Sport
Reportajes / Artículos
Hacienda retiene 15,6 millones de euros de sus dietas a los agentes desplegados en Cataluña contra el desafío independentista

Montoro cruje a los policías del 'Piolín'

Fecha: 08/01/2018 •Juan José Fernández ico favoritos Añadir a favoritos
  • Valoración
  • Actualmente 1 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • Tu valoración
  • Actualmente 1 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
¡Gracias!

Cada día del despliegue policial de otoño contra el golpe independentista en Cataluña, Interior se ha gastado en sus agentes desplegados –coloquialmente los piolines– cerca de un millón de euros en dietas y sobresueldos... Y cada día, Hacienda les retuvo una media de 174.000 euros. Para antidisturbios veteranos de la Guardia Civil y la Policía Nacional, con un salario medio de 1.750 euros, las penalidades de su misión en Cataluña se iban a ver paliadas con la “dieta Copérnico”, una compensación de entre 80 y 110 euros diarios, pero algunos agentes lamentan que se les ha disparado el pago de impuestos. | Sigue leyendo. 

Yo empecé el año con el 19 por ciento de IRPF en mi nómina, y lo he acabado con el 24”, relata un guardia civil con varios trienios de destino en la provincia de Lleida. “Y los que han venido aquí solo tres meses, se van con hasta el 30 por ciento de palo”, añade. Son impuestos que guardias civiles de a pie, como él, ven por primera vez en sus parcas nóminas. La causa es la subida automática de la retención que les impone el sistema informático de cálculo de nóminas de “la empresa”, como los agentes de verde llaman a la Guardia Civil. Han ganado más y pagan más: el uno de noviembre, el uno de diciembre y el uno de enero Interior ha incluido en sus nóminas, en un apartado de incidencias, las dietas y compensaciones por exceso de jornada, desplazamiento o vacaciones anuladas que ha supuesto la Operación Copérnico, con 13.000 guardias y policías implicados, el mayor esfuerzo del Gobierno en materia de orden público desde los peores años del terrorismo vasco.   

El mismo fenómeno se refleja en las nóminas de los policías. “Cobraba 95 euros de compensación, pero con las retenciones no me pasa de 67. Los tramos de IRPF nos han subido seis puntos de golpe”, se lamenta un antidisturbios de las unidades UIP de la Policía Nacional, para el que ya son solo un recuerdo sus meses de estancia en el buque Rhapsody, atracado en el puerto de Barcelona. En los niveles más altos de la Policía, con sueldos superiores, la retención ha subido tanto que algunos comisarios han terminado cobrando de compensación menos que sus subordinados: se les ha quedado en 50 euros al día. 

Ningún policía consultado discute la legalidad de las retenciones, pero ahora todos esperan a marzo, al periodo de presentación de declaraciones del IRPF, para las devoluciones de Hacienda. El “palo” del fisco a las dietas y compensaciones se produce en el otoño más reivindicativo en la Guardia Civil y la Policía, durante la mayor campaña organizada hasta ahora en pro de la vieja y siempre desatendida demanda de equiparación salarial de las policías del Estado con las autonómicas. 

Discrepa de la queja general sobre las retenciones un veterano del Cuerpo Nacional de Policía muy vinculado con el dispositivo Copérnico: “La planificación de la operación fue en muchos aspectos un desastre, pero en el aspecto económico hemos encontrado una generosidad sin precedentes”, dice consciente de lo impopular que puede resultar entre sus compañeros esta afirmación. Puede que la desagradable sorpresa de las retenciones que comentan los agentes se deba a que, cuando en su día se anunciaron compensaciones especiales para la misión en Cataluña, “no se puso énfasis en que son brutas, ¡brutas!”, explica. 

A finales de septiembre, cuando las calles catalanas comenzaban a hervir, los sindicatos policiales arrancaron a Interior una dieta de entre 150 y 180 euros diarios para los agentes desplazados a Cataluña que tuvieran que pagarse condumio y alojamiento –para desplazamientos al resto de España, la dieta es de 77 euros–, y una compensación de entre 80 y 110 euros para los agentes que fueran alojados en barcos o cuarteles. Coloquialmente, la “dieta Copérnico”. Los guardias y policías destinados en Cataluña no han cobrado ese sobresueldo, sino la compensación habitual de 40 euros diarios.  

Un millón al día

Del gasto extra que para el Estado ha supuesto el desafío independentista, no ha sido capítulo menor el de las retribuciones especiales a las fuerzas de seguridad desplegadas contra el intento de golpe.

Después de iniciado, en septiembre, el operativo que bautizaron como Operación Copérnico llegó a acumular un máximo de 7.000 policías nacionales y guardias civiles desplazados a Cataluña, como refuerzo de una plantilla (casi siempre incompleta) de 6.000 agentes destinados en el principado. Cada día de actividad de este contingente le ha supuesto al Ministerio del Interior un gasto de 870.000 euros en compensaciones (consideradas, a falta de cálculos oficiales, una media de 90 euros para los agentes desplazados, y de 40 para los que tienen destino en Cataluña) y otros 150.000 de media en las dietas (más altas y menos frecuentes) de los no alojados. Con estas últimas, algunos policías del servicio de Información han compartido alquileres de Airbnb en apartamentos de Barcelona en los que pasaban desapercibidos.

