Sport
Reportajes / Artículos
Una novela por entregas de El Hombre de los 21 Dedos

Tony Romero, detective y drag-queen

Fecha: 13/08/2013 11:42 José Ángel Mañas y Antonio D. Leiva/ Ilustración: Raúl Allén ico favoritos Añadir a favoritos
  • Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
¡Gracias!

Mientras que cierto policía corrupto se dedica a apalear travestis en la Casa de Campo, un conocido de nuestros lectores, Tony Romero, se halla sentado sobre el sillón giratorio de su despacho, las manos apoyadas sobre las rodillas, y dirige un complacido vistazo al culo de Antoine, quien, tendido bocabajo en el suelo, mantiene las nalgas alzadas ante su vista. La piel de lagarto yace, exánime y bien doblada, a pocos centímetros del ofrendado ano…

Tony se había vuelto a vestir de novia y Antoine se hallaba completamente desnudo a sus pies según la fantasía predilecta del detective. Aquello le hacía sentirse como un sátrapa ante su botín. Un gusano ante su manzana. Un obeso ante la hamburguesa más jugosa…

Es el culazo más cojonudo que he visto en mi vida, pensó, mientras levantaba su incómoda falda y meneaba, hasta engrosar, tersa, la venosa verga.

Viendo el pastel, casi se olvidó de Txatxa. Se puso en pie, se arrodilló y separó las nalgas de Antoine. Abrió bien la raja y pegó los labios al lampiño y sonrosado ojete.

Aplastó su cara contra la estrecha gruta. Allí quedaron máculas de pintura. Saboreó el agujero y su lengua reptó por las estrías, depositando con cariño algunas gotas de saliva...
Masajeó las nalgas y las apretó, una contra otra. Eso provocó un gemido de Antoine.

Por fin abandonó los glúteos, pero solo para meter varios dedos y convirtió el interior del esfínter en un elástico pozo. Para entonces, pequeñas gotitas de leche relucían en la carnosa flor rosada. Toni apartó las faldas y encajó la punta de su músculo en la covacha y a continuación introdujo en ella hasta el último de sus diecisiete centímetros.

Cuando se sintió dentro, supo que esto iba a ser el polvo del siglo. Antoine comenzaba a removerse, a contonear los bien proporcionados hombros.

Continúa leyendo el Capítulo 7 de El Hombre de los 21 Dedos de José Ángel Mañas y Antonio D. Leiva en la Edición en PDF

  • ¡Compartelo!
  • twitter
  • delicious
  • facebook
  • compartir por mail

Comentarios recientes

No hay comentarios

Añade tus comentarios
  • Los campos marcados con "*" son obligatorios

Publicidad

Publicidad