Sport
Reportajes / Artículos
La mayoría de los prelados protegen símbolos franquistas en las iglesias de sus diócesis, pese a lo que ordena la ley.

Obispos sin memoria

Fecha: 04/01/2016 Juan José Fernández ico favoritos Añadir a favoritos
  • Valoración
  • Actualmente 5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • Tu valoración
  • Actualmente 5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
¡Gracias!

Veinticuatro obispos y arzobispos españoles fueron requeridos en abril pasado por vía legal para que retiren de sus iglesias toda simbología franquista o de exaltación de la guerra, en cumplimiento de la Ley de Memoria Histórica. Solo seis han contestado a la demanda, y de ellos solo dos, los de Segovia y Ciudad Rodrigo, mostrándose a favor. Los demás se oponen, culpan a los ayuntamientos o, simplemente, callan. | Sigue leyendo.

Lo normal en la localidad coruñesa de Coirós es pasar ante su cruz de los caídos sin reparar en ella. Los vecinos, incluso los que sufrieron la Guerra Civil y la represión posterior, no reparan demasiado en la presencia del monumento de piedra, entre la iglesia y el consistorio. Pero cuando Pura Ferreño mira la lápida de mármol del basamento, piensa que muchos de los 25 lugareños cuyo nombre exhibe “seguramente no querrían figurar. Muchos fueron a la guerra en el bando franquista solo porque les tocó ahí”.

Pura Ferreño es concejala del Bloque Nacionalista Galego (BNG) en Coirós. Betanzos y su ría quedan al lado. El BNG tiene solo dos concejales, y siete el PP. En la web municipal solo aparecen estos, como si la oposición no existiera. Pero fue el BNG el que logró que se aprobara en marzo pasado la retirada de símbolos de exaltación de la guerra civil o la dictadura, como manda la Ley de Memoria Histórica. El alcalde, Francisco Quintela, cumplió la ley, pero solo un poquito: de una esquina retiró la placa “Plaza del General Franco”, pero la cruz y los “caídos por Dios, España en su revolución nacional sindicalista” de su lápida los dejó para una futura remodelación de la plaza. “No hay voluntad política –dice Ferreño–. El alcalde y el PP no pusieron la lápida, pero son cómplices de que se mantenga”. Asegura la concejala que no trata “de remover fantasmas”, sino de “fazer xustiza” a vecinos que, aun acostumbrados al monumento, aún sienten un dolor lacerante al verlo.

Lee el reportaje completo en la edición en PDF.

  • ¡Compartelo!
  • twitter
  • delicious
  • facebook
  • compartir por mail

Comentarios recientes

No hay comentarios

Añade tus comentarios
  • Los campos marcados con "*" son obligatorios

Publicidad

Lo +

Lo más leído

Lo más valorado

Lo más comentado

Publicidad