Sport
Reportajes / Artículos
Empresarios de la noche y prostitutas pierden “entre el 35 y el 50 por ciento” de negocio por la incertidumbre política del procés

“Que no nos jodan más”

Fecha: 27/11/2017 • Carlos Barrio • Fotos: José Sanabria ico favoritos Añadir a favoritos
  • Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
¡Gracias!

El negocio barcelonés del sexo es uno de los más perjudicados por la tensión política y social generada a raíz del procés independentista. La caída de un veinte por ciento de las reservas turísticas, según la patronal Exceltur, y la menor asistencia a congresos ha llevado a un descenso en la facturación, en los últimos dos meses, de “entre el 35 y el 50 por ciento”, según distintos empresarios y prostitutas consultados. Salones de masajes, clubes eróticos y sexshops también han visto mermada su caja.  | Sigue leyendo.

La brasileña Abril lleva quince de sus treinta años en España. Ha vivido en Asturias y en Galicia trabajando como escort, igual que ahora en Barcelona, donde ofrece sus servicios en uno de los clubes más famosos de la capital, el Apricots. “Si comparo noviembre del año pasado con este, he ganado un cuarenta por ciento menos. Se nota que hay miedo a lo que pueda pasar con el futuro de Cataluña. Conozco gente de Rusia y de Luxemburgo que iban a venir de vacaciones, han visto las movilizaciones en la televisión y han cancelado sus reservas”. No quiere meterse en política, se limita a constatar que su situación económica va a peor: “Que se independicen si quieren, pero que no nos jodan más el trabajo”.

“Horas perdidas”

Al igual que Abril, otras compañeras de profesión refieren una seria bajada en sus ingresos en los últimos dos meses, como Carmina, de 31 años, que nos pide ocultar su país de origen: “Aquí hemos pasado de ver cola en la puerta del local –situado en pleno centro de Barcelona y conformado por pequeñas habitaciones dotadas con lo imprescindible para un encuentro sexual–, a estar horas perdidas esperando la llegada de un cliente”. 

Núria, responsable de marketing de Apricots, matiza lo que cuentan las chicas: “La evolución económica en 2017 ha sido positiva, si bien en octubre y noviembre se han notado ciertas oscilaciones”. Un vaivén que espera solo sea “puntual, atribuible a unas fechas concretas, como el 1 de octubre, o cuando la huelga general, que sí se notó mucho” , y no afecte a los resultados de esta casa de mujeres de compañía que, en su publicidad, presume de ser “tu marca de puterío” y cuyo lema, “follamos en la primera cita”, lo deja todo muy claro. “Si al final se fueran de Barcelona eventos como el Mobile World Congress u otros parecidos, sí que nos resentiríamos. Pero donde unos ven flaqueza otros ven oportunidades. Hemos notado que vienen menos turistas y más ejecutivos financieros”, señala Núria. Y apunta a otro tipo de clientela que también se ha dejado ver estos días por el local: “Gente con buenos cuerpos, como muy de gimnasio”. Pero calla sonriente cuando le mentamos la palabra “Piolín”. 

“Es mi medio de vida”

Antes de recalar en Barcelona, la brasileña Amalia estuvo “en Cádiz, Londres y Buenos Aires, entre otros muchos sitios. Me gusta conocer mundo y este es mi medio de vida”. Tan claro lo tiene, que da cifras exactas de cómo le está afectando el procés: “He pasado de ganar entre cuatro mil y siete mil euros en un mes, a hacerme solo con dos mil o tres mil. Aproximadamente, un cincuenta por ciento menos”. Entre sus clientes fijos, los hay independentistas. “Los trato como si fueran cuñados y no saco a relucir ciertos temas, como la política o la religión, pero a mí Barcelona me parece más bonita siendo parte de España”.  

Quien también tiene muchos clientes independentistas es Paula Vip, nombre de guerra como prostituta de Conxa Borrell, directora de la Asociación de Profesionales del Sexo (Aprosex), que defiende los derechos de estas trabajadoras y aboga por la normalización del trabajo sexual. “Este clima de tensión no es bueno para nadie. El otro día se enfadó conmigo uno que no paraba de decir ‘nosaltres, nosaltres’ y le tuve que aclarar que ‘nosaltres’ somos todos los catalanes, seamos o no independentistas. Lleva un mes sin venir. Con lo que se ahorra, debe estar financiando a la Assemblea Nacional Catalana (ANC) o pagando la fianza de Mas”. Paula refiere la anécdota de un cliente que “se empeñó en que me pusiera una barretina mientras teníamos relaciones”.

Como analista de la situación, asegura que “en todo proceso electoral se nota un bajón de la clientela. Lo que ocurre es que aquí llevamos casi siete años de procés, y eso es muy duro. En mi caso, calculo una bajada del 25 por ciento de ingresos”. Ya metida en su identidad real de Conxa, reclama como responsable de Aprosex “que los empresarios de los locales de alterne hagan contratos serios, con seguridad social, a las mujeres que se prostituyen. Porque lo habitual es que, a la mínima, las larguen y se queden en la puta calle”.

Apatía en los clubes

En la zona alta de Barcelona se suceden los locales de alterne, disfrazados eufemísticamente como disco-shows o como strip-clubs, repletos de mujeres en ropa interior que, según sus responsables, “son clientas que pueden ligar o no con otros clientes, libremente”. Así lo afirma Francisca, encargada del Bacarrá, que cifra en “un 30 por ciento la bajada de ingresos”

La caída del turismo la achaca Óscar, encargado del Blue Night, a “una tormenta perfecta que empezó con los atentados del 17 de agosto y ha seguido con las movilizaciones del independentismo”.

La patronal Exceltur llegó a cifrar en un 20 por ciento “la caída de reservas turísticas en Cataluña por la inseguridad jurídica vigente”, según afirmó su vicepresidente, José Luis Zoreda, poco antes de la aplicación del artículo 155 de la Constitución. 

Según Óscar, “el desvío de cruceros a Valencia y la menor asistencia a congresos se ha notado mucho. Y el hecho de no haber conseguido la sede de la Agencia Europea del Medicamento tampoco ayuda a mejorar las expectativas”. Una situación parecida vive el strip-club Dollhouse. Andrés, su encargado, asegura que “el año pasado, por estas fechas, ya teníamos varias reservas de grupos para la copa de Navidad. Y este año aún no nos ha llamado nadie”.

En la emblemática sala de espectáculos eróticos Bagdad también acusan la huida del turismo derivada de la incertidumbre política. “No hemos levantado cabeza desde el 1-O”, dice su propietaria, Juani de Lucía. El local, con una clientela de clase media-alta, ha visto bajar el número de espectadores “en un cincuenta por ciento. Ni siquiera vienen grupos de ingleses y daneses que solían contratar estancias de fin de semana en Barcelona con visita incluida al Bagdad”, añade.   | Sigue leyendo.

  • ¡Compartelo!
  • twitter
  • delicious
  • facebook
  • compartir por mail

Comentarios recientes

  • Algodiscreto 03/12/2017 17:30

    Ninguna broma, el trafico web del secotr como algodiscreto. com se ha notado

    Comentario fuera de tono

Añade tus comentarios
  • Los campos marcados con "*" son obligatorios

Publicidad

Publicidad