Sport
Reportajes / Artículos
Investigadores del País Vasco descubren que el cannabis puede corregir el sobrepeso y la anorexia

Marihuana contra la obesidad

Fecha: 02/07/2010 11:34 ico favoritos Añadir a favoritos

La marihuana provoca un apetito voraz. Eso lo saben bien los consumidores. Los médicos ya usan su principio activo para aumentar las ganas de comer en pacientes con sida y cáncer. La novedad es que, a dosis más altas, quita el hambre, lo que abre la esperanza de crear fármacos contra la obesidad y el sobrepeso.

Hace 111 años el mundo de la medicina cambió radicalmente. Salía a la luz la primera edición del Manual Merck, mil páginas de diagnósticos y terapias en las que ya se hablaba de las propiedades del cannabis (marihuana) como sedante y ansiolítico, y se recomendaba su uso para tratar el insomnio, la migraña y el dolor crónico. Ha pasado más de un siglo y la comunidad científica avanza, a paso de gigante, en el descubrimiento de las aplicaciones terapéuticas del tetrahidrocannabinol (THC), el principio activo más estudiado de la Cannabis sativa, planta milenaria y droga ilegalizada a comienzos del siglo XX.
El último descubrimiento lo ha hecho un equipo de la Universidad del País Vasco (UPV) dirigido por Pedro Grandes, director del Departamento de Neurociencias de la Facultad de Medicina, que acaba de desvelar por qué los cannabinoides –ingredientes psicoactivos producidos por la marihuana, pero también por nuestro organismo de forma natural– trastocan nuestro apetito. Se sabía que fumar marihuana daba ganas de comer –la conocida como hambre de porro entre los consumidores de hachís– pero no cuáles eran las neuronas implicadas en este cambio de la conducta alimentaria ni tampoco que una dosis más alta de THC causa el efecto contrario: inhibe el apetito. “Conocer estos mecanismos –explica a esta revista el doctor Grandes– abre esperanzadores horizontes en el diseño de nuevas estrategias para tratar los desórdenes alimentarios. Seríamos capaces de intervenir en determinadas enfermedades como la anorexia y la obesidad”.

El trabajo conjunto de las universidades del País Vasco y Burdeos (Francia), que fue publicado en febrero por la prestigiosa revista Nature Neuroscience, ha demostrado en roedores que una dosis pequeña del principio activo de la marihuana (un miligramo de THC por kilo de peso) provocaba aumento excesivo de la sensación de apetito e ingestas de alimentos sin control (hiperfagia). Y lo novedoso fue que con dosis más altas (2,5 miligramos por kilo) causaba lo contrario: el hambre y las ganas de comer desaparecían. “Los resultados –añade Grandes– sugieren que los cannabinoides regulan diferentes conductas alimentarias por su acción sobre el receptor cerebral llamado CB1”. Si se consigue manipular farmacológicamente ese receptor, “podría ser útil para el tratamiento de la anorexia, así como en el tratamiento de la obesidad”.
Que la obesidad y el sobrepeso sean un problema de salud pública a nivel mundial ha impulsado la búsqueda de más moléculas que puedan actuar sobre el CB1, el receptor cerebral de los cannabinoides que regularía el apetito.

Más información en la revista.

  • Tags:
  • marihuana
  • farmacos
  • obesidad
  • sida
  • sobrepeso
  • medicina
  • cancer
  • investigacion
  • ¡Compartelo!
  • twitter
  • delicious
  • facebook
  • compartir por mail

Publicidad

Publicidad

Publicidad