Sport
Reportajes / Artículos
El sumario: Una testigo menciona a un futbolista, un torero y dos políticos en el caso de las “bacanales de sexo” y corrupción policial.

Orgías para dos jefes del PP

Fecha: 16/06/2017 Carlos Barrio ico favoritos Añadir a favoritos
  • Valoración
  • Actualmente 4 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • Tu valoración
  • Actualmente 4 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
¡Gracias!

Una testigo protegida de la causa que investiga si el rey de la noche de Mallorca, Bartolomé Cursach, tejió una trama para comprar a policías municipales y políticos, ha implicado en la misma al diputado del PP Álvaro Gijón y al exsenador y exmiembro del Gobierno de Jaume Matas, Rodríguez Barberá. La mujer, una prostituta española, ha contado al juez que el exfutbolista serbio Jovan Stankovic, que jugó en el Mallorca y el Atlético de Madrid, le contó que para aquellas fiestas sexuales con políticos se hacían traer menores de edad procedentes de “los países del Este”. | Sigue leyendo. 

Se la conoce como la testigo protegida número 31. Afirma ante el juez ser propietaria de una empresa de eventos deportivos y asegura, también, que ejercía la prostitución “de manera clandestina”, sin publicitarse en ningún catálogo. La pasada semana, Manuel Penalva, titular del juzgado de instrucción número 12 de Palma, levantó el secreto de las declaraciones de esta mujer, incluidas en el sumario de la causa 1176/14 que investiga a policías locales y políticos que habrían sido comprados con dinero, o con pagos en especie, por Bartolomé Tolo Cursach y los hermanos Pascual, los más importantes empresarios de la noche mallorquina, a cambio de impunidad en supuestos negocios de droga y prostitución. 

Los detalles desvelados por la testigo han generado un gran revuelo político en Baleares, tras implicar en “orgías de droga” al exsenador del PP José María Rodríguez Barberá y al exteniente de alcalde y actual diputado autonómico popular Álvaro Gijón, para el que ya han pedido la dimisión tanto el PSIB como Podemos y Més. 

FUTBOLISTA AMIGO

Pero también hay otros conocidos personajes a los que la testigo sitúa en torno a la trama de corrupción. Así, en su declaración ante el juez del pasado 27 de marzo, se lee que “la declarante tiene amistad con el futbolista Jovan Stankovic (ex jugador del Mallorca y del Atlético de Madrid, entre otros equipos) y que por él sabe que Cursach hacía traer de los países del Este incluso menores con fines sexuales”. El deportista serbio, retirado desde 2005, ha trabajado para la empresa de representación de futbolistas Inverfútbol, dirigida por Cursach, supuesto jefe de la trama y que está en prisión desde el 2 de marzo. El ex futbolista, que no ha sido citado por el juez, explicó a esta revista que vive en Serbia y declinó hacer declaraciones.

(Pincha en la imagen para ver el vídeo)

En su declaración, la testigo protegida habla de un tal Chema, que era el encargado de la finca Puntiró, igualmente propiedad de Cursach, donde sitúa la celebración de partidas de póquer “todos los lunes”, que terminaban en “bacanales”,  y a las que acudían, entre otros, el exsenador y ex presidente del PP en Palma José María Rodríguez y el torero Toño Cortés Vargas. En el sumario se lee que Chema murió por “sobredosis de heroína”. La declarante cuenta que “el día antes de morir” el hombre le confesó: “Me hacen desaparecer, me obligarán a ello, ¿me recordarás?”. Asimismo, afirma que “conocía a Chema y tenía buena relación con él, y  que jamás consumía heroína”. Hay un detalle revelador: “La declarante sabe que [Chema] tenía fotografías en las que se veía a Cursach manteniendo relaciones sexuales con varios chicos menores (…) Oyó de Chema en repetidas ocasiones que esas fotografías eran su seguro de vida (…) pero piensa que es precisamente la vida lo que le ha supuesto tener esas fotografías”. 

interviú ya dio cuenta de esta trama de corrupción en mayo de 2015 (ver número 2039). En el reportaje, se citaba al burdel American Table Dance, propiedad de Pabisa, la empresa de los hermanos Pascual Bibiloni, en el que habían trabajado dos chicas, una rumana y otra búlgara, que también figuran como testigos de la causa. Una de ellas hablaba de “políticos viejos, de más de sesenta, setenta años”, a los que abrían el club a las cinco de la tarde, varias horas antes de su horario oficial. Otra testigo hablaba de “un alcalde mallorquín”, habitual de las copas y el sexo gratis que posteriormente “se marchó a Madrid (…) Los políticos no pagaban nunca: los invitaba Miguel [Pascual, el empresario]”.

