Sport
Reportajes / Artículos
Llega a la fiscalía general del estado el primer informe que denuncia abusos en los expedientes de desamparo de menores

Madres coraje contra los servicios sociales

Fecha: 22/12/2016 Ana María Pascual. ico favoritos Añadir a favoritos

Maltratada por su exmarido y maltratada por la Administración. A Carmen Pulgar la Junta de Andalucía le ha retirado la custodia de sus dos hijos pequeños porque, según sospecha, no gestionó adecuadamente la separación conyugal. Como ella, miles de familias sufren cada año expedientes de desamparo de sus hijos, condenados a vivir en centros de menores la mayoría de las veces. | Sigue leyendo.

Era muy temprano cuando aporrearon la puerta de Carmen Pulgar, de 46 años, en Linares (Jaén). La policía y los Servicios Sociales de la Junta de Andalucía tenían prisa. Sucedió el pasado 21 de julio. Sacaron de la cama a los dos hijos pequeños de Carmen, de 11 y 5 años, y se los llevaron, mientras la madre gritaba desesperada. Desde entonces, Carmen Pulgar ve a sus hijos una hora cada tres semanas en el centro donde están internados los pequeños.

Ante una medida tan radical, podría pensarse que la integridad de los menores corría peligro en su casa de Linares junto a su madre y a sus tres hermanos mayores; una de ellas, con síndrome de Down. O bien que los niños pasaban hambre, penalidades. O que sufrían maltrato o abusos sexuales. Nada de eso. “La orden de desamparo de los hijos de Carmen no tiene ni pies ni cabeza. Se los han quitado porque consideran que es una mujer vulnerable, víctima de violencia de género y que llega muy justa a fin de mes. ¿Y quién no? Eso no justifica que a los niños se los arranque de su hogar”, explica la abogada Rosana Capella, de la Asociación Luchemos por ellos, integrada en la Marea Turquesa, una plataforma que acaba de presentar en la Fiscalía General del Estado y en el Consejo General del Poder Judicial una queja en la que denuncia abusos y arbitrariedad por parte de las administraciones públicas a la hora de retirar la tutela de los hijos. 

Los deberes de carmen

Como los pequeños de Carmen Pulgar, en España hay en torno a 43.000 menores tutelados por la Administración, según los datos oficiales. Según Marea Turquesa, son alrededor de 55.000 y el 25 por ciento de ellos vive en familias de acogida o con otros familiares; el resto está internado en centros de menores pertenecientes, la mayor parte de ellos, a fundaciones que optan a las licitaciones públicas. Entre 4.000 y 6.000 euros al mes les supone a las comunidades autónomas el mantenimiento de cada menor tutelado en los centros. 

Pese al mazazo, Carmen Pulgar asegura que luchará por recuperar a sus dos críos. A los 19 años tuvo un accidente y sufre secuelas físicas, por lo que cobra una pensión. “No sé por qué me los han quitado, dicen que por maltrato familiar. Pero, ¿cuándo he maltratado yo a mis hijos, si me desvivo por ellos?”. Para poder recuperarlos, la Junta de Andalucía le ha puesto deberes: “Enseñarles la casa cuando quieran, demostrarles lo que gano, hacer una lista con mis amistades. Me han llegado a preguntar que con quién me acuesto”, explica esta jienense, que se ha sometido voluntariamente a un examen psicológico para demostrar su capacidad.

“Piden también que encuentre trabajo –apunta Rosana Capella–, pero ella es pensionista por su minusvalía. Y que adquiera habilidades sociales, pero no explican cuáles. Carmen cuenta con informes favorables del colegio y del pediatra. Sus hijos son niños muy queridos, felices, bien atendidos, vacunados y con buena salud. Lo único que le reprochan es que uno de ellos tuvo una vez piojos”. 

Carmen Pulgar achaca su infortunio al maltrato que ha sufrido por parte de su exmarido. “Yo no recurrí a los servicios sociales. Fueron ellos los que me llamaron, hace ocho meses. Me preguntaron que cómo era posible que mi ex siguiera empadronado en mi casa. A partir de entonces, ya no me dejaron en paz”, clama Carmen Pulgar.

Mujeres vulnerables, víctimas de violencia de género, madres solteras y separadas con situaciones económicas precarias y familias desahuciadas son las principales damnificadas de un sistema de protección de menores que las castiga y les arrebata a sus hijos, en lugar de ayudarlas. Este es el principal argumento de las numerosas asociaciones que están surgiendo por toda España para reclamar el regreso de los niños a sus hogares y un cambio radical en el funcionamiento de los servicios sociales, competencia de las comunidades autónomas. El colectivo cree además que un sistema en el que no interviene el juez, sino solo técnicos y funcionarios municipales y autonómicos no es garantista con los derechos de las familias. “Los informes de los asistentes sociales bastan para separar a unos padres de su hijo”, recalca Rosana Capella. | Sigue leyendo.

  • Tags:
  • separados
  • andalucía
  • junta
  • separación
  • madres
  • hijos
  • denuncia
  • robados
  • fiscalía
  • ¡Compartelo!
  • twitter
  • delicious
  • facebook
  • compartir por mail

Publicidad

Publicidad

Publicidad