Sport
Reportajes / Artículos
Una negligencia médica en el parto le provocó una parálisis cerebral. La justicia no ha hallado culpables

Nadie paga por Adrián

Fecha: 16/07/2012 10:22 Texto: Soledad Juárez • Fotos: Kike Para ico favoritos Añadir a favoritos
  • Valoración
  • Actualmente 5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • Tu valoración
  • Actualmente 5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
¡Gracias!

Adrián sufre parálisis cerebral y lesiones irreversibles porque el día de su nacimiento las matronas tardaron más dos horas en informar a los médicos de su sufrimiento fetal. Sus padres llevan 13 años pidiendo justicia, pero nadie asume su responsabilidad. La familia vive hipotecada en los cuidados de un bebé de 15 años incapaz de hablar, andar, comer o moverse. Solo la ternura los mantiene en pie.

Adrián tiene 15 años, pero no ha podido jugar un solo segundo de su vida; tampoco les ha dicho a sus padres lo que les quiere, ni ha salido a la calle con sus amigos.

La mañana del 11 de noviembre de 1996, Eusebio Miguel y Mónica Martínez, sus padres, esperaban felices el nacimiento de su único hijo. Aquel mediodía, una de las matronas del Hospital San Carlos de Madrid le rompió la bolsa del líquido amniótico a Mónica, y una hora más tarde le dijo que debía pasar a la sala de partos porque no se podía esperar más. La sala estaba ocupada y la llevó a un quirófano vacío. Mónica (de 26 años) se quedó allí sola, descalza, con fuertes contracciones de parto, sin anestesia epidural y sin monitorización. Su situación ya era de alto riesgo por llevar casi 42 semanas de embarazo, porque el bebé no podía pasar por el canal del parto y por tener el líquido amniótico manchado.

Adrián nació a las 17.15, dos horas y media después de que se apreciaran signos de sufrimiento fetal. A Mónica le practicaron la cesárea de urgencia cuando el jefe de guardia, Darío Moncaleano, vio los signos de sufrimiento fetal agudo de la monitorización. Moncaleano reprochó a todo el equipo médico que no le hubieran avisado antes y realizó la cesárea “en menos de tres minutos”, según precisó en el juicio. “Fue una cesárea en puñalada, sin fijarse en la estética de la incisión”, recordó el doctor Javier Perales –médico residente entonces– también en el juicio, para explicar la extrema gravedad del caso.

Reportaje completo en la revista interviú y en la Edición Digital: http://pdf.interviu.es

  • ¡Compartelo!
  • twitter
  • delicious
  • facebook
  • compartir por mail

Comentarios recientes

No hay comentarios

Añade tus comentarios
  • Los campos marcados con "*" son obligatorios

Publicidad

Lo +

Lo más leído

Lo más valorado

Lo más comentado

Publicidad