Del primer gasto, Hacienda ha retenido una media (20 por ciento) de 174.000 euros al día a todos los guardias y policías; 126.000 a los desplazados que se alojaban en los barcos y 48.000 a los destinados en casas cuarteles y comisarías. Las otras dietas eran netas.

Al cabo de los 90 días de la Operación Copérnico (para algunos agentes la misión duró 100 días), el gasto en las primeras compensaciones por desplazamientos, anulación de vacaciones y horarios prolongados suma 78,3 millones de euros. De esos sobresueldos, Hacienda ha retenido 15,6 millones de euros. Fuentes policiales que proporcionan estas estimaciones advierten de que es un cálculo por lo bajo, pues se hace sobre la media de la franja inferior de las dietas.   

Otros refuerzos

El “palo” de Hacienda era tema recurrente de conversación entre los antidisturbios que salían de Cataluña en los últimos días de la Operación Copérnico. Los veteranos de septiembre, que llegaron el primer mes del dispositivo, soportaron jornadas de hasta 18 horas, con el resto del tiempo en “guardia de localización”. Así llaman en la Guardia Civil a la obligación de descansar en un punto a no más de media hora de coche del lugar de trabajo, por si se recibe una llamada urgente. Esos mismos agentes no tuvieron un solo día completo de descanso en los primeros 40 de la operación. 

Administrativamente, el operativo Copérnico ha sido clausurado, pero no ha cesado el envío de refuerzos policiales a Cataluña. En la última semana de diciembre, de hecho, y mientras terminaban de vaciarse los buques Rhapsody y Azzurra, llegaba al cuartel del Bruch de Barcelona un Grupo Operativo de antidisturbios de la Policía Nacional; y otro arribó a Tarragona, según fuentes policiales. De momento, Interior va a mantener una presencia “razonablemente alta”, indican fuentes no oficiales, de entre ocho y diez grupos de antidisturbios. Cada grupo está compuesto por un inspector, un oficial y tres policías como equipo de mando, y tres subinspectores al mando de tres subgrupos; en total 50 policías. 

Ninguno de los nuevos desplazados a Cataluña disfrutará de las dietas Copérnico. El programa de compensaciones ha sido cerrado definitivamente.

Estos días de descarga emocional postelectoral son de gran calma en la mayor parte de la comunidad (salvo algún incidente aislado en el interior de Girona, incluido en ese área difusa de la Cataluña norte que los policías han dado en llamar “territorio comanche”). Ya desde antes del arranque de la campaña electoral del 21-D, Copérnico se había convertido en un operativo bostezante. Sus integrantes se dedicaban a rutinarias vigilancias de edificios oficiales del Estado y sedes judiciales, contravigilancias de algunos domicilios y personas de especial seguimiento y, sobre todo, ocio y entrenamiento físico.   

Pintura roja

Para quien se sorprenda con la cuantía de las compensaciones que ha pagado Interior a sus agentes por la Operación Copérnico, tiene preparado su argumento el policía M. R., con varios años de destino en Girona, antes una ciudad tranquila y hoy parte del “territorio comanche” catalán: “Ninguna dieta paga la tensión que han tenido que pasar mis hijos desde el 1 de octubre”, dice, y añade: “Nuestro principal temor es que en Cataluña se consolide un clima social adverso a las fuerzas de seguridad, como ocurrió en el País Vasco. Tenemos familia”. | Sigue leyendo

  • ¡Compartelo!
  • twitter
  • delicious
  • facebook
  • compartir por mail

Comentarios recientes

  • Tintin 14/01/2018 11:19

    Es fácil de entender. Es cierto q cobrar mas lleva a pagar mas. Y eso lo harían sin q te subieran la retención. A lo q se refieren es q te suban la retención, cosa q No se hace aunque cobres mucho.

    Comentario fuera de tono

  • JESUS MARIA GONZALEZ ARROYO 13/01/2018 11:53

    Hombre, De acuerdo que las condiciones eran malas, pero cuando te ofrecen el destino, y repito: "te ofrecen" ya sabes lo que vas a cobrar... Otra cosa es que la gente parece que no entiende como funciona el IRPF en la nómina Cuantos trabajadores (públicos/privados) sólo les preocupa NO pagar en la declaración de la renta...y piden mayor retención para que luego se la devuelvan. Por otro lado, perro que no ladra no mama Aquí y allá.

    Comentario fuera de tono

  • Arturo Satrústegui Melanoa 11/01/2018 22:44

    Es normal, si cobras mas, pagas mas.A mí me gustaría que me retuvieran eso, un 30 o un 24,

    Comentario fuera de tono

  • lolo 11/01/2018 20:37

    no entiendo la noticia, que es lo que quieren que no se declare, que se les pague en dinero negro,,,,,

    Comentario fuera de tono

  • Reno 09/01/2018 8:20

    Cobras más= pagas más. Es la ley y hay que cumplirla :).

    Comentario fuera de tono

Añade tus comentarios
  • Los campos marcados con "*" son obligatorios

Publicidad

Publicidad

Lo +

Lo más leído

Lo más valorado

Lo más comentado