Sport
Reportajes / Artículos
La madre de la niña que se suicidó en Gijón tras sufrir acoso escolar va a demandar al colegio por no haber tomado medidas

Los monstruos de Carla

Fecha: 19/01/2015 Vanesa Lozano ico favoritos Añadir a favoritos
  • Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
¡Gracias!

La mañana que Carla Díaz, de 14 años, se tiró por un acantilado, nadie en el Santo Ángel de la Guarda de Gijón avisó a la madre de que su pupitre estaba vacío. “Si el colegio me hubiera llamado, mi hija estaría conmigo”. Son palabras de Montse Magnien, una madre que solo suma ausencias desde el día en que descubrió el acoso al que varias compañeras de su hija la sometieron en el centro religioso. Dos de las acosadoras han sido sancionadas a cuatro meses de tareas socioeducativas. Las demás, menores, quedarán impunes. | Descarga el reportaje completo.

Carla nunca tuvo miedo a los monstruos, se reía de los que aparecían en sus cuentos infantiles, que su madre, Montserrat Magnien, le leía mientras ella la seguía con la mirada y balbuceaba sus primeras palabras. Carla era una niña muy fuerte: cuando se caía, no quería ayuda para levantarse. Su madre tuvo que idear un juego para detectar cuándo se había hecho daño: “Carla, del uno al diez, ¿cuánto te duele?”, le preguntaba cuando ella solo sabía contar con los dedos. Con los años, Carla se convirtió en “una guindilla”, que se lanzaba con su tabla al mar en la playa gijonesa de Poniente, aunque no sabía nadar.
Carla Díaz era como la mujer que, emocionada, mira ahora a los ojos de su hija a través de una fotografía: “Os presento a mi niña, antes de que la hicieran débil”. Antes de que sus compañeras de clase la convirtieran en piñata, a golpe de “bizca”, “virola” y “bollera”, y al son de “topacio, un ojo para aquí y otro para el espacio”. Antes de cambiar los juegos del patio por el baño del colegio, un escondite que no la libró de convertirse en la canasta en los partidos que libraban varias niñas, por encima de la puerta, con bolas de papel higiénico mojado.

Si quieres leer más sobre este y otros reportajes, descarga la revista en PDF.

  • ¡Compartelo!
  • twitter
  • delicious
  • facebook
  • compartir por mail

Comentarios recientes

  • Javier Barciela 17/05/2017 19:36

    Carla tenía toda la vida por delante. Con sus sueños, sus alegrías y sus penas. Con sus amigos, su familia y toda la gente que la quería. Hubiera crecido y se hubiera convertido en una mujer maravillosa, pero en su camino se cruzaron unos monstruos, que le han robado su vida. Espero que estos monstruos, las asesinas de Carla, cuando crezcan y se conviertan en mujeres comprendan lo que han hecho, como han quitado la vida a una niña. Espero que vivan con eso cada día el resto de su, probablemente, miserable vidas.

    Comentario fuera de tono

Añade tus comentarios
  • Los campos marcados con "*" son obligatorios

Publicidad

Lo +

Lo más leído

Lo más valorado

Lo más comentado

Publicidad