Sport
Reportajes / Artículos
Los británicos que son concejales en España deberán elegir entre sus dos identidades

“Si hay Brexit duro, nos haremos españoles”

Fecha: 14/08/2017 • Paula Mayor / Ricardo Sobrino • Fotos: Felipe García Pagán ico favoritos Añadir a favoritos

Llevaban tiempo viviendo en España cuando decidieron meterse en la política local. Y todos lo tienen claro: les duele el Brexit. Tres concejales británicos de tres ayuntamientos alicantinos anuncian que renunciarán a su nacionalidad y se harán españoles si les obligan a elegir. Entre otras razones, para poder ser, ellos mismos, reelegidos como ediles.  |  Sigue leyendo.

En los 27 años que lleva viviendo en España, nunca imaginó que algún día tendría que hacer una afirmación tan obvia: “Me siento residente europea”. Jacqueline Cotterill, de 57 años, dejó la tranquilidad de sus ocupaciones como ama de casa en Coventry (Inglaterra) para ejercer de concejal en Parcent, una pequeña localidad alicantina de 500 habitantes en la que un tercio de la población procede del Reino Unido. Si el Brexit se consuma, la concejal Cotterill tendrá que renunciar a su nacionalidad británica para seguir su carrera política en el ayuntamiento. Y en ese caso lo tiene claro: intentará tramitar la doble nacionalidad.

La ahora concejal Cotterill llegó a España hace diez años atraida por “su calidad de vida y su sistema sanitario” y decidió incorporarse a la política en su pueblo adoptivo “para combatir un plan de urbanismo que conllevaba la destrucción de la naturaleza de los cerros por los que se extiende Parcent. Desde entonces continúo defendiendo a mis vecinos”, explica.

Hace un año, cuando el Reino Unido votó su salida de la Unión Europea, Jacqueline se movilizó para que ella misma y la comunidad británica residente en España puedan obtener la doble nacionalidad y conservar sus derechos comunitarios: “Me he puesto en contacto con Joan Baldoví (diputado de Compromís en el Congreso) para que cuando empiece a negociar España con Reino Unido se tenga en cuenta nuestra demanda”.

Hasta ahora, ha podido ejercer su cargo público –cobra una dieta de 180 euros al mes por acudir a juntas de gobierno– pero cree que, si se impone un Brexit duro, se verá obligada a renunciar a su nacionalidad de origen. De momento, en España no se reconoce la doble nacionalidad británica y española. Ella fue reelegida concejal en las últimas elecciones municipales, pero es tal la incertidumbre que rodea la salida de Reino Unido de la UE que, a pesar de preguntar al Gobierno español, aún no ha conseguido aclarar si deberá abandonar su puesto antes de terminar esta legislatura. “Ni ellos mismos lo saben”, explica.

Todo esto la apena: “Como llevo más de 15 años vivendo en España, no pude votar en el referéndum del Brexit”. Si tuviera que renunciar a ser inglesa, Jacqueline lo haría: “No quiero irme, tengo mi vida aquí”.

Pensando en el futuro

Su preocupación es la familia: “Tengo un hijo de 20 años que nació en España, pero es británico, está estudiando en la Universidad de Alicante y no sé si necesitaría un visado para estudiar si no quiere renunciar a su nacionalidad actual”. También tiene otras dudas: “¿Me costará más su matrícula? ¿mi hijo tendrá derecho a beca?” Su otra hija tiene un novio español y, ante todo, quiere vivir con su pareja en la misma localidad. “No sé cuál va a ser el futuro a corto plazo de mis hijos”, expresa.

TheresaMay quiere un Brexit duro. Y otros integrantes del partido conservador, uno más leve. Por eso tengo la esperanza de que el partido caiga en apoyos y haya unas segundas votaciones sobre el futuro europeo del Reino Unido”, explica Jacqueline a interviú.

Máximo Revilla, alcalde de Parcent, ayuda a Jacqueline en su lucha por el reconocimiento de la doble nacionalidad y cuenta que la preocupación de los británicos del pueblo difiere según la edad: “Para los jóvenes, el principal miedo es perder la libertad de movimientos, y para los jubilados, la sanidad y las pensiones”.

Asimismo, el Brexit puede afectar a los británicos que tengan negocios en España. En Parcent, David Reeley y Victoria Lange, escoceses de nacimiento, regentan el Victoria Station, un bar  inspirado en la mítica estación ferroviaria de la capital inglesa. David admite: “Estoy preocupado por mi negocio porque la mayoría de mis clientes son británicos”.  |  Sigue leyendo.

  • Tags:
  • inglesas
  • concejales
  • brexit
  • españa
  • portada
  • interviú
  • ¡Compartelo!
  • twitter
  • delicious
  • facebook
  • compartir por mail

Publicidad

Publicidad

Publicidad