Sport
Reportajes / Artículos
Estos trabajadores enfermaron en el mismo taller de encimeras de cocina en un pueblo de Sevilla.

Silicosis: condenados a asfixiarse

Fecha: 30/04/2017 Inma Muro / Fotos: José Antonio de la Madrid ico favoritos Añadir a favoritos
  • Valoración
  • Actualmente 5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • Tu valoración
  • Actualmente 5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
¡Gracias!

Son seis empleados de la veintena de trabajadores de una pyme de El Viso del Alcor (Sevilla), con una media de edad de poco más de treinta años y todos tienen silicosis. Tras décadas de trabajar con aglomerado de cuarzo, hace 17 meses les llegó el diagnóstico. En unas semanas se les acaba la baja laboral y deberán volver al tajo que les enfermó. El de abril leyeron un reportaje de interviú y han decidido denunciar públicamente su situación. | Sigue leyendo.

El informe de la mutua Asepeyo lo deja claro en cada uno de los historiales médicos de los trabajadores: la silicosis en grado 1 que padecen requiere la “abstención de exposición a polvo de sílice”. Sin embargo, en unos días cuatro de los seis trabajadores de la empresa Alcorereña de Cocinas y Escaleras se pueden ver obligados a volver a su empleo. Los otros dos, con contratos temporales, no cobran baja ni tienen un puesto que les reclame. Son marmolistas, la mayoría no ha trabajado en otra cosa en toda su vida. A consecuencia de operar con aglomerado de cuarzo (material muy utilizado para fabricar encimeras de cocinas que se comercializa mundialmente bajo diferentes marcas: Silestone, Quarella, Compac, Caesarstone y otras) han contraído una enfermedad profesional pulmonar, crónica, incapacitante y hasta mortal. 

Los tribunales médicos que cada uno de ellos ha pasado les han negado la incapacidad permanente parcial que les daría derecho a una pensión al no poder desempeñar su oficio por motivos de salud, aunque sí podrían trabajar en otros sectores. Tampoco les han dado la indemnización que les correspondería por haber enfermado en el desarrollo de su profesión. Han llevado sus casos a los tribunales y quieren denunciarlo públicamente para que se diga, alto y claro, que trabajar con este material es peligroso y causa muertes tempranas. 

Roberto Estévez, de 34 años, entró a trabajar con 16 escasos en el sector del mármol como aprendiz, ha llegado a ser encargado de la empresa Alcoreña de Cocinas y Escaleras. Asegura que es lo único que sabe hacer, y lo confiesa con el pesar de saber que su salud ya no le permitirá continuar. Lleva 17 meses de baja, como sus cinco compañeros, que, como él, tienen silicosis en grado 1. El diagnóstico pesa sobre estos operarios como una losa. “Nos hacíamos reconocimiento médico cada año, con placas de tórax. Siempre salían bien, y de repente nos dicen que tenemos silicosis. Algo habíamos oído de casos en Cádiz, pero no sabíamos qué era esto ni que nos podía pasar”, explica Roberto Estévez. 

Ni siquiera los médicos de la mutua sabían de ese mal, que solo se veía en las cuencas mineras del norte de España. “La empresa de prevención de riesgos laborales nos daba la información con cuentagotas. Nadie nos advirtió de los riesgos, ni fabricante, ni mutua, ni los de prevención ni inspectores…”, añade este encargado. Su capacidad pulmonar se ha reducido en un 40 por ciento; sabe que no hay cura para su mal y que, si vuelve a trabajar, empeorará rápida y fatalmente. El día 28 de mayo se le acaba la baja. “Si no se reincorporan, los despiden y ya no les reconocen los daños, como les ha ocurrido a dos compañeros que estaban como eventuales”, apunta Damián López de Vega, representante de los trabajadores. Como graduado social lleva la reclamación laboral de estos operarios. “Tengo el caso –añade– de una persona que es sordomuda que sabe que tiene silicosis y sigue trabajando porque le falta poco para jubilarse. Es muy duro”.

 

Mármol o paro

Sin incapacidad laboral, ni indemnización ni preparación para trabajar de otra cosa, saben que les será difícil colocarse. En El Viso del Alcor el paro alcanza al 27 por ciento de la población activa (en pueblos vecinos, como Utrera, llega hasta el 30 por ciento). “En el mármol hay trabajo, mucho, pero allí no vuelvo. Incluso sin exponerme al polvo es muy posible que la silicosis vaya a más. El neumólogo dijo que un alto porcentaje evoluciona a peor”, asume Roberto Estévez.

 Familiares expuestos 

Todos recuerdan cómo iban a almorzar con la ropa de trabajo, llevaban la misma mascarilla semanas enteras y la obviaban cuando era insoportable. Lo de trabajar envueltos en una nube de polvo, dicen, era lo habitual. Ahora, conscientes de las consecuencias, se llevan las manos a la cabeza. “Pero es tarde –dice Jonatan Navarro, el más joven de los seis–. Con 28 años y casi no puedo coger a mi hija pequeña en brazos, me ahogo al hacer cualquier esfuerzo o subir dos tramos de escalera. El neumólogo me dijo que tengo los pulmones de un hombre de 50 años; yo, que nunca he fumado. ¿Qué pasará cuando cumpla esa edad y respire como un anciano?”, se pregunta. 

