Sport
Reportajes / Artículos

Un millón por víctima

Fecha: 01/09/2008 0:00 David ARNANZ
ico favoritos Añadir a favoritos
  • Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
¡Gracias!

Expertos abogados californianos y británicos estudian con familiares de muertos y heridos en Barajas reclamar en Estados Unidos y España a McDonnell Douglas, fabricante del avión siniestrado, compensaciones económicas por la catástrofe. Mientras, los familiares de los fallecidos en el accidente no logran ponerse acuerdo.

A bogados norteamericanos de Walnut Creek (California) y británicos especializados en catástrofes aéreas estudian una demanda contra McDonnell Douglas, fabricante del avión de Spanair siniestrado en Madrid el 20 de agosto en un accidente que se saldó con 154 muertos y 19 heridos.

Según ha podido saber interviú, cinco letrados de ese equipo estaban en Madrid la pasada semana, y ya han mantenido primeros contactos con familias de las víctimas. Esta misma semana podrían sumarse a ese grupo cuatro directivos de los bufetes asociados para la demanda. El equipo se desplazará a Las Palmas para contactar con otros familiares y heridos. Un grupo de investigadores norteamericanos y españoles colaboran ya con ellos en las pesquisas.

El bufete americano, del que se omite el nombre para no incumplir las leyes de su país, está especializado en responsabilidad civil de las compañías fabricantes de los aparatos siniestrados basándose en el concepto jurídico norteamericano de Responsabilidad de producto, que permite demandar no sólo a la compañía aérea accidentada, sino también al fabricante. En la demanda, que se planteará en España y Estados Unidos, pedirán un millón de dólares por pasajero, independientemente de si ha fallecido o no y del grado de sus lesiones. Es la costumbre en Estados Unidos, donde la indemnización se exige per seat, por asiento. Con 30 años de experiencia, han conseguido sólo en los últimos diez años más de 100 millones de dólares en indemnizaciones. Estos abogados consideran que el MD 82 es un avión defectuoso, basándose, entre otras, en la experiencia del penúltimo accidente de este modelo, ocurrido en Tailandia el 16 de septiembre de 2007, en el que murieron 90 personas, cuando el avión de la compañía One-To-Go intentaba aterrizar en Phuket.

No es el único equipo de abogados internacionales que se encuentra ahora en España con la idea de demandar a McDonnell Douglas. El abogado malagueño Damián Vázquez, especialista en responsabilidad civil y siniestros aéreos, asegura que la semana pasada mantuvo contactos telefónicos con letrados, también norteamericanos, interesados en investigar si en el accidente de Madrid hubo algún fallo mecánico y demandar al fabricante fuera de España, seguramente en Estados Unidos. “Me dijeron que se habían desplazado a España, creo que estaban en Las Palmas. Habrá que mirar primero una cuestión de competencias, y si se acepta, se celebraría allí el juicio. Desde luego allí las indemnizaciones son mucho más elevadas, millonarias”, asegura el letrado, que defendió los derechos de un accidentado grave en el accidente de Binter en agosto de 2001 en Málaga, en el que murieron tres pasajeros y el piloto.

Este millón de dólares (unos 670.000 euros) se uniría a la indemnización que víctimas y familiares recibirán en España y que según los expertos consultados, puede llegar hasta los cuatro millones de euros que podrían recibir los familiares de la mujer herida el 20-A que sigue en estado muy grave y que, según los médicos que la atienden en el hospital madrileño Ramón y Cajal, “parece irreversible”.

Según la normativa comunitaria aplicable, reconocida por Spanair, las compañías aéreas están obligadas a tener un seguro de responsabilidad civil para cubrir las indemnizaciones en caso de accidente. Es lo que se llama responsabilidad objetiva. Dichas indemnizaciones están fijadas en un valor monetario imaginario establecido por el Fondo Monetario Internacional (FMI), llamada derecho especial de giro (DEG) y cuyo valor se calcula en función de las monedas más estables del mundo (euro, dólar, libra…) para que no fluctúe demasiado y que, actualmente, equivaldría a 1,4 euros. Así, según la normativa europea, los familiares de los 172 pasajeros del avión siniestrados, cobrarán un máximo de 140.000 euros (100.000 DGE) de indemnización por responsabilidad objetiva, por fallecimiento o lesión grave. En caso de lesiones leves, habrá que acreditar el alcance de las mismas para estimar la cantidad. Los 25.000 euros que Spanair ha pagado ya a cada víctima o familiar corresponde, según fija la ley, a un adelanto de esa cantidad.

Si el familiar o la víctima está de acuerdo con el pago de la responsabilidad obligatoria, ahí se acaba la negociación por la indemnización. De no estarlo, el proceso es el siguiente: los afectados solicitan una cantidad estimada por el fallecimiento de su familiar o el coste de sus heridas. Si la aseguradora está de acuerdo, paga y punto. Si está en desacuerdo, habría que ir a juicio y sería un juez quien fijaría la cantidad.

