Sport
Reportajes / Artículos
La presentadora, que ahora se sube a los escenarios, asegura que "Pedro Sánchez es Calimero"

Luján Argüelles: "Yo haría un 'reality' en el Congreso, todos tienen mucha mierda"

Fecha: 31/10/2016 David Arnanz / Fotos: Alberto Bernárdez ico favoritos Añadir a favoritos
  • Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
¡Gracias!

Hace 20 años se hartó de ser buena estudiante, seria, responsable y monjil. Dejó salir a la folclórica que llevaba dentro. Desde entonces, igual sustituye a Carlos Herrera en la radio que escribe una novela, presenta programas de ligoteo o, como ahora, se sube a un escenario. En Los pijos también lloran interpreta a una presentadora diva insoportable llamada Luján Argüelles. No es ego, es humor. Aquí descubrimos que es pianista, dice tacos y está orgullosa de sus tetas. Periodista, asturiana y divorciada…, no es diva, es reina.  Sigue leyendo.

Un grupo de famosos viajó en febrero a Guinea Ecuatorial como parte de la promoción de la película Palmeras en la nieve, un gran acontecimiento en ese país que la televisión nacional trató como merecía. Todo era poco para las estrellas españolas, como Luján Argüelles, a la que presentaron como… ¡Lujana Hueyes! Quedó claro que la fama de la presentadora tiene límites; ahora descubrimos que su sentido del humor, no. La anécdota, real como la vida, es uno de los grandes momentos –el público se desternilla– de la obra Los pijos también lloran, que protagoniza con Fernando Candelas en el Teatro Reina Victoria de Madrid. Luján Argüelles haciendo de Luján Argüelles, una presentadora insufrible; parodiando una profesión, la suya, deshumanizada; despellejando a otros presentadores y, sobre todo, riéndose de sí misma. El salto al teatro de la televisiva suena a risa… y aplausos. 

Se estrena en teatro y se interpreta a sí misma. ¿Está falta de ego? 

(Carcajada). ¡No, hombre, no! Para meterme en un berenjenal como este lo más fácil era hacer de mí misma porque no soy actriz. No es cuestión de ego, que claro que lo tengo, como todo el mundo. 

Interpreta a una presentadora diva insufrible. ¿Cuánto de usted hay en el personaje?

El sentido del humor. Y de diva, todos tenemos un punto, no sé si el mío es muy grande o pequeño, pero mis compañeros de la tele comentan que no soy nada diva. 

En la obra presenta con humor ácido una situación de envidias, celos y luchas entre presentadores… ¿Es así la realidad en la tele?

En la tele o cualquier sector en el que se mueva mucho dinero, mucha popularidad, mucha fama… Este mundillo nuestro es complicado y no sé si cargado de envidias y malos rollos; yo creo que no, pero hay fricciones como en cualquier equipo de cualquier empresa.

Pero la obra, como las películas de mediodía, está basada en hechos reales…

Es una exageración del día a día. Es cierto que algunos presentadores se enfadan porque en una copresentación hablan menos que otro; o porque en su camerino hay dos vestidos, y en el de la otra, cinco. Y eso lo llevamos al extremo.

¿Hacer teatro o escribir libros es una alternativa por si algún día le dan puerta en la tele?

¡No! He hecho radio, tengo la carrera de piano, he dado clases de piano, he dado conciertos… Puedo quedarme en casa cuidando de mi hija, tengo dos manos para poder trabajar en cualquier sitio. Si se acaba la tele, hay mil cosas para reinventarme.

¿Alguna vez le han puesto la zancadilla?

No (tajante. Silencio). Bueno, a ver… He dicho un no muy rápido… Igual sí (coge aire). Me ofrecieron un programa para copresentar y la otra persona dijo que no, que lo hacía sola. Y la respuesta fue: “Pues claro que lo presenta una sola, Luján”.

Y si rasca seguro que hay más… 

Bueno, a mí los programas me han tocado de rebote porque otras presentadoras entendieron que esos programas no estaban a su altura…

Vaya repaso da en la obra a sus compañeros Emma García, Ana Rosa, Mercedes Milá… Nadie escapa de la viperina lengua de Luján.

En la obra nos metemos conmigo, con mis tetas, mi mundo, mi locura… El resto son amigos, no hay nada de verdad. ¡Los que no nombramos, cuidado, que es a por los que vamos realmente! (risas).

También habla de Jorge Javier. ¿Qué opina del aluvión de críticas que recibe por GH?

Absolutamente injusto, es el mejor presentador de entretenimiento de este país.

¿Es usted pija?

Yo no me considero pija, pero creo que sí lo soy. Una cosa es cómo te consideran y otra la verdad de las cosas.   

¿Cuándo fue la última vez que lloró?

Soy muy llorona, mucho, porque soy una persona con mucho carácter y una apariencia muy fuerte, pero no es verdad, soy muy sensible y todo me afecta.

Asturiana, presentadora, divorciada… ¿En qué es usted una reina?

Pues soy la reina de mi casa porque tengo una hija maravillosa y un chico, que es su padre, que me trata como una reina.

Rajoy dijo en la campaña electoral del 20-D que su serie favorita era la de Luján Argüelles… luego matizó y explicó que se refería a ¿Quién quiere casarse con mi hijo? ¿Qué relación tiene con los políticos?

Pues con Mariano Rajoy ninguna. Conozco a algunos porque han sido contertulios cuando hacía radio y he trabajado con ellos. Pero no tengo relación. ¡Ah, sí! Conozco mucho a Revilla porque vino a mi pueblo a dar el pregón, le he visto mil veces en la tele, le he entrevistado…; es divertidísimo, yo me río mucho con él, pero no somos amigos.

¿Los políticos –pijos o no– también lloran?  

Como cualquier ser humano.

¿Qué opina del papelón de su paisano Javier Fernández al frente de la gestora del PSOE? 

Con el follón que tenemos, con la crisis y con las dificultades que hemos tenido que pasar creo que lo que tenemos que hablar de política es que hagan las cosas lo mejor que puedan y sepan para que la gente en este país tenga una vida digna. A partir de ahí, lo que haga el PSOE, el PP, Podemos, Ciudadanos… son cosas que, hay tanto que hablar, que no podemos hacerlo en una entrevista de cinco páginas. 

¿La situación política en España da para hacer un reality?

Por desgracia, sí… Yo haría un reality en el Congreso con todos los políticos porque todos tienen mucha mierda, todos tienen mucho que callar. 

¿Y lo presentaría?

¡Sí, claro! Me encantaría, me reiría muchísimo, creo que son de los personajes más tróspidos que conozco…  

Llaman tróspidos a los participantes de ¿Quién quiere casarse con mi hijo?, que viene a decir que son gente que se tuerce, que salen mal, defectuosos… Como experta, ¿qué políticos darían más juego en ese reality?

¡Dime cuál no! Si hablamos de Pedro Sánchez, no sé cómo explicarte, el Calimero de los últimos tiempos: “¡Ay, socorro, socorro, que me quieren echar!”. Si de Rajoy, qué quieres que te cuente, que está pasando lo que está pasando. Y de Ciudadanos... pobrecito, todo el mundo le critica, pero él habla con uno, luego con otro… ¡Es que todos tienen mucha tela que cortar!  Sigue leyendo.

  • ¡Compartelo!
  • twitter
  • delicious
  • facebook
  • compartir por mail

Comentarios recientes

No hay comentarios

Añade tus comentarios
  • Los campos marcados con "*" son obligatorios

Publicidad

Publicidad

Lecturas recomendadas