Sport
Reportajes / Artículos
Miles de personas perderán este año las últimas ayudas que evitaban que cayeran en la exclusión social

Solos ante la pobreza

Fecha: 25/01/2013 13:57 Esther Ortega ico favoritos Añadir a favoritos
  • Valoración
  • Actualmente 4.5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • Tu valoración
  • Actualmente 4.5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
¡Gracias!

En España, uno de cada cuatro ciudadanos se encuentra en riesgo de pobreza y 1.833.700 hogares tienen a todos sus miembros activos en paro. Los Presupuestos  Generales dejan a 54.000 personas sin programas de prevención mientras las rentas mínimas de inserción que proporciona cada comunidad siguen sufriendo retrasos. Las miles de personas que dependen de estas ayudas para sobrevivir no entienden los recortes ni los retrasos burocráticos.

Miles de familias españolas solicitan cada año una ayuda para poder sobrevivir. Los recortes sociales y los retrasos burocráticos dejan indefensos a quienes han perdido todo. Ya hay 1,8 millones de hogares con todos sus miembros en paro y, según el indicador AROPE propuesto por la Unión Europea y recogido en el último informa EAPN-España, hay doce millones de personas en riesgo de pobreza o exclusión social en el país. La nueva reducción del 40 por ciento en las prestaciones básicas de Servicios Sociales, recogidos en los Presupuestos del 2013 y analizados por la asociación Estatal de Directores y Gerentes Sociales, supone que 22 millones y medio dejen de destinarse a políticas sociales y que 53.963 personas no puedan beneficiarse de programas de prevención e inserción.

A esta situación se suman las dificultades de las autonomías, a las que están transferidas la mayoría de las políticas sociales, ya que algunas no protegen  a miles de ciudadanos en situación de riesgo, pues recortan o retrasan los trámites para obtener la renta social reconocida por ley para ayudar a los parados sin prestación. La Renta Mínima de Inserción, o salario social, es una ayuda pública de entre 300 y 500 euros que nació para proteger a aquellas personas que no tienen recursos suficientes para cubrir las necesidades básicas y se encuentran en una situación de riesgo. No se trata de “una limosna”, aclara Manoli Ruiz, sino de una leve garantía para poder tener, en su caso, “una vida digna” con su hijo.

Manoli, residente en Vidrieres (Girona), inició en 2010 los trámites para obtener el Pirmi (Programa Interdepartamental de Renta Mínima de Inserción). Hasta ese momento, había sido una trabajadora polifacética y emprendedora. Después de ver cómo se hundía su empresa de energía solar, Manoli comenzó a compaginar dos empleos para poder mantener a su familia: “Trabajaba en el aeropuerto de Girona como conductora y en una tienda de productos informáticos como cajera”. Sin embargo, no pudo mantener ese ritmo mucho tiempo y tuvo que dejar ambos trabajos: “Me daban entre cinco y seis crisis de ansiedad a diario”, cuenta. Entonces solicitó una ayuda que le permitiese vivir. “En todo momento expliqué que era una mujer separada, pero que como consecuencia de la situación laboral precaria y por más que trabajaba, no podía pagar la casa y, por tanto, la perdimos”, señala.

Reportaje completo en la revista interviú y en la Edición Digital: http://pdf.interviu.es

  • ¡Compartelo!
  • twitter
  • delicious
  • facebook
  • compartir por mail

Comentarios recientes

  • Cortés. 31/01/2013 13:16

    Ustedes perdonen, pero el artículo no se ajusta a la realidad social española, esa renta mínima de la que hablan, unicamente se la dan a inmigrantes, a los españoles les deniegan las ayudas con la excusa de que pueden pedir a su familia, sin contemplar los abundantes de casos en los cuales los propios familiares se desentienden del pariente caído a la miseria, el titular sí se ajusta a la realidad, efectivamente, los pobres se quedan solos,abandonados y marginados. Y una precisión, "riesgo de exclusión", es un eufemismo, en riesgo de exclusión se encuentra cualquier persona que no sea multimillonaria, hay muchas personas que han pasado de ser clase media, a la indigencia, se habla de personas en riesgo de exclusión para dirigirse a gente que está en la miseria, no deja de ser un hipócrita eufemismo.

    Comentario fuera de tono

Añade tus comentarios
  • Los campos marcados con "*" son obligatorios

Publicidad

Publicidad