Él tiene el agravante de que era trabajador eventual: en el momento de detectarle la silicosis no estaba contratado, y la mutua se acoge a ello para no reconocerle la vinculación profesional, a pesar de haber estado diez años en el sector del mármol. “Me trataban de neumonía, venga antibióticos…, hasta que con el diagnóstico de un compañero insistí y me hicieron una biopsia y encontraron sílice en mis pulmones. El médico de la mutua me dijo: «Tienes silicosis, pero no te preocupes, no vuelvas más al mármol». Con mi novia embarazada de siete meses, ¡cómo no iba a preocuparme!”, añade. 

No ha cobrado nada durante la baja. Explica que ha podido comer, pagar la hipoteca y mantener a su hija porque su pareja trabaja. “Si no, habría acabado desahuciado”, admite. El tribunal médico, el pasado 17 de abril, no le reconoció incapacidad. “Comentaba que me ahogaba, el médico respondía que hiciera ejercicio y que usara broncodilatadores; decía que me canso, y contestaba que no estoy para correr una maratón y que me pusiera a estudiar”, recuerda. | Sigue leyendo.

  • ¡Compartelo!
  • twitter
  • delicious
  • facebook
  • compartir por mail

Comentarios recientes

  • marmolist 02/05/2017 15:50

    Yo tengo 48 años, el año pasado me diagnosticaron silicosis simple, me pregunto de quien es la responsabilidad de mi enfermedad. Se dice que un marmolista en contacto con mármol (sin sílice cristalina) y granito (con sílice amorfa entre 20% y 30%),únicos materiales que utilizábamos hasta principios de los 90, estadísticamente, en una vida laboral de 30 o 40 años las posibilidades de contraer este mal eran muy reducidas, pero con los cuarzos compactos, con un porcentaje de contenido en sílice cristalina de entre 90 a 95 y con un contacto continuado sin que nadie nos haya advertido de los riesgos que acarreaba hasta que ha sido demasiado tarde. Solo hay que hacer una operación matemática, si en 30 o 40 años, con una exposición baja a sílice y con unas medidas preventivas habituales, podías pasar sin esta enfermedad (no se daba en el gremio de los marmolistas, teniendo en cuenta la falta de medios preventivos con que se trabajaba)calcula con un porcentaje de 90 a 95 de los compactos (sílice cristalina, altamente toxica), el resultado es claro, y la reflexión también. SI CUANDO APARECIERON LOS CUARZOS COMPACTOS, A LOS CUALES NOSOTROS ERAMOS MUY REACIOS A UTILIZAR, EN VEZ DE VENDER SOLO SUS BONDADES DECORATIVAS (NI MENCIONAR TODO EL MARKETING CON EL QUE SE HAN APOYADO PARA INTRODUCIRLO EN EL MERCADO MUY A PESAR NUESTRO) NOS TENIAN QUE HABER COMUNICADO (COMO LO HACEN AHORA) DE TODOS LOS RIESGOS QUE IMPLICA SU MANIPULACIÓN. Sin duda la historia seria de otra manera, para mi y muchos de mis compañeros diagnosticados, no cabe duda que en el futuro cercano las listas de enfermos se van a engrosar de manera escandalosa. Los culpables son los que sabiendo las composiciones tan toxicas con las que creaban estos productos no se molestaran ni en sustituirlas por otras menos nocivas, habrá que preguntárselo a ellos, porque a día de hoy siguen con su producción, incluso con nuevos colores. Con todo esto el tiempo hará justicia (porque el sistema no lo hace), no lo olvideís.

    Comentario fuera de tono

  • veneno 01/05/2017 21:29

    VENENO tanbien tenemos aqui en lago xove lugo caustico en el anbiente debe ser sano que quema critales y pintura de coches, Fluur que no vemos pero el ganado tiene fluurosi.s Alumina de cargar y decargas de barcos en el puerto todo en un radio de 2a3km y todo gracias a la multinacional ALCOA¡ALUMINIA ALUMINIO Y LA PASIVIDAD DE MEDIO ANBIENTE Y OCULTAR DATOS AL PUEBLO pero los responsables no vienen a vivir aqui PORQUE SERA

    Comentario fuera de tono

  • pepe 30/04/2017 20:50

    Esto es un escándalo que está consiguiendo tapar la Junta de Andalucía y el SAS con la connivencia de los señores y señoras neummólogos de la seguridad social. Es una verguenza que pesará en su conciencia...y mientras Silestone sigue anunciandose en tv.!!!!

    Comentario fuera de tono

Añade tus comentarios
  • Los campos marcados con "*" son obligatorios

Publicidad

Lo +

Lo más leído

Lo más valorado

Lo más comentado

Publicidad

Lecturas recomendadas