Lo mismo ocurría, según la testigo 31, en la discoteca Tito´s, propiedad del Grupo Cursach, a la que acudían algunos policías locales que “de manera gratuita disfrutaban de cocaína, bebidas y sexo”. Las prostitutas eran suministradas por distintas casas de citas, “como la que estaba en la calle Lluis Martí y en Génova”.  Tanto en Tito´s como la Finca Sa Bassa Plana de Santanyí (propiedad de Pabisa) había frecuentes “orgías de sexo, drogas y alcohol”. La declarante afirma que sus compañeras  “salían de Sa Bassa en un estado lamentable, que incluso les pegaban”. 

PÓQUER Y SADO

Escenas de sadomasoquismo que también habrían tenido lugar, según se lee en el sumario, en la citada finca Puntiró, de Tolo Cursach, tras las partidas de póquer de los lunes a las que asistían, además del torero y un empresario que más tarde terminó ahorcándose en Cala Pi, el entonces presidente del PP en Palma José María Rodríguez Barberá, que fue conseller de Interior en el gobierno de Jaume Matas entre 2003 y 2007, y delegado del Gobierno en Baleares entre 2011 y 2012. Actualmente está siendo investigado, junto a Matas, por la financiación ilegal del PP en las islas.

La testigo aclara que Rodríguez acudía a las partidas de póquer, “siempre acompañado de un chico de compañía, sudamericano, moreno de piel y de corta edad, como mucho de 18 o 19 años”. En esas timbas, añade, “se jugaba mucho dinero, propiedades y alguna otra cosa, como determinados ‘favores’”. 

 

BACANALES

Según se lee en la declaración de la testigo, “cuando concluían la partida había auténticas bacanales (…) En una de estas fiestas, en la que estaba presente Rodríguez, a una amiga suya le acabaron rompiendo el bazo (…) La declarante la vio cuando salía de la finca, y echaba sangre por la boca y la vagina. Era una chica mulata, brasileña, muy guapa (…) Con posterioridad a estos hechos, esta chica ‘desapareció del mapa’”.  

Más adelante, y refiriéndose  a las fiestas, relata que “las chicas cobraban muy bien –(400 euros por hora, según se lee en otra parte del sumario)–, pero tenían que someterse a vejaciones como palizas, sobredosis de drogas y a prácticas sexuales violentas porque empleaban juguetes eróticos, las ataban, mantenían sexo con varios a la vez y les daban (…) auténticas palizas”. 

También sitúa a Rodríguez Barberá en la casa de citas de la calle Lluis Martí, “donde pasaba tardes enteras (…) consumía con todas las chicas botellas caras como Moët & Chandon y se encerraba con una o varias chicas”. La testigo afirma que sus compañeras le contaban que tenía “unos gustos extraños y peligrosos y que las chicas se negaban a transigir con esos gustos, por lo que Rodríguez mandaba traer chicas de la calle, e incluso chicos, ya para presenciar cuando estos tenían relaciones con las chicas o cuando tenían relaciones ellos entre sí, o incluso con el señor Rodríguez. Que [Álvaro] Gijón también iba a este piso aunque de forma más esporádica”.

Afirma haber visto salir de la casa de citas al exsenador “en un estado lamentable y totalmente pasado de cocaína y alcohol”.  Del diputado autonómico Álvaro Gijón apunta que “se iba de la casa de Lluis Martí en coche oficial, que era un coche grande azul marino y que el chófer era un chico joven, rubito, bien parecido. Que el estado en el que bajaba [del] coche Gijón era deplorable”. 

El diputado autonómico y concejal del Ayuntamiento de Palma negó “absolutamente”, todas las acusaciones de las que le hace objeto la testigo 31. “Jamás en mi vida he consumido servicios de prostitución, ni he consumido ningún tipo de droga”, dijo.  Además, ha pedido que el médico forense adscrito al juzgado elabore un informe sobre su presunta toxicomanía. El pasado miércoles, el juzgado realizó un careo entre la testigo y el antiguo chófer de Gijón, que también negó los hechos.

 Álvaro Gijón y su hijo figuran en el procedimiento 339/16, integrado en la macrocausa por la corrupción policial. En la declaración de una policía local, Sonia Vivas, que acusa a tres compañeros de vejaciones homófobas, se lee cómo el hijo del diputado protagonizó un altercado por el que terminó en los calabozos (ver recuadro en página 10). 

Unos cien agentes de la policía de Palma están siendo investigados en distintos procedimientos judiciales, incluidos tres de los cuatro últimos jefes del cuerpo, todos salvo el actual, Josep Palouzié, que lleva al mando desde junio de 2016. | Sigue leyendo. 

  • ¡Compartelo!
  • twitter
  • delicious
  • facebook
  • compartir por mail

Comentarios recientes

No hay comentarios

Añade tus comentarios
  • Los campos marcados con "*" son obligatorios

Publicidad

Publicidad

Lo +

Lo más leído

Lo más valorado

Lo más comentado