Sport
Reportajes / Artículos
Hablamos con la compositora y cantante:

Merche: “Un directivo me dijo que tendría que pasar por la piedra”

Fecha: 11/12/2017 ✒Vanesa Lozano. Fotógrafo: Alberto Bernárdez ico favoritos Añadir a favoritos
  • Valoración
  • Actualmente 5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • Tu valoración
  • Actualmente 5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
¡Gracias!

Su música ha ayudado a escapar a mujeres maltratadas. En Cádiz, su ciudad natal, la conocen como la “hija del catalán” y, como le gusta tender puentes, mira a aquella tierra “como a un hermano guapo, aunque él no te vea igual”. Denuncia que una persona con mucho poder le pidió sexo a cambio de darle éxito. Ella le respondió con un portazo y una canción. | Sigue leyendo.

Lleva quince años sobre el escenario. ¿Hay menos adolescentes entre su público ahora que presenta De otra manera?

Ojito que no, yo soy de extremos, de niños y de abuelos. Luego, en Twitter me siguen sobre todo chicos de 18 a 21 años. Y las mujeres de entre 30 y 50 años se identifican con mis canciones.

¿En quién pensaba cuando compuso la canción Puentes

En los refugiados. ¿Dónde están? ¿Alguien habla de ellos? ¿Ya no se mueren? Por desgracia, son invisibles. Y nosotros somos marionetas movidas por la clase política. Si no recuerdas a la gente que existe ese problema, igual a la ama de casa no le llega. 

Desde que pensó esta canción se han creado nuevos muros en nuestro país.

Habría que cantar esa canción en el mundo entero, pero primero tenemos que limpiar nuestra casa para luego limpiar fuera. Pienso en Cataluña y en los catalanes como el típico hermano guapo que tienes y estás orgullosa de él. Así me siento yo, y me da tristeza si ellos no nos miran igual a los andaluces.

En Cádiz, su ciudad natal, su familia es conocida como los catalanes. 

Nos llaman así porque mi abuela se fue a trabajar a Barcelona en la posguerra y tuvo allí a su primer hijo. En Cádiz yo no soy Merche, la que canta, sino la hija del catalán chico, que es un figura. Y yo, tan orgullosa. 

Cuando empezó se hacía llamar Luna. ¿Alguien le dijo que su nombre no tenía tirón?

Alguien decía que era demasiado normal. Yo tenía una canción que empezaba: “Hola, ¿qué tal estás? Soy Merche”. Hoy en día hay felpudos que se venden por internet con esa frase, pero desde la compañía me dijeron: “Nos encanta el tema, pero quita la primera frase”

Es madre desde hace 4 años. ¿La conciliación suena a chino también en su profesión?

Totalmente. La conciliación es dormir menos, es el único secreto que he encontrado. Si llego de un concierto a las cuatro o a las cinco de la madrugada, estoy arriba otra vez a las siete menos cuarto. No me quiero perder el desayuno de mi hija, me gusta ponerle el uniforme y hasta aguantar sus malos modos cuando los tiene. 

¿Es fácil adoptar en España? 

Cuando yo quise adoptar, en España era imposible, sobre todo para una familia monoparental, que era mi caso. Tardé seis años desde que empecé el proceso hasta que tuve a mi niña conmigo. Pensaba: ¿tanto tiempo para qué? Sabes para qué cuando ves que, si se alarga el proceso, tienes que volver a hacer los papeles y pagar más dinero… 

¿Su pareja, Arturo Requejo, además de un gran hermano, es un gran padre?

Un gran padre, un enorme compañero y una sorpresa. Son ya cinco años con él y ojalá nos llevemos siempre así. Después de todo lo que nos ha pasado, solo había dos opciones: no volver a mirarnos a la cara o estar toda la vida juntos. Me ha dado la mano y no me ha soltado en ningún momento, aun cuando yo apretaba.

Hace dos años se publicó que estaba arruinada por una deuda de un millón de euros con Hacienda. ¿Qué ocurrió?

La persona con la que empecé en la música, en quien confiaba ciegamente, me la jugó. Cuando empecé a oler que pasaba algo raro, él me seguía diciendo: “Tú dedícate a cantar, que de esto me encargo yo”. Y me creó un problema de tanta envergadura que no puedo solucionar de un día para otro. Estoy en el camino, no sé cuánto me queda por pagar, pero está encauzado.

Aquello le hizo perder su casa y tuvo que mudarse con su pareja.

Sí, tuve que hacer frente con ella a la deuda. Una pena, pero ya me han engañado para cuatro vidas.    

¿La crisis de la industria musical ha afectado a su cuenta corriente?

Ahora se consume diferente. Yo, que aparte de intérprete soy autora, ha habido unos años en que decía: Youtube se está forrando y a nosotros no nos llega nada. Y lo que está ahí es mi canción, mi careto, mi voz. Hasta que nos pusimos las pilas. Yo empecé en el peor momento, con OT 1 en emisión y no he dejado de trabajar. He hecho 1.200 conciertos en quince años. En los últimos dos años, unos sesenta. Que antes eran 140, sí, pero es que hoy los ayuntamientos no están como antes.

¿La tacita de plata reluce más desde que la limpia Kichi?

Yo creo que no. Llevo quince años en Madrid, pero hay cosas que me chocan, por ejemplo, que no haya habido barbacoas en el Trofeo Carranza de este año. Son cosas muy nuestras, es nuestra idiosincrasia y no entiendo en qué nos beneficia a los gaditanos. ¿A qué vienen esas prohibiciones? Prohibido prohibir, Kichi de mi alma, excepto si haces daño al de al lado. 

¿Ha tenido que hacerse la tonta alguna vez para torear en un mundo de hombres?

Tengo una canción que habla del acoso laboral, que se llama No me das miedo porque a mí una vez un directivo muy importante, una persona de mucho poder, me dijo que yo tendría que pasar por la piedra. Mi objetivo era cantársela a él en un escenario y hay pocas estrofas menos sonoras que esa, pero se la canté. Si ante ese tipo de personas tú le echas cojones, te respetan más. Esas propuestas, a algunas mujeres les llegarán con más intensidad,a otras con menos, pero llegan. 

¿Se le han cerrado puertas por eso?

Claro, pero es que yo no quería abrirlas, quería entrar por otro lado. Si tengo un anillo de oro, me lo he comprado yo con el sudor de mi frente y no con el sudor del de enfrente. Algunas tienen más, otras tienen menos, pero yo tengo lo que quiero; soy un espécimen raro en esta profesión.

Le conocen como la cantante de las causas sociales.

Años después de Abre tu mente siguen viniendo mujeres maltratadas para contarme que se decidieron a escapar gracias a mi música. Han venido chicos homosexuales a decirme que, gracias a que les caigo bien a sus padres, cuando me han escuchado cantar sobre ello lo han normalizado. Lesbianas que me han felicitado por poner a dos chicas como protagonistas de un videoclip sobre una relación de amor entre dos mujeres cuando aún hay artistas que son lesbianas, no lo dicen y te plantan un tío y una tía en un vídeo sobre una relación homosexual.

¿Se considera feminista?

Si nos referimos a la acepción del diccionario de igualdad entre el hombre y la mujer, que algunas tienen perdida, sí. Pero cuando estaba en Tú sí que vales y Risto Mejide me decía algún piropo, al día siguiente tenía a todas las mujeres de España dándome caña. Entre nosotras somos a veces tontas perdidas. | Sigue leyendo.

  • ¡Compartelo!
  • twitter
  • delicious
  • facebook
  • compartir por mail

Comentarios recientes

No hay comentarios

Añade tus comentarios
  • Los campos marcados con "*" son obligatorios

Publicidad

Publicidad

Publicidad