vehículos no son compatibles entre sí”. 

El informe técnico detalla que los daños de la pick up Toyota Hilux “son de intensidad muy leve y no afectan a la estructura resistente del vehículo” –apenas se produjo una rotura parcial del plástico de un piloto, arañazos y “ni siquiera arranque de pintura” en la aleta posterior izquierda–, mientras que los del vehículo de la Guardia Civil son “daños de intensidad media, que afectan al larguero superior derecho” con desperfectos en el “paragolpes delantero, amortiguador y absorbedor del paragolpes, óptica del faro delantero derecho, rejilla frontal y del radiador, capó y aleta delantera derecha”

El estudio analiza  varias simulaciones a distintas velocidades “que reproducen el impacto de un vehículo tipo pick up que circula marcha atrás contra un vehículo de turismo que se encuentra detenido”. Los cálculos se realizaron a 10, 15 y 20 kilómetros por hora. Y la conclusión final es contundente: “Dada la incompatibilidad existente puede afirmarse que los daños en ambos vehículos no son compatibles con la hipótesis de colisión que se establece en el atestado de la Guardia Civil”. | Sigue leyendo.

  • ¡Compartelo!
  • twitter
  • delicious
  • facebook
  • compartir por mail

Comentarios recientes

No hay comentarios

Añade tus comentarios
  • Los campos marcados con "*" son obligatorios

Publicidad

Publicidad

Lo +

Lo más leído

Lo más valorado

Lo más comentado