“Yo recomiendo no quedarse sólo con los 140.000 euros, sino luchar y reclamar en el caso de que se demuestre cualquier tipo de culpa, un fallo humano o técnico, para aumentar las indemnizaciones”, explica el letrado Damián Vázquez, con quien ya han contactado media docena de familias de víctimas del accidente de Madrid para solicitar información. “En ese caso, se puede reclamar una doble indemnización, como si se tratara de un accidente de tráfico: por responsabilidad objetiva más ésta de responsabilidad por culpa –añade Vázquez–. Por eso, recomiendo a los familiares que no firmen ningún finiquito definitivo”.

Por otro lado, una normativa europea de 2004 obliga a las compañías aéreas a asegurar a cada uno de sus pasajeros por 200.000 DEG, es decir, 280.000 euros, lo que no varía en absoluto el cobro automático que recibirían víctimas y familiares de fallecidos o heridos graves pero que según los expertos, “sería una buena cantidad para comenzar a negociar”. Si tanto la compañía como familiares de los 154 fallecidos y de los 14 heridos graves que aún quedan ingresados al cierre de esta edición –y sin contar con los heridos leves–, llegaran a un acuerdo por esta cantidad, esto supondría un desembolso para las aseguradoras de Spanair de más de 75 millones de euros.

Los límites de responsabilidad civil que contratan las compañías aéreas suelen ser altos, ya que una catástrofe de este tipo puede arruinar a cualquier operador. Según expertos consultados, Spanair no debe tener una póliza menor a mil millones de dólares.

El secretario general de la aseguradora Mapfre, José Manuel González, remitió un comunicado a la Comisión Nacional de Mercado de Valores (CNMV) en la que informaba de que “Mapfre es la aseguradora directa de los riesgos cubiertos por la póliza de seguros de aviación contratada por la compañía aérea, así como los de fallecimiento o lesiones de sus empleados”. El mismo comunicado tranquilizaba aclarando que la compañía contaba con “reaseguradores internacionales de solvencia acreditada”, que harían frente a las indemnizaciones. Entre estos reaseguradores internacionales se encuentran los prestigiosos Aon Londres y Ace Europa.

“Yo para empezar a negociar hablo de 300.000 euros”, asegura el abogado especialista en responsabilidad civil y derecho aeronáutico Manuel Temboury. “Lo primero que recomiendo a las familias es buscarse un abogado de confianza o uno especializado. Lo que no deben hacer, y muchos lo hacen, es acudir a la compañía de seguros, que creen que les va a solucionar el problema. La compañía de seguros es el enemigo, va a intentar que se conforme con los 140.000 euros”, afirma. Para Temboury, el abogado en este caso es fundamental por dos causas, “no sólo por la indemnización, también por el procedimiento penal. Por la experiencia que tengo de otros accidentes, lo primero que quieren saber las víctimas y familiares es qué ocurrió. Si se personan en las actuaciones, tienen acceso al procedimiento y, sobre todo, tienen la posibilidad de encargar un informe privado al margen del que está realizando la comisión de investigación”, añade con la experiencia que le dan 15 años de ejercicio del derecho y haber sido abogado de la mayoría de los pasajeros del avión de Binter accidentado en Málaga en 2001; para uno de ellos, al que tuvieron que amputarle una pierna, consiguió una de las mayores indemnizaciones de la historia de la aviación en España: 900.000 euros.

“En España la muerte tiene un precio y la compensación económica es para los familiares más alta o más baja en función de lo que significaba el fallecido económicamente. Aunque suene duro, para un juez no vale lo mismo un padre de familia que mantenía a mujer y seis hijos, que un soltero de 20 años”, explica Javier Portales, abogado especialista en derecho aeronáutico del madrileño despacho Albors, Galiano &Co. Portales recomienda a las familias de los fallecidos y heridos que se asocien: “Siempre es mejor, aunque no es imprescindible, que unos pocos despachos de abogados especializados representen todos sus intereses, pues la fuerza ante el tribunal va a ser mucho mayor, ya que el desequilibrio de una persona física sola ante Spanair y sus aseguradoras puede tener graves consecuencias”. Hay otras indemnizaciones que las víctimas recibirán, aparte de las de la compañía aérea: Por ejemplo, si se pagó el billete con tarjeta de crédito. American Express, por ejemplo, ofrece una indemnización de entre 270.000 y 405.000 euros en caso de fallecimiento en accidente aéreo. Respecto a los seguros de vida, los fallecidos pueden acudir al Registro de Seguros de Vida, en el que le informan de todos los suscritos por el finado.

Los gastos a los que se enfrentan las aseguradoras de Spanair son de muchos millones de euros. Entre ellos, los hospitalarios y farmacéuticos que han generado los heridos, según explica el abogado Manuel Temboury, que añade: “Igual que el dispositivo de ambulancias y bomberos del día del siniestro. Si se demuestra que la culpa del accidente es de Spanair, tendrán que pagar todo el despliegue que hubo que hacer”.

  • ¡Compartelo!
  • twitter
  • delicious
  • facebook
  • compartir por mail

Comentarios recientes

No hay comentarios

Añade tus comentarios
  • Los campos marcados con "*" son obligatorios

Publicidad

Publicidad

Lo +

Lo más leído

Lo más valorado

Lo